STAR WARS: Guía cronológica de los cómics (V): La Era de la Rebelión I

 

Tal y como os prometimos en el editorial de nuestro #ZZYearThree seguimos con el mastodóntico trabajo de organizar cronológicamente los cómics del universo expandido de Star Wars.
Como novedad, os recordamos que nuestro redactor Sergio Mena, director del podcast El Descampao, realizó un programa especial sobre Star Wars y los videojuegos, en dos partes: 1 y 2 (incluída una entrevista al propio Darth Vader en la segunda parte).
Pero volviendo a los cómics, si os perdisteis las entregas anteriores…

STAR WARS: Guía cronológica de los cómics
(I) De la Prehistoria Jedi a la Primera República

(II) De la decadencia de la República a la Batalla de Geonosis
(III) De las Guerras Clon a la Orden 66
(IV) De la Gran Purga Jedi a los preámbulos de Yavin

UN DESCENSO AL MAELSTRÖM, Cap. 5
Llegada al Universo conocido

El corazón del imperio, o “Auge y caída del Imperio Galáctico”.

Con este artículo inauguramos la primera parte de la serie destinada a cubrir el periodo histórico más conocido y explotado (al mismo tiempo que más breve) de la la cronología galáctica establecida por Lucas Licensing: La Era de la Rebelión.

LA ERA DE LA REBELIÓN, Parte 1
2 – 0 meses antes de la Batalla de Yavin

Este periodo se inaugura con el año 0, momento en el que tiene lugar la Batalla de Yavin, plasmada en la gran pantalla el 1977 con el estreno de Star Wars, la película que lo inició todo y se cierra el año 4 d.BY con los hechos mostrados en El Retorno del Jedi (1983) como punto culminante de la etapa.

Se trata de el periodo histórico más breve de toda la línea temporal del universo de Lucas, apenas 5 años, pero también se trata del más importante. En esta época transcurre la trilogía original y es donde se introducen los personajes más icónicos de la franquicia y las situaciones que la llevarán a convertirse en un fenómeno mundial.

Como ya hemos dicho en anteriores entregas, las historias tratadas en esta cronología perdieron su canonicidad con la compra de Lucas Licensing por parte de The Walt Disney Company y la pérdida de los derechos de Dark Horse sobre la franquicia, en favor de Marvel Comics, quedando estos cómics enmarcados en la línea Legends. Esto no ha afectado demasiado a nuestro repaso puesto que la nueva propietaria de la franquicia galáctica no ha explorado demasiado los periodos históricos tratados, pero a partir de ahora la división entre cronologías se va a hacer aparente puesto que gran parte de los títulos publicados por Marvel Comics el 2015, y que constituyen el nuevo canon de la franquicia, transcurren en esta Era de la Rebelión.

Volviendo al tema que nos ocupa, siendo este el periodo más clásico de La Guerra de la Galaxias, ha sido explorado en los cómics durante más de 30 años a través de diferentes editoriales, por lo que hay una ingente cantidad de material relacionado. Este volumen de material hace necesario que dividamos, de nuevo, este periodo en diferentes partes. Esta primera está destinada a cubrir los dos meses posteriores al Episodio IV, vamos allá:

  • Star Wars A Hunter’s Tale Greedo’s Fate (2004)
  • Star Wars – Empire #8-9,#12,#15. “Darklighter” (2003)
  • Star Wars Weekly 94-96 “The Way of the Wookie” (1979)
  • Star Wars – Empire #10-11. “The Short, Happy Life of Roons Sewell” (2003)
  • Star Wars – X-Wing Rogue Squadron #0.5 (1997)

Iniciamos nuestro repaso en el año 0 a.BY con la cabecera con una curiosidad: A Hunter’s Tale: Greedo’s Fate. Se trata de una adaptación en forma de webcomic de un relato corto de Tom y Martha Veitch publicado en la antología Tales from the Mos Eisley Cantina (1995).  Adaptada por Pablo Hidalgo, que ha trabajado en diverso material on-line para la franquicia, para la  web oficial de fans de Star Wars por aquel entonces y que, entre otras cosas, publicaba estos webstrips. El cómic repasa la historia de Greedo desde su infancia en Rodia, donde conoceremos detalles sobre su familia y sus orígenes como caza-recompensas, hasta su fatal encuentro con Han Solo en Episodio IV. Pese al dibujo amateur, la historia se lee con interés y tiene un par de revelaciones que convierten a Greedo en un personaje más trágico de lo que podría parecer.

Sin despegarnos del año 0 a.BY recuperamos Star Wars – Empire (2002-2006) la segunda serie regular de la franquicia iniciada por Dark Horse en su segundo período editorial, aprovechando el tirón de las precuelas cinematográficas. Darklighter, una saga de errática publicación, narra el periplo vital de Biggs Darklighter, el amigo de la infancia de Luke Skywalker que hacía una breve aparición y sellaba su destino en Una Nueva Esperanza. La historia, escrita por Paul Chadwick (creador de la independiente Concrete) que hace gala de su buen oficio y dibujada por el habitual Douglas Wheatley se inicia en los meses previos a la Batalla de Yavin y concluye tras los hechos narrados en el Episodio IV. Por sus páginas veremos como Biggs pasa de soñar, junto a su amigo Luke, con escapar de Tatooine y explorar el universo a ser un miembro de la Alianza Rebelde. No obstante, su camino no va a ser fácil puesto que Biggs se inicia como piloto Imperial, donde las circunstancias lo llevarán a dudar de sus fidelidades y a iniciar el camino que llevará a la fundación del escuadrón de Alas X.

Abandonamos brevemente el título de Dark Horse para hablar de The Way of the Wookie, una historia situada en los días previos a la Batalla de Yavin y protagonizada, como no, por Chewbacca y su inseparable compañero Han Solo. Durante un trabajo para Jabba el Hutt nuestros contrabandistas favoritos se encuentran con una figura del pasado de Chewie, un wookie con el que tiene una deuda pendiente, cosa les complicará enormemente la vida. Esta historia fue publicada originalmente a finales de los ’70 en Star Wars Weekly, cabecera publicada por la filial británica de Marvel y que se dedicaba a reeditar el material USA de la serie original de Star Wars (1977-1986). Al contar con más páginas y mayor  periodicidad que su equivalente USA, los editores británicos se encontraron con que necesitaban material original para llenar sus páginas, por lo que contrataron al equipo creativo de la serie regular USA en aquel momento para realizar historias destinadas a publicarse exclusivamente en el Reino Unido: este era el tandem Goodwin/Infantino, de los que hablaremos cuando toque y que aquí hacen un trabajo muy en la línea de sus colaboraciones para la serie regular.

Con los dos números que componen The Short, Happy Life of Roons Sewell volvemos a Star Wars – Empire, también escrita por Paul Chadwick, esta vez con lápices de Tomás Giorello. La acción se inicia con un discurso del General Dodonna previo al inicio de la Batalla de Yavin. Dodonna nos cuenta la vida de un legendario general rebelde: Roons Sewell, y la influencia que este tuvo en la Alianza Rebelde. El guionista presenta a un personaje trágico y atormentado, con un fuerte compromiso por la libertad que quizá no esté motivado por las razones correctas, cosa que le lleva a tomar decisiones arriesgadas. De paso, se nos revelan detalles sobre el establecimiento de la base rebelde en Yavin, así como el origen de la maquinaria militar usada por las fuerzas rebeldes. Una historia mucho más interesante de lo que podría parecer a priori, debido a su brevedad y carencia de personajes relevantes.

De manera paralela a Una Nueva Esperanza se desarrollan los hechos narrados en  Star Wars – X-Wing Rogue Squadron #0.5, un anecdótico especial promocional del título homónimo para la revista especializada Wizard. Escrito por Michael A. Stackpole (autor de, entre otros, diverso tipo de material para la franquicia) y Mike W. Barr (veterano guionista americano) y dibujado por Gary Erskine, el cómic se centra en un grupo de pilotos de Alas X en una aventura previa a La Batalla de Yavin.

  • Star Wars – A New Hope – The Special Edition #1-4 (1997)
  • Star Wars #1-6 (1977)
  • Star Wars: Droids #6-8 “Star Wars According to the Droids” (1987)
  • Star Wars – Empire #13 “What Sin Loyalty?” (2003)
  • Star Wars Weekly 97-99 “The Day After the Death Star” (1980)

Y por fin llegamos a las (sí, en plural) adaptaciones de la película que lo inició todo, el Episodio IV – Una Nueva Esperanza, donde un joven criado en medio de la nada se convierte, gracias a la ayuda de unos improbables aliados, en la única esperanza en la lucha contra las fuerzas del mal. No obstante, Star Wars – A New Hope – The Special Edition, con guiones de Bruce Jones y dibujos de Eduardo Barreto, no adapta la versión original del film. Esta serie, publicada por Dark Horse el 1997 adapta la “versión extendida” de la película original estrenada por George Lucas en los cines ese mismo año.

La adaptación de la película original se realizó en los que fueron los primeros cómics de la franquicia jamás publicados. Los seis primeros números de la cabecera Star Wars (1977-1986) publicada por Marvel Comics, actual propietaria de los derechos de la saga galáctica, hace más de treinta años.

Hagamos historia:

En 1975 nadie sabía qué era Star Wars, la maquinaria que iba a poner en marcha el rodaje de la La Guerra de las Galaxias se había comenzado a mover cuando Charles Lippincott, supervisor de publicidad de Lucasfilm se acerca a Stan Lee, editor de una de las dos grandes compañías de cómics en USA, Marvel Comics. Lippincott trata de venderle a Stan Lee la idea de publicar una serie de cómics basada en una película que ni siquiera está rodada con el objetivo de llamar la atención del público potencial sobre el futuro estreno. Pese a que el editor de La Casa de las Ideas rechaza inicialmente el proyecto, finalmente es convencido por su segundo al mando, Roy Thomas. Lee acepta con la condición de no pagar royalties a Lucasfilm hasta que las ventas superasen los 100.000 ejemplares, en cuyo improbable caso se renegociaría el contrato.

Así, en abril de 1977, un mes antes del estreno de La Guerra de las Galaxias, se publica Star Wars #1, el cómic que iniciaría el Universo Expandido.  Como ya hemos dicho los seis primeros números de la serie adaptan la película homónima, con guiones del veterano Roy Thomas y dibujados por un Howard Chaykin que, pese a ser correcto en la narrativa, presenta un dibujo poco acabado y ocasionalmente feo.  Hay que señalar que Roy Thomas realizó esta adaptación basándose en versiones tempranas del guión de la película, por lo que nos encontraremos diferencias con respecto al film estrenado en 1977, desde diálogos completamente diferentes hasta escenas que jamás llegaron a rodarse, como el anuncio de Biggs Darklighter a su amigo Luke de su intención de unirse la Alianza Rebelde o la charla de Han Solo con un humanoide Jabba el Hutt que poco tiene que ver con el monstruoso ser que conocimos en El Retorno del Jedi. Siguiendo esa línea también nos encontraremos con unos diseños “alterados” tanto de personajes como Chewbacca, como de naves, armamento e incluso vestimenta de nuestros personajes.

El éxito del estreno en una época de difícil acceso a material audiovisual por parte del gran público convierten al título en un éxito inmediato sobrepasando rápidamente el límite de los 100.000 ejemplares impuesto por Lee y permitiendo a Lucasfilm renegociar el contrato desde una posición ventajosa.

Star Wars According to the Droids, publicada en los tres últimos números de Star Wars: Droids, título destinado a un publico infantil, lanzado al amparo de la serie televisiva del mismo título y del que ya hablamos aquí, está escrita por el habitual de los cómics infantiles David Manak y dibujada por el todo terreno Ernie Colon. En sus páginas se nos narran los hechos de La Guerra de las Galaxias desde de la perspectiva de R2-D2 y C-3PO, introduciendo algunos detalles sucedidos a nuestros personajes entre las escenas de la película.  

Volvemos brevemente al siglo XXI con What Sin Loyalty? Escrita por nuestro viejo conocido Jeremy Barrows y dibujada por Patrick Blaine, transcurre de forma paralela a Una Nueva Esperanza y está centrada en TK-622, un soldado imperial destinado en la Estrella de la Muerte que tiene que hacer frente a una serie de misteriosos accidentes que le hacen sospechar de la existencia de un saboteador a bordo. Esta es la primera de una serie de historias publicadas por Dark Horse en Star Wars – Empire recopiladas bajo el título The Imperial Perspective y centradas  en diferentes miembros del Imperio Galáctico de Palpatine siguiendo un orden cronológico que parte de La Batalla de Yavin.

Damos otro salto en el tiempo (y en el espacio) para retomar la cabecera británica Star Wars Weekly, donde en 1980 se serializa como complemento de las reimpresiones americanas The Day After the Dead Star, de los ya mentados Infantino y Goodwin. La acción arranca horas después de los hechos sucedidos en Una Nueva Esperanza, con Luke Skywalker escapándose de las celebraciones por la victoria de la Alianza Rebelde para dar una vuelta en su nave, sólo para encontrarse con un caza imperial extraviado tras la Batalla de Yavin. El encuentro acabará con una lucha entre Luke y el piloto imperial en las junglas de Yavin 4, que enfrentará al Caballero Jedi con la realidad de que sus enemigos son algo más que meros números en su cuenta de naves derribadas.

Retomamos los cómics de Dark Horse y la perspectiva imperial con:

  • Star Wars – Empire #14 “The Savage Heart” (2003)
  • Star Wars – Empire #16-18 “To The Last Man” (2004)
  • Star Wars – Empire #07 “Sacrifice” (2003)

También inscrita en el año 0 después de la Bataya de Yavin (d.BY) tenemos la cumplidora y poco más The Savage Heart que arranca inmediatamente después de la destrucción de La Estrella de la Muerte. El editor metido a guionista Dave Land y Raul Treviño centran el protagonismo en Darth Vader, que escapa de La Estrella de la Muerte sólo para que su dañada nave se estrelle en el inhóspito planeta Vaal, donde tendrá que sobrevivir dejándose llevar por sus instintos.

Los habituales Randy Strandley y Davidé Fabri se encargan de montar la versión galáctica de Amanecer Zulú en To the Last Man, protagonizada por Janek Sunber, frustrado piloto y actual miembro del ejército imperial destinado en el planeta Maridun, donde su misión de establecer una base se complica con el ataque de los nativos que deja a las fuerzas imperiales diezmadas, atrapadas y superadas en número. Sunber no sólo tendrá que hacer frente a esta situación, sino que también se enfrentará a traiciones y envidias dentro de sus propias filas.

También poco tiempo después de la destrucción de La Estrella de la Muerte transcurre Sacrifice, protagonizada por Boba Fett. Con lápices de Cam Kennedy, viejo conocido del personaje, y escrita por el John Wagner, co-creador del célebre Juez Dredd. El guionista realizó varios trabajos centrados en el caza-recompensas mandaloriano siendo este el primero en colarse en nuestra cronología. El guionista plasma a Fett, que no pronuncia una palabra en toda la historia, como un ser distante e indiferente a los problemas de su alrededor, únicamente interesado en la recompensa y cuyas intervenciones sirven como motor de la historia. En este caso, el enfrentamiento de dos hermanos, uno en el bando rebelde y otro en el imperial, en un planeta perdido y poco importante para el Imperio.

Y volvemos a la serie de Star Wars publicada por Marvel Comics en los ’70.

El éxito de la serie, con un millón de ejemplares vendidos de su primer número, fue tal que el propio Jim Shooter comenta que salvó a la editorial de la bancarrota. En estas circunstancias Marvel no iba a detener la publicación de la serie por la carencia de material para adaptar, así que, tras negociar con Lucasfilms, la editorial se compromete a publicar material relacionado con La Guerra de las Galaxias sólo previa aprobación de la oficina de licencias de Lucas.

  • Star Wars #7-10 “Star-Hoppers of Aduba-3” (1977)
  • Pizzazz #1-9 “The Keeper’s World” (1977-1978)
  • Star Wars #11-15 “Doomworld” (1977)
  • Star Wars #15 “The Hunter!” (1977)
  • Star Wars #17 “Crucible!” 20 (1977)
  • Star Wars #18-23 “The Wheel Saga” (1977-1978)
  • Pizzazz #10-16, Star Wars Weekly 60 “The Kingdom of Ice” (1978-1979)

Y así, a partir del número #7 de Star Wars, se comienzan a publicar aventuras que transcurren con posterioridad al final de Episodio IV. Pero tratar estos cómics se va a convertir en un asunto espinoso, y es que la creación de estas historias en una época temprana, donde no existía el esfuerzo actual para mantener ningún tipo de continuidad, una continuidad ya de por sí poco definida en la epopeya galáctica de George Lucas, las hace caer en alguna incongruencia que pone en cuestión su oficialidad dentro de nuestra línea temporal. Pero como la gente de Lucas Licencing es muy concienzuda (y obsesiva), estas historias han sido calificadas como “Secondary Canon”, es decir, que su validez depende de si interfieren, o no, en lo que ha sido establecido con posterioridad.

Instado por Lucasfilms, que todavía tiene que establecer qué va a ser de Luke y Leia, Roy Thomas se centrará a partir del número #7 en la tripulación del Halcón Milenario: Han Solo y Chewbacca (que comenzará a parecerse a su versión cinematográfica a partir del número #8), que abandonan la base rebelde tras la Batalla de Yavin con el objetivo de pagar su deuda con Jabba el Hutt, cosa que jamás lograrán. Howard Chaykin continúa a los lápices, muy ayudado por gente como Alan Kupperberg o Tom Palmer, en una historia “popularmente” conocida como Star-Hoppers of Aduba-3 que abarca hasta el número #10 y donde Thomas parodia/homenajea el clásico western Los Siete Magníficos. En el planeta Aduba-3 Han Solo, para hacer frente a la tiranía de Serji-X Arrogantus sobre la población, acabará formando un grupo de forajidos entre cuyas filas encontramos personajes tan variopintos como Don-Wan Kihotay, un supuesto caballero jedi (o quizá sólo un viejo loco que ha leído demasiados libros de caballería… jedi) o Jaxxon un conejo antropomórfico, carnívoro y de verde pelaje. Esta información puede ayudar al lector a hacerse una idea del tipo de historias que aquí encontraremos y a las que, pese a su simpatía, se les nota el paso de los años.

No obstante, este no será el único trabajo de la pareja creativa con Luke y compañía. Thomas y Chaykin tienen el “honor” de ser los autores del primer relato del  Universo Expandido jamás escrito: The Keeper’s World, serializado en historias de tres páginas durante los 9 primeros números de Pizzazz, una revista dirigida a un público infantil/juvenil  publicada por Marvel entre 1977 y 1979. La primera parte de esta historia se publicó cuando todavía faltaban un par de meses para que finalizara la adaptación cinematográfica en forma de cómic que hemos tratado en este mismo artículo, lo que la convierte en la primera historia que cuenta las aventuras de los personajes de Lucas con posterioridad al Episodio IV. Leia, Luke, C-3PO y R2-D2 acaban perdidos en un misterioso planeta debido a un mal funcionamiento de R2-D2, dañado durante la Batalla de Yavin. Allí se encontrarán con sus misteriosos habitantes y descubrirán la historia de ese mundo. No se trata esta de una obra especialmente recordable más allá de su importancia histórica. Con un desinteresado Thomas que cae en diálogos infantiloides y agujeros argumentales y un Chaykin que se muestra igual de desganado, con un dibujo tan apresurado y poco acabado como en la serie principal.

Y es que Roy Thomas abandonará pronto la incipiente franquicia galáctica, dejando la serie regular de Star Wars en el número #10. El guionista estaba cansando de las restricciones y quejas de Lucasfilms sobre su trabajo. Por ejemplo, George Lucas no le tenía especial cariño al “hombre-conejo” Jaxxon, al que consideraba un personaje ridículo (sé que ahora todos estáis pensando en cierto gungan). Al mismo tiempo se marchará el dibujante, cada vez menos motivado por el trabajo. La pareja creativa ni siquiera finalizará el serial para Pizzazz siendo Chaykinen sustituido por Tony DeZuniga en su séptima parte, mientras que a Thomas lo reemplazará el autor que también recogerá el testigo del guionista en la serie regular de Marvel, a la que llegarán dos leyendas del mundo del cómic: Archie Goodwin y Carmine Infantino.

Cuando fue fichado como dibujante de Star Wars por Archie Goodwin, editor de la serie, Carmine Infantino era ya una leyenda del cómic: se trataba del creador gráfico de Barry Allen, el Flash que inauguró la Edad de Plata del cómic americano allá por 1956. El dibujante creó todo un nuevo lenguaje visual para mostrar la velocidad del personaje, siendo el introductor de las llamadas “líneas cinéticas”. Pero la cosa no acaba ahí, entre sus innumerables aportaciones el autor estuvo a cargo de revitalizar a Batman, devolviendo al personaje a sus raíces detectivescas, además de ser el dibujante de una recordada etapa en Adam Strange, personaje de ciencia ficción de DC. Esto último convertía a Infantino en un dibujante, a priori, ideal para una serie de aventuras espaciales como la que nos ocupa.

SW #13 de Goodwing e Infantino

Por su parte, Archie Goodwin también contaba con una respetable carrera en aquella época tanto en el campo de la escritura como en el de la edición. Su trabajo como editor de Star Wars, concretamente, ayudó a afianzar los derechos de la franquicia galáctica en manos de Marvel Comics. Cuando Goodwin tuvo que hacer frente a la espantada de Thomas decidió encargarse él mismo de los guiones hasta que encontrara un sustituto, cosa que nunca llegó a ocurrir, manteniéndose en la serie durante los tres años siguientes y colaborando en múltiples proyectos paralelos de la franquicia, como las tiras de prensa centradas en los personajes de la franquicia o los ya mentados seriales en Pizzazz y Star Wars Weekly.

El nuevo equipo creativo debuta en el número #11 con la saga conocida como Doomworld, que se alargará hasta el #15 y cerrará tramas abiertas desde el número #7. Goodwin recupera el protagonismo de Luke y Leia al mismo tiempo que continúa desarrollando la historia de Han Solo y Chewbacca en una historia donde las tramas (y nuestros protagonistas) se encuentran, culminando en el planeta Drexel, un mundo acuático donde el joven jedi Skywalker ha ido a parar acabando en manos del maquiavélico gobernador Quarg, sumergido en una guerra entre facciones de cazafortunas. Hay que reconocer que el guión de Goodwin es esforzado, se nota el interés del autor por recuperar el espíritu de la película reuniendo a sus protagonistas y haciéndoles interactuar con cierta soltura, pese a caer en algunas situaciones donde sus reacciones chirrían. Aunque esto quizá se deba más a nuestro conocimiento actual de la saga que al trabajo del autor ya que, por ejemplo, son comunes en los cómics de la época las menciones al triángulo amoroso formando por Luke-Leia-Han. Pese a esto se trata de de una historia simplemente cumplidora dentro de los estándares de la época.

Y ahora nos toca volver a hablar de Carmine Infantino. El estilo del dibujante, que tenía unos 52 años por aquellos tiempos, choca bastante con los gusto actuales, de hecho incluso con los gustos del lector de los ’70 que empezaba a ver a gente como John Byrne, George Perez o Jim Starlin entraban con fuerza en el mundo del cómic. Con un estilo anguloso y ocasionalmente feísta y una representación del universo de Lucas y sus naves que, muchas veces, se queda en lo superficial (se intuye un control menos férreo a este respecto por parte de la Lucasfilms de la época), el dibujante se ha llevado más de una crítica por su trabajo en la serie. No obstante, Infantino hace gala de su tremenda experiencia durante toda su etapa al frente de la serie mostrando un dominio total de la narrativa secuencial, siendo sus cómics siempre claros y visualmente accesibles para el lector.

Los dos siguientes números de la serie serán fill-ins destinados a que Carmine Infantino ganase tiempo para preparar el próximo arco argumental. En The Hunter! Goodwin recupera a “Los Siete Magnificos de Solo”, los Star-Hoppers, en una historia donde ninguno de los protagonistas habituales hacen su aparición más allá de flashbacks. Se presenta al Capitán Valance, un caza-recompensas con un profundo odio contra los androides. En medio de una misión Valance se encontrará con un delirante Don-Wan Kihotay que le llevará a confundir al grupo fundado por Han Solo en Aduba-3 con los responsables de la destrucción de la Estrella de la Muerte. Con el objetivo de cobrar la recompensa que el Imperio ofrece sobre Luke Skywalker y, de paso, vengarse de alguien que trata a los androides como iguales, Valance acabará enfrentándose al conejo espacial favorito de Roy Thomas, Jaxxon, en la que será su última aparición, ya que Lucasfilm prohibirá a Marvel el uso del personaje. Todo esto convierte a este cómic en algo único, pero es que, además, la historia es bastante recomendable y, encima, está dibujada por nada menos que Walter Simonson, destinado a revolucionar la cabecera de Thor en los ’80.

Por otra parte, Crucible!, co-escrita por Chris Claremont, el patriarca mutante, y con Herb Trimpe a los lápices, nos narra en forma de flashback una aventura de Luke Skywalker, junto a su amigo Biggs Darklighter, durante sus años en Tatooine con persecuciones, Moradores de las Arenas y Banthas. No obstante, la canonicidad de esta historia queda anulada por las confesiones de la tía Beru a Luke, que le cuenta que su padre se marchó sin despedirse de su tío Ben y que, además, trabajó en la granja de humedad de Lars.

Con The Wheel Saga vuelve el dúo Goodwin/Infantino y hace su primera aparición en nuestra serie (al margen de adaptaciones cinematográficas) El Imperio. Mientras el Halcón Milenario regresa a la base rebelde es interceptado por un destructor imperial, comandado por el General Strom. Huyendo del Imperio, el grupo de rebeldes acaba en la estación espacial de juego llamada La Rueda, una zona neutral bajo el mando del senador Greyshade. Goodwin se suelta aquí con una historia donde absolutamente todos los protagonistas clásicos de la saga tienen ocasión de brillar, desde Luke o Chewbacca a C-3PO y R2-D2, pasando por una Leia a la que el guionista trata especialmente bien. También realiza un buen trabajo con los antagonistas de la historia, que va in crescendo y que culmina con un enfrentamiento entre Luke y Darth Vader, quien también hace su primera aparición en el universo expandido en estas páginas.

The Kingdom of Ice es el segundo serial publicado en la revista Pizzazz, escrito por el propio Archie Goodwin y dibujado por dos grandes de la industria: Walter Simonson y Dave CockrumLuke y Leia junto a sus inseparables androides R2-D2 y C-3PO viajan al mundo glacial de Akuria II en una misión para la Alianza Rebelde, ahí se encontrarán enemigos en forma tropas imperiales y fauna local. Aunque el relato supone una mejora con respecto al primer serial, ninguno de los autores da lo mejor de sí, siendo lo más reseñable su caótica publicación. Y es que Pizzazz será cancelada debido a sus bajas ventas en el número #16, dejando la historia inconclusa a falta de un capítulo. No obstante, en Reino Unido, la cabecera británica Star Wars Weekly había estado reeditando las historias publicadas en Pizzazz para equilibrar sus diferencias de formato y periodicidad con respecto a los cómics USA. Estando ya la historia finalizada, los lectores británicos pudieron leer la conclusión de la obra años antes de que los americanos tuvieran la oportunidad. El siguiente paso fue encargar material original para la cabecera de Marvel UK, como ya hemos visto.

Terminamos aquí nuestra primera parte del repaso a La Era de la Rebelión, con tan sólo pocos meses transcurridos tras el final de la película que inició la epopeya galáctica de Lucas. En breve os ofreceremos la segunda parte de esta emocionante etapa. Mientras tanto, que la fuerza os acompañe y…

¡Nos vemos en la Zona!

Iron

Lector compulsivo, le gusta referirse a sí mismo en tercera persona en las bios, escribe artículos a ratos, y también acumula papel y trastos. ¡Ah! Y una vez vio un dirigible... Bueno, la verdad es que no.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Dynamo dice:

    Don-Wan Kihotay?, en serio?, XD.
    Yo recuerdo la etapa Fórum ver alguno de esos cómics de Infantino, y si, me chocaba demasiado su estilo, era de otra época. Por lo demás, me parece más interesante, por lo que leo, la época de Dark Horse que la de Marvel. Gracias por tu trabajo.

    • Iron dice:

      Don-Wan Kihotay aficionado a los libros de caballería Jedi, como te cuento.
      La época de los 70/80 tiene sus cosas interesantes, incluso muy buenas, no te creas, lo que pasa es que no necesariamente en estos primeros pasos.

  2. Watashi dice:

    Nuevamente, muchas gracias por tan increíble especial de Star Wars, espero con ansias la próxima parte. ¡Que la fuerza os acompañe!

  3. Iron dice:

    Gracias a ti por comentar, como siempre.

Deja un comentario, zhéroe