SNAPDRAGON, de Kat Leyh

 

 

Título Original: Snapdragon HC
Sello: First Second Books
Artista: Kat Leyh
Contenido: Snapdragon #1
Publicación USA: Enero 2020

Publicación España: Marzo 2021 (Editorial Astronave)
Valoración: Un camino hacia la verdadera inclusión

 

 

 

Como lectores, a veces olvidamos hacer caso a aquellas personas que pueden recomendarnos una lectura adecuada para nosotros, nuestros queridos dealers de cómics, los libreros. Esta novela gráfica que traigo hoy me la recomendó una tierna dependienta, describiéndola como lo mejor que había leído en todo el año. La exquisita edición cartoné y la deliciosa portada me llamaron la atención, pero no caí en la tentación. Aun así, la semilla ya estaba plantada y fue creciendo en mi mente hasta que no pude evitar salir corriendo a comprar la obra. Una vez en mi posesión, volví a pasar de ella porque, siendo sincera, me daba pereza leerla. Mientras cogía polvo en mi pila de pendientes, salieron las nominaciones de los Eisner y me volvieron a recordar dicho tebeo y, por fin, decidí darle una oportunidad a…

SNAPDRAGON
de Kat Leyh

Os he contado toda la historia de cómo llegue a esta novela gráfica por dos motivos. Primero, para reivindicar la figura de los libreros y sus sabias recomendaciones. Segundo, para destacar los prejuicios que mucha gente tiene hacia las obras catalogadas como infantiles y juveniles. Cuando una historia se cataloga de este modo, quiere decir que es su público objetivo, pero no es exclusivamente para ellos. Desde que la Editorial Hidra empezó a honrarnos con sus publicaciones de sus DC graphic novels for young adults, descubrí un nuevo mundo en el que aventurarme. Este tipo de historias son refrescantes y entretenidas, y están llenas de moralejas que a los más jóvenes les enseña y a los más mayores nos recuerda lecciones pasadas que a veces ignoramos. Con esto quiero decir que no dudéis en entrar en este mundo juvenil porque no tiene nada que ver con el catálogo que se nos ofrecía a nosotros a esa edad.

Llegado este momento, toca analizar qué hace que Snapdragon destaque sobre el resto de retoños del actual baby boom de novelas gráficas juveniles. Empecemos por remarcar que esta es una historia para todo aquel que se ha sentido diferente por algún motivo. Si no encajas en los estándares de niña refinada y te gustan las cosas mal catalogadas como “de chicos”. Si no quieres jugar al fútbol con tus amigos y prefieres vestirte de princesa. Si simplemente no quieres seguir un camino estipulado por la sociedad, esta es tu obra. Pero vayamos más allá, este tebeo también esta destinado para aquellos que necesitan abrir los ojos y comprender cómo sus actos afectan a aquellas personas a las que hacen sentir aislados. Snapdragon deja claro que lo importante es ser quién eres y que ese es el único camino hacia la felicidad. Es un canto a la tolerancia y la autoaceptación.

Tolerar el despertador es otra historia.

Actualmente, vivimos un gran momento de concienciación y lucha por la inclusión. Esta batalla encuentra resistencias en algunos gremios de personas ya adultas que han crecido con unas ideas que ya tienen muy arraigadas. Defender lo que esta bien es importante pero igual de vital es destinar los esfuerzos hacia el lugar correcto. Yo no espero que una persona de 80 años cambie su forma de pensar, es más, prefiero dejarle vivir lo que le queda en paz. Pero sí deseo que las nuevas generaciones no arrastren los mismos lastres que sus predecesores. Por este motivo, obras como Snapdragon son tan importantes. La normalización es el mejor camino hacia la inclusión total y los jóvenes necesitan historias como esta, que trata temas como la transexualidad con total naturalidad, para que en un futuro sean adultos que comprenden y empatizan.

Ahora quiero lanzar una pregunta: ¿Cuál es la mejor forma para llegar a estos jóvenes? En mi cabeza siempre da vueltas ese momento en el que preguntaron a Michelle Rodríguez si quería ser Green Lantern y ella dijo que no iba a hacer un papel de un blanco, que si querían que hiciese de superhéroe que crearan personajes latinos. Fue muy criticada pero no le faltaba razón. Mas tarde, DC nos honró con su mejor personaje de los últimos años, Jessica Cruz, una Green Lantern latina. Desde ese momento, opino que ese es el mejor camino. Muchas editoriales han optado por cambiar lo ya existente, lo cual no esta mal, pero parece más una forma de encubrir sus errores pasados. La falta de personajes de diferentes razas y del gremio LGTBI+ en el mundo del cómic, del cine y de la literatura, sólo es un reflejo de la sociedad en las que nacieron dichas obras. Cambiar dichas historias sólo oculta la intolerancia de aquel momento y el pasado no debe ser modificado, sino que se debe aprender de él. En nuestras manos está el presente y es con este con el que debemos trabajar. Creo que vamos por buen camino ya que, cuando yo era adolescente, no había lecturas con personajes transexuales y, actualmente, Snapdragon es sólo un ejemplo de las muchas novelas que luchan por esta inclusión.

De camino a un mundo mejor.

Para terminar, me queda destacar el increíble trabajo gráfico de la autora. Resalta por el dinamismo de las viñetas, ya que la historia fluye entre ellas sin descanso, asegurando una perfecta compresión de la narración. La caracterización de los personajes es formidable, remarcando los rasgos esenciales de sus personalidades en su estética. El último detalle que da valor a este dibujo es la apabullante expresividad de las caras, no sólo de los humanos, sino también de los animales, ya que es necesario mencionar, los gestos del perro de la protagonista con las que seguro que sueltas alguna carcajada. Además, el hecho de que el perro dócil sea de una de las razas que están condenadas a ser siempre las malas de la película, sólo es una muestra mas de la lucha de esta autora contra los típicos clichés tóxicos que nos llevan acosando años.

Quiero pedir perdón a aquella dependienta que me recomendó esta novela gráfica y a la cual, de primeras, no hice caso, ya que, no sólo me estaba ofreciendo una lectura entretenida, sino un viaje hacia la autoaceptación. Gracias Amber.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.