SUPERHIJOS, de Peter J. Tomasi y Jorge Jimenez

 


Título original:
Super Sons: When I Grow Up TPB 
Sello: DC Comics
Guionista: Peter J. Tomasi
Artista: Jorge Jiménez
Colorista: Alejandro Sánchez
Contenido: Super Sons #1-5 (Abr. – Ago. 2017)

Publicación USA: Octubre 2017
Publicación España: Ago. – Nov. 2017 (ECC)
Valoración: Los mejores del mundo, edición de bolsillo /10 

 

Una de las cosas que más les gusta a las grandes compañías de cómics superheroicos es, sin duda alguna, juntar a sus estrellas en una misma serie y así vender tebeos a los aficionados de cada personaje. Ahí vemos como triunfan títulos como La Liga de la Justicia o Los Vengadores. Pero, ¿qué pasaría si alguna de estas figuras tuvieran hijos? Pues que tendríamos una serie como…

SUPERHIJOS
de Peter J. Tomasi y Jorge Jiménez

Dime, ¿tengo los ojos rojos?

Hace ya un tiempo en esta misma web, os recomendé la cabecera principal del Hombre de Acero guionizada por Peter Tomasi. En esta serie veíamos al bueno de Superman lidiar no sólo con un universo que no es el suyo, sino al hecho de ser un padre de familia. En concreto, de ser el padre de un pequeño Jonathan Kent que ha heredado los poderes propios de un kriptoniano bañado por la influencia de nuestro sol, recuperando de forma totalmente esperable el sobrenombre de Superboy que parecia haber caído en el olvido para la editorial. Lo que quizás no nos vimos venir es lo rápido que el fandom acogió al pequeño de los Kent. Y es que, sin darnos cuenta, en poco más de un año de la primera aparición del personaje, ya se convertía en coprotagonista de una colección junto al otro gran hijo de la editorial, Damian Wayne.

El hijo del Caballero Oscuro, creado por Grant Morrison en su etapa en la serie principal de Batman y alguna de sus subsidiarias, comparte con Superboy el manto de Tomasi, pues fue el guionista que se ocupó de narrar sus aventuras junto a Batman en el relanzamiento de Batman y Robin, allá por el 2011 con el inicio de los New 52, llegando a conseguir que la serie se mantuviera a flote pese a la muerte del propio Damian, encargándose personalmente de su resurrección. Así que la gente de DC no podía encontrar a nadie mejor que él, el último encargado de desarrollar a ambos alevines superheroicos, para llevar el guión de esta nueva aventura coprotagonizada por las dos versiones en miniatura de los héroes más importantes de la editorial. Y como cabía esperar, Tomasi ha hecho un gran trabajo.

La leve modestia de Damian.

Superhijos es el tipo de serie que se basa en el contraste de sus dos protagonistas. Si esto llegase a fallar la serie no valdría nada pero, por suerte para todos nosotros, el veterano guionista sabe perfectamente lo que hace, pues nos muestra que el choque de personalidades entre Superboy y Robin es mayor incluso que el de Superman y Batman. No es sólo que uno represente al héroe brillante y esperanzador mientras que el otro es el héroe oscuro lleno de traumas: aquí, aparte de este planteamiento básico, se junta que ambos son críos, versiones inmaduras de ambos héroes. Esto para nada es malo pues, por mucho que a Damian le moleste, siguen siendo niños con actitudes infantiles como cuando al “temible” heredero de R’as al Ghul le pica que le recuerden que es más bajito que Jon, pese a ser más mayor; o como cuando a este último, no sólo no sabe controlar del todo sus poderes, sino que se pasa de bienintencionado llegando al punto que se aprovechen de él por esto. Por supuesto, esto acabará llegando al mismo tipo de relación que tienen sus figuras paternas, considerándose el uno al otro no sólo como un héroe digno, sino como su mejor amigo. Cosa que, viniendo de dos niños de como mucho doce años, es bonito y entrañable.

Por otra parte, el argumento que propicia este encuentro roza el punto de dar igual, pues lo importante es, como he mencionado anteriormente, cómo los chavales interaccionan entre sí. Tampoco os voy a ser injusto con Tomasi y he de admitir que la excusa que propone para iniciar la trama no está mal. Como resumen, valdría con decir que Damian “secuestra” amigablemente a Jon para que le acompañe a resolver una serie de desapariciones que tendrán mucho que ver con un villano habitual de la editorial, pero en versión para niños.

Como es de esperar una serie de estas características es la manera perfecta de introducir a cualquier persona en el universo DC, pero en especial a los más pequeños, ya que rápidamente pueden verse reflejados en cualquiera de los dos protagonistas y así engancharse a la serie acabando por querer conocer a los padres de ambos chavales y dar el salto a una de las cabeceras principales.

¿Referencia? ¿Qué referencia?

Una serie así merece un apartado artístico a la altura y lo tenemos gracias al buen hacer de los españoles Jorge Jiménez, en el dibujo y tinta, y a Alejandro Sánchez, en los colores. El dueto consigue que con su trabajo no nos despeguemos de los tebeos que conforman este primer arco argumental hasta acabarlos, pues los colores son vivos y magnéticos dotando de alegría las páginas al mismo tiempo que el dibujo es expresivo y carismático haciendo que los niños se diferencien aún más, pues la expresión corporal de ambos es bien distinta. A Damian lo vemos siempre más gallardo y dispuesto a luchar, mientras que Jon está detrás y con expresión de preocupación hasta que ve algo injusto lo que hace que de un paso adelante con una pose más erguida y segura de sí mismo. Otro punto importante del apartado artístico es la narración de Jiménez. Y es que no se hace pesada en ningún momento, pues siempre ofrece la intensidad que marca el guión al mismo tiempo que deja espacio para los personajes se desarrollen como deben.

En definitiva, Superhijos quizás no sea una serie que vaya a cambiar el mercado del cómic superheroico para siempre, pero sí es una serie con cierta alma y con mucho cariño hacia sus personajes. Tomasi actúa como un padre ejemplar y guía a sus dos retoños por el camino correcto, un camino que hará que los más pequeños de la casa se enganchen a este maravilloso dúo y los más mayores acaben con una sonrisa y sin la sensación de haber perdido el tiempo.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.