SPECTRE, un pasito p’alante, dos pasitos p’atrás…

SPECTRE CARTEL Zona Zhero
Título original: Spectre
Año: 2015
Director: Sam Mendes
Guión: John Logan, Neal Purvis, Robert Wade, Jez Butterworth (Sobre los personajes de Ian Fleming)
Reparto: Daniel Craig, Christoph Waltz, Léa Seydoux, Ralph Fiennes, Monica Bellucci, Naomie Harris, Rory Kinnear, Ben Whishaw, Dave Bautista, Andrew Scott, Jesper Christensen, Stephanie Sigman

Sinopsis: Un críptico mensaje del pasado envía a James Bond a una misión secreta a México D.F. y luego a Roma, donde conoce a Lucía Sciarra, la hermosa viuda de un infame criminal. Bond se infiltra en una reunión secreta y descubre la existencia de una siniestra organización conocida como SPECTRE. Mientras tanto, en Londres, el nuevo director del Centro para la Seguridad Nacional cuestiona las acciones de Bond y pone en duda la importancia del MI6, encabezado por M. De modo encubierto Bond recluta a Moneypenny y Q para que le ayuden a buscar a Madeleine Swann, la hija de su antiguo archienemigo, el Sr. White, que quizá tenga la clave para desentrañar el misterio de SPECTRE. A medida que Bond avanza en su misión, descubre una estremecedora conexión entre él mismo y el enemigo que busca.

Tres años después del tremendo éxito con el que el Bond de Daniel Craig regresó a nuestras pantallas tras el exilio de Quantum of Solace para recordarnos que había venido a cambiar la saga, hoy vuelve dispuesto a sumar puntos en su trayectoria con su cuarta entrega. Esta cinta ya nos anunció su intención de seguir reinventando las andanzas clásicas de 007 sólo con su nombre: Spectre, la famosa organización terrorista que Ian Fleming introduciría por primera y única vez en Operación Trueno y que sería aprovechada en las películas como elemento antagonista recurrente. En la cinta que nos ocupa ahora, Bond sigue juntando las piezas del puzzle que forman sus tres predecesoras para descubrir dicha organización, mientras el nuevo director del Centro por la Seguridad Nacional boicotea al MI6 bajo la tutela del nuevo M.

Desgraciadamente para quien escribe estas líneas, tratar de equilibrar lo bueno y lo malo de esta reciente aventura del espía más famoso del mundo va a ser tan complicado como devolver uno de los cachivaches de la sección Q en perfecto estado. Y es que a pesar de tener ante nosotros una película bien realizada, resulta casi imposible obviar los pasos de cangrejo que, de golpe y porrazo, ha sufrido en nuestras narices. ¿Con estilo? ¿Con características del universo al que pertenece? Sí, claro, por fortuna no hemos vuelto al desastre de Quantum of Solace, pero… ¿Coincide con el rastro que había impregnado la vuelta de este personaje a manos de Sam Mendes? He ahí lo discutible, sobre todo cuando afecta a tantos elementos importantes que ya se habían asentado.
ZONA ZHERO SPECTRE IMAGEN 1 Empecemos con sus aspectos positivos, porque lamentablemente lo más probable es que se resuman primero: su fuerza visual, desde la imagen sofisticada y ensombrecida que tan bien se adapta a los antagonistas, hasta las secuencias de acción que besan el suelo que pisa Bond. Ese inicio tan efectivo en el Día de los muertos de México recuerda a las exóticas introducciones que siempre han caracterizado este cine, sencillamente espectacular. El esquema de la película es sencillo y vertiginoso a la vez, con insistentes alusiones a los anteriores pasos del último doble cero encarnado en pantalla (que se nos anuncian nada más empezar, con la belleza de los créditos iniciales) y simpáticos guiños a algunos clásicos de la imaginería de este personaje.ZONA ZHERO SPECTRE IMAGEN 3Se sigue profundizando en la relación de James con los secundarios de toda la vida, ahora bajo la nueva forma del legado de Skyfall. Y no sólo en su relación, sino también en ellos mismos: Moneypenny (Naomie Harris) tiene una vida más allá de 007, Q (Ben Whishaw) habla de los dos gatos que debe alimentar (¡GATOS!) y M (Ralph Fiennes) está harto de pararle los pies a la burocracia (aunque si el Moriarty de Sherlock te dijera que te conoce, igual tú también te preocupabas). Seguimos asistiendo a un uso de la figura de Moneypenny mucho más digno que el que se le dio en anteriores encarnaciones (por desgracia, en menor medida que en Skyfall), ahora en la misma categoría de sidekick que Q y, a veces, M. ¡Y es que cómo no mencionar al relevo que Fiennes ha tomado de la tremenda Judi Dench! Una estampa clásica del jefazo, que sin perder su diligencia británica, muestra más cercanía con sus subordinados y hasta goza de su protagonismo en situaciones límite.ZONA ZHERO SPECTRE IMAGEN 2

Sin duda alguna, hablamos de una película bien hecha y que no se aleja de lo que hayamos podido ver con Connery, Moore o Brosnan. Pero he ahí la cuestión: ¿No estábamos con Craig, abanderado del cambio en esta franquicia?

Teníamos que llegar a lo malo: ¿Dónde se ha ido la irreverencia fúnebre de Casino Royale? ¿Y la frescura con la que remontó Skyfall? Por supuesto, nadie pretende que repitan las mismas películas, ni compararlas necesariamente, pero la saga de este Bond, al igual que la de cualquier otro, tenía su firma propia y la que nos dejara justo antes de Spectre había sido bastante contundente. ¿Por qué, entonces, este regreso al jardín de infancia? ¿En qué momento hemos olvidado al monje sicario que sangraba por dentro y por fuera, para volver al fucker de casino que se trae los chascarrillos de casa? Sí, en efecto, hablamos de James Bond y todos sabemos cuál ha sido su fama a lo largo del tiempo, pero el de Daniel Craig siempre había apuntado hacia otra esfera más orgánica, y al igual que ya se habían relanzado otros de los aspectos de su mundo, también lo había hecho el propio 007. ¿O no llevaba dos episodios (tres oficialmente) con licencia para cambiar? Porque esto vuelve a ser lo mismo que hacía Pierce Brosnan, pero un poco más serio.
ZONA ZHERO SPECTRE IMAGEN 4 Sólo un poco, porque el papel de los personajes femeninos, sin contar a Moneypenny (a la que, como decíamos, tampoco ensalzan demasiado aún siendo el mejor fichaje de Skyfall) parece de chiste. Primero, el insulso uso de Monica Bellucci, desperdiciada como Lucía Sciarra, viuda del criminal cuya pista sigue Bond, y que sale durante un suspiro para darle información y hacer cosas de mayores con él (cierto Déjà vu de Casino Royale, pero ahí al menos él se centraba principalmente en el caso y Caterina Murino fue mejor aprovechada en pantalla). Además de comerse un sinfín de referencias a su edad, vaya. ‘James Bond ahora con una mujer mayor’, cuando no sé si la gente se acordará de que Daniel Craig ya es más que cuarentón y que Roger Moore dejó el traje rozando los 60 tacos. Porque claro, es menos normal que se líe con la Bellucci, que le saca cuatro años, que con Léa Seydoux, diecisiete años menor. Centrándonos ahora en ésta, el personaje de Madeleine Swann, aparentemente capaz y con su propio objetivo inicial, al final no es sólo que no haga nada relevante, sino que se dejan completamente de lado sus motivaciones propias para recrearnos en cómo James tiene que ayudarla y rescatarla. Por no hablar del repentino sentimentalismo barato entre ellos, que no se sostiene por ningún lado y ni siquiera está bien desarrollado. Vesper ocupó una película entera y un trauma de por vida, pero aquí te tienes que creer un romance express porque ella era hija de un asesino “como él”. Muy lógico.
ZONA ZHERO SPECTRE IMAGEN 5 Por descontado, no podríamos ignorar al némesis de turno, este nuevo Oberhauser (Christoph Waltz) que relacionan con el pasado de Bond para… absolutamente nada. Resulta irónico que el supuesto hombre en la sombra, el causante de todo el dolor de James, donde convergen cada uno de los demonios que le hemos visto padecer en la trilogía de películas previas a esta, sea un villano tan flojo y con unos planes tan manidos (menos mal que el gatito persa sigue siendo un auténtico amor). Ah, y ojalá no hubiera que sacarle punta a uno de los aspectos buenos que comentábamos más arriba, pero ni siquiera la acción general de Spectre es especialmente destacable dentro del universo Bond, más allá de su buena ejecución antes mencionada. De nuevo la misma desazón: ¿En qué momento…?
BeYShIT

Lo confuso de Spectre es que se trata de una buena película de James Bond en general (predecible y con algún fallo, sí, como otras de la franquicia), pero una mediocre y en ocasiones ridícula continuación del legado de Daniel Craig. No peca del vacío espectacular que había sufrido en otra ocasión (no hace falta decir cuál) y mantiene la coherencia con ese mundo tantas veces versionado del espía británico, además de resultar innegablemente entretenida. Sólo que, desgraciadamente, vuelve a arrojarse una duda al final de otra ‘secuela’ de este sexto actor: ¿Qué ha pasado aquí?

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe