SPIDER-MAN 3. La peor.

Título original:
Spider-Man 3 (Spiderman 3)
Año: 2007
Director: Sam Raimi
Guión: Alvin Sargent (Historia: Sam Raimi, Ivan Raimi. Cómic: Stan Lee, Steve Ditko)
Fotografía: Bill Pope

Reparto: Tobey Maguire, Kirsten Dunst, James Franco, Thomas Haden Church, Topher Grace, James Cromwell, Bryce Dallas Howard, Rosemary Harris, J.K. Simmons, Theresa Russell, Cliff Robertson, Bruce Campbell, Dylan Baker, Bill Nunn, Lucy Gordon, Elizabeth Banks, Stan Lee.
Valoración: Tobey Maguire, hasta nunca majo/10

Sinopsis: Tercera entrega de las aventuras del joven Peter Parker (Maguire). Parece que Parker ha conseguido por fin el equilibrio entre su devoción por Mary Jane y sus deberes como superhéroe. Pero, de repente, su traje se vuelve negro y adquiere nuevos poderes; también él se transforma, mostrando el lado más oscuro y vengativo de su personalidad. Bajo la influencia del nuevo traje, Peter se convierte en un ser egoísta que sólo se preocupa por sí mismo. Tiene, pues, que afrontar un dilema: disfrutar de sus nuevos poderes o seguir siendo un héroe compasivo. Mientras tanto, sobre él se cierne la amenaza de dos temibles enemigos: Venom y el Hombre de Arena.

Peter ha encontrado por fin el equilibrio entre su vida privada y su labor como Spider-Man. Es plenamente feliz. Pero la situación no dura mucho: El que antes era su amigo, Harry Osborn, se ha convertido en el nuevo Duende Verde y ansía venganza. Flint Marko, un delincuente de buen corazón, relacionado con el origen de Spidey, es víctima de un experimento que le convierte en el imparable Hombre de Arena. Y lo peor de todo: El ego de Peter hace que su relación con Mary Jane se tambalee, y esto empeora cuando se adhiere a él un misterioso simbionte alienígena que, en forma de traje negro, potencia tanto los poderes como la oscuridad interior de Peter. Y en segundo plano, está el despreciable Eddie Brock, que poco a poco acabará convirtiéndose en el enemigo definitivo de Spider-Man: Venom. La mayor batalla de Spider-Man está a punto de comenzar.

Recapitulemos: Spider-Man es extremadamente irregular, pero la nostalgia hace que mi valoración general sea positiva. Spider-Man 2 no es perfecta ni la peli definitiva del personaje, pero sí la mejor y más afín hecha sobre él, al menos por ahora, y dejaba las puertas abiertas a situaciones y tramas muy jugosas. Se supone que eso se materializa aquí. Eso nos prometieron. Pero no, lo que tenemos es una película que se desmorona en cada apartado, y de la que poco se puede decir a estas alturas. Habrá que intentarlo.

Analizar cada detalle erróneo del film nos llevaría una eternidad, así que intentaré tratar a grandes rasgos los principales problemas de la cinta.

Para empezar, lo más gordo, lo que de verdad se carga la película y hace necesario el reboot de 2012: Peter y Mary Jane dan asco. En la anterior entrega, ambos personajes maduraron y empezaron una relación sin secretos de por medio, dispuestos a afrontar juntos las evidentes dificultades que conllevaba la identidad superheróica de Peter. Sin embargo, aquí les vemos involucionar salvajemente, comportándose de forma pueril, como si hubiesen olvidado lo que sucedió en la segunda parte. Son egoístas, bordes, y hay una incomprensible y ridícula falta de comunicación entre ambos. Los problemas de esta pareja deberían nacer de Spider-Man, no de su propia estupidez.

En el caso de Peter es especialmente sangrante. Se vuelve tan payaso, idiota, desconsiderado y torpe, que se borra todo rastro del personaje original que conozco y adoro, un personaje que, a pesar de un par de matices que no se trasladaron bien, sí estaba en los films previos. Atención, este destrozo en el personaje se produce antes de que se ponga el famoso traje negro y se convierta en una versión cutre de Jim Carrey en La Máscara. Y encima, esta vez Maguire está directamente vomitivo.

Para seguir hablando del traje negro hay que trasladarse a otro punto flaco de la peli, la tremenda saturación de tramas, sub-tramas y villanos. Y no hay excusas. Todo lo que trata el film se podía haber hecho bien, no hay más que echar un ojo al gran número de tramas, conceptos y personajes que maneja esa joya que es El Caballero Oscuro. Aquí, sin embargo, los tres villanos, el Hombre de Arena, que es el mejor personaje de la cinta y sin embargo su presencia sobra por todas partes, el nuevo Duende Verde, un Harry Osborn que por fin completa su arco y con el que el film juega de forma irrisoria, y el citado traje negro, que solo se une a Eddie Brock, creando así al famosísimo Venom, en los últimos 20 minutos de metraje, luchan desesperadamente entre ellos por tener un papel aceptable en la peli, sin conseguirlo. Su presencia está totalmente descompensada, y el relevo entre uno y otro no puede ser más torpe, especialmente en el caso de Harry (ahora soy malo, ahora no, ahora soy malo otra vez…).

Y es que la obvia torpeza del guion es lo que remata la película. Situaciones y diálogos bochornosos, agujeros y conveniencias por doquier, y por supuesto, todos los problemas señalados anteriormente.

Además, Raimi no sabe como manejar el tono, moviéndose entre la comicidad más infantil y un pretendido dramatismo que de hecho hace más gracia que los chistes.

Al menos sigue reflejando bien momentos tan importantes como el nacimiento del Hombre de Arena o la escena del campanario. Y para qué negarlo, la película me resulta entretenida, pero más como un placer culpable que otra cosa. La peli, decididamente, es mala, y pone a la saga en un punto muerto. Adiós Maguire, hola Garfield. En breve os contaré que tal es su Spider-Man.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. David Donaire dice:

    Dentro de que la película es un despropósito, he de reconocer que el bailecito callejero de Peter, me molo un montón.

  1. 18 Abril, 2014

    […] hablar, en general. Pero funcionó, reestableció al personaje ante el público tras el desastre de Spider-Man 3 de forma exitosa y aseguró el futuro de la franquicia. Ahora, estamos ante ese futuro. ¿Qué nos […]

Deja un comentario, zhéroe