STAR WARS: IMPERIO OSCURO, de Tom Veitch y Cam Kennedy

 


Título original:
Star Wars: Dark Empire TPB

Sello: Dark Horse Comics
Guionista: Tom Veitch
Artista: Cam Kennedy
Colorista: Cam Kennedy
Contenido Star Wars: Dark Empire #1-6 (Mar. – Ago. 1991)

Publicación USA: Mayo 1993
Publicación España: Febrero 2017 (Planeta)
Valoración: Reverso tenebroso /10

 

El estreno las pasadas navidades de Los Últimos Jedi junto a los continuos anuncios sobre los múltiples proyectos cinematográficos relacionados con la franquicia, al margen de la ingente cantidad de comics, videojuegos, series de animación y merchandising variado con el que llevan años bombardeándonos, no vienen sino a confirmar que vivimos una época dorada para ser seguidor de la galaxia de Lucas. No obstante, hubo una época oscura durante la cual los seguidores de la Guerra de las Galaxias lo tenían más difícil a la hora de acceder a material de sus personajes favoritos y parte de esa época oscura ocupó, como no podía ser de otra manera, parte de los noventa. Y es que hoy os hablamos de…

STAR WARS: IMPERIO OSCURO
de Tom Veitch y Cam Kennedy

Saludad a la nueva jedi.

LA GALAXIA SE CONTRAE

Hacia principios de los 90 la epopeya galáctica cinematográfica por excelencia se consideraba concluida. Habían pasado siete años tras el estreno de El Retorno del Jedi, la película que cerró la trilogía original, y pese a algunos rumores iniciales sobre la existencia de ideas para realizar hasta nueve películas, lo cierto es que George Lucas parecía haber perdido el interés en la franquicia, que parecía languidecer desde entonces. Marvel Comics, que había publicado las aventuras de los personajes desde 1977, había cancelado la serie y sus derivadas entre 1986 y 1987.

No obstante, en 1987 West End Games, una empresa dedicada a los juegos de rol, aprovechó que la juguetera Hasbro no renovó sus derechos sobre la franquicia para conseguir la licencia y publicar un RPG basado en las creaciones de Lucas. En un momento de nula producción relacionada con la lejana galaxia el juego fue un éxito, gozando de múltiples libros de fichas, ampliaciones y suplementos a través de los años.

Quizá motivados por este éxito, no en vano mucha de la información vertida en esos libros se estableció como canónica, desde Lucasfilms autorizaron una serie de productos destinados a continuar y ampliar la saga galáctica, siendo el más célebre el Heredero del Imperio de Timothy Zhan, la novela situada cinco años después del Episodio VI. Esta primera tanda de una nueva trilogía  dio el pistoletazo de salida al Universo Expandido, al menos tal y como este se concibe a día de hoy. Pero, como ya hemos dicho, éste no fue el único proyecto para expandir el naciente Universo Expandido que se lanzó desde Lucasfilms, a los que no se les pasaba por alto que uno de los medios donde Star Wars había tenido mejor acogida era el cómic.

DE LA GUERRA DE LA LUZ AL IMPERIO OSCURO

A finales de los ochenta la pareja artística formada por Tom Veitch y Cam Kennedy habían publicado para el sello Epic de Marvel la miniserie The Light and Darkness War. Según el propio Veitch ambos tuvieron la idea de mandarle George Lucas la propuesta de publicar una novela gráfica pintada centrada en el pasado de los Caballeros Jedi. No obstante, Lucas, en palabras del guionista: “dijo que prefería retomásemos el final del Retorno del Jedi y narrar el destino de Luke, Leia, Han y los demás”. Con el marco temporal establecido, la propuesta inicial de los autores gira en torno a “traer de vuelta el traje y la mascara de Darth Vader, pero utilizado por otra persona. Creíamos que el Imperio querría mantener la imagen terrorífica de Vader sin importar quien estuviera dentro del traje y la mascara respiratoria. George vetó esta idea”.

No sería ese el único contratiempo con el que se encontraría Veitch, pese a que su proyecto había sido aceptado con anterioridad, la novela de Timothy Zahn, Heredero del Imperio, se publicó con éxito antes de la salida del primer cómic de la serie que nos ocupa, por lo que, desde Lucasfilm, se insta al guionista a hacer encajar su historia con la novela. Originalmente la historia iba a estar situada poco tiempo después de El Retorno del Jedi, pero el guionista se ve obligado a hacer modificaciones en el período temporal, entre otras cosas, con muy poco margen de maniobra, por lo que el autor se ve obligado a hacer arreglos de última hora: Reescribí todo el texto introductorio para asegurarme de que todo encajaba”.

Pese a esto, el guionista comenta que: “Apenas recibíamos “guías” en aquella época. De hecho, George nos dio “carta blanca” (literalmente) para sacar ideas. Pero él quería ver y aprobar casi todo lo que íbamos a sacar. Afortunadamente, le encantó lo que estábamos haciendo, descartando muy pocas cosas y dándonos buenos consejos para improvisar.”

Con el equipo creativo ya colaborando con Lucas, la propuesta para la publicación de la obra se realiza a Marvel Comics, que había estado publicando los cómics de la saga hasta 1986, con el editor de la casa Archie Goodwin como valedor y colaborador. Veitch cuenta: Archie Goodwin también nos echó una mano con la trama”, cosa con la que se mostró encantado por el papel fundamental que tuvo el legendario editor en toda la primera etapa de los cómics de Star Wars. Él era “Mr. Star Wars” para nosotros, ya que había escrito muchos de aquellos comics geniales de Star Wars de Marvel, así como las tiras de periódicos con el artista Al Williamson”.

La serie incluso llegó a anunciarse en el Marvel Age Preview #1. Pero la salida de Goodwin de la editorial sumada al desinterés generalizado de Marvel por la franquicia provocó que desde Lucasfilm se plantearan buscar alternativas para la publicación de la obra. Entra en escena Dark Horse Comics.

Fundada por Mark Richardson el 1986, Dark Horse había empezado a publicar en 1988 cómics basados en franquicias cinematográficas tales como Aliens o Predator, tratando este tipo de licencias con un cuidado no demasiado habitual hasta la fecha en las grandes compañías. Así, Dark Horse aprovecha la falta de interés de Marvel para obtener los derechos sobre los cómics de Star Wars.

Y, finalmente, con fecha de portada de marzo de 1991, Dark Horse publica el primer número de la serie de seis números de Star Wars: Imperio Oscuro. El primer cómic regular de La Guerra de las Galaxias desde la cancelación de la serie regular de Marvel, obviando los tres cómics de Blackthorne Publishing.

LUCES Y SOMBRAS

Imperio Oscuro se sitúa varios años tras la derrota de Darth Vader y la destrucción de la Estrella de la Muerte. Sin embargo, el Imperio ha conseguido resarcirse y debido a una agresiva campaña ha tomado Coruscant y parece haber logrado hacer retroceder a la Nueva República, casi devolviéndolos a sus años como “rebeldes” gracias a la ayuda de los Devastadores de Mundos. Pero enfrentado al Imperio siguen los protagonistas de la clásica saga cinematográfica: un Luke Skywalker ya maestro Jedi, el matrimonio formado por Han Solo y la embarazada Leia, Chewbacca, Lando Carlrissian… A los que se le sumarán otros personajes creados para la historia.

El guionista logra que todos los personajes icónicos de la saga tengan su peso en la historia, desde una Leia cada vez más diestra en los caminos de la Fuerza a un Han Solo del que descubriremos parte de su pasado, aunque no todo, ya que el mismo autor es consciente de que: “Al igual que los mejores personajes de Star Wars, es el espectador (o el lector) quien rellena los huecos con su propia imaginación. De hecho, ese es uno de los secretos de Star Wars . El cómic, además, se beneficia enormemente de su carácter de “continuación oficial” aportando tensión a la historia, además de acompañarla de un par de giros ciertamente interesantes… A la par de polémicos.

La caída de Luke.

Como la revelación de que detrás del resurgir del Imperio se encuentra nada menos que un resucitado Palpatine. No solo uno de los puntos más polémicos de la obra, sino también de todo el antiguo Universo Expandido, lo que mucha gente desconoce es que la idea de recuperar a Palpatine partió del propio George Lucas, que, tras rechazar la propuesta inicial de tener a un imitador de Vader sugirió traer de vuelta al Emperador, siempre y cuando al equipo creativo se le ocurriera alguna manera de hacerlo. Tal y como cuenta Veitch: “La manera más obvia de traer de vuelta al Emperador era clonándolo, a lo que George accedió en seguida”.

La “resurrección” de Palpatine permite al guionista explorar y desarrollar uno de los puntos fuertes del Episodio VI, la tentación de Luke Skywalker por parte del Lado Oscuro, que en la historia que nos ocupa tendrá un peso definitivo para la trama. “Para conquistar realmente el Lado Oscuro, debes sumergirte en él y entenderlo desde dentro. Corres el riesgo de ser absorbido por él” dice Veitch.

Leia cogió su sable láser.

Pese a todos los puntos positivos comentados, lo cierto es que se podría decir que la trama de Imperio Oscuro no presenta una excesiva originalidad, incluso peca de genérica. Al fin y al cabo estamos hablando de una historia donde unos Rebeldes luchan contra el Imperio, con el Emperador como cabeza visible. Ahí es donde entra la otra mitad del equipo creativo, Cam Kennedy, encargado completo de dibujo y color del cómic, dotándolo de un aspecto único.

Kennedy, cuyo estilo se aleja del fotorrealismo, opta por una representación estilizada a la vez que tétrica y sombría de los personajes, usando un coloreado apagado y de pocos tonos lo que, unido a las subtramas de Veitch, refuerza toda la idea de estar ante una versión grim & gritty de la historia clásica, muy en la línea que estaban tomando todos los tebeos de la época. Además, el dibujante muestra gran cuidado y detalle a la hora de plasmar los diferentes vehículos de la saga, además de realizar nuevos diseños, como los de los Devastadores de Mundos, introducidos por el guionista por razones visuales y cinemáticas… Y para darle a Cam la oportunidad de lucirse.”

CONTINUACIONES NO CANÓNICAS

La miniserie tuvo el suficiente éxito como para tener una continuación en lo que acabaría convirtiéndose en una trilogía, además de posibilitar la producción de más material centrado en la saga por parte de Dark Horse, que mantendría los derechos de Star Wars hasta bien entrado el S.XXI.

Siguiendo los pasos de su padre.

Si bien Imperio Oscuro es una de las series del más conocidas del antiguo Universo Expandido de Star Wars, lo cierto es que no estamos hablando de uno de los mejores cómics que dio la saga galáctica en sus casi 30 años de historia. Y, sin embargo, más allá de su importancia histórica, lo cierto es que la obra cuenta con una serie de curiosidades y virtudes que la hace merecedora, al menos, de un vistazo por parte de todos aquellos curiosos. No deja de ser interesante ver a los personajes provenientes del cine con el aire oscuro y fatalista que proyecta el dibujo de Kennedy, además de toda la propuesta realizada por Veitch que, con sus ideas polémicas, supo rescatar y continuar la historia de todos los personajes de la trilogía original.

Una historia curiosa, tanto por formar parte del universo Star Wars como por formar parte del estilo de los 90. Para leer y ver cuánto ha cambiado, tanto el mundo editorial como la saga galáctica. También me gustaría agradecer a  La Fosa del Rancor por permitirme usar las declaraciones de Veitch extraídas de su entrevista con el autor. Podéis encontrar la entrevista completa aquí.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

David Mas

Lector compulsivo, le gusta referirse a sí mismo en tercera persona en las bios, escribe artículos a ratos, y también acumula papel y trastos. ¡Ah! Y una vez vio un dirigible... Bueno, la verdad es que no.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.