SLÁINE: EL DIOS CORNUDO, de Pat Mills y Simon Bisley


Título original
:

Sláine: The Horned God  HC
Sello: Rebellion Publishing

Guionista: Pat Mills
Artista: Simon Bisley
Colorista: Simon Bisley
Contenido: Sláine: The Horned God #1-3 (May. – Sep. 1990)

Publicación Gran Bretaña: Diciembre 2009
Publicación España: Junio 2013 (Norma)
Valoración: ¡Qué Conan ni que hostias!

 

Ahora tocaría cerrar mi trilogía de mi querido Ash, pero he aquí que yo, inmerso en mis vacaciones y con un placer por visitar la biblioteca, me he dejado engatusar por un tal Simon Bisley. Un tocho bien hermoso con sobrecubiertas que me susurraba desde la estantería y que, tras ver la portada y reconocer al dibujante, recordé que mi compañero Javier Marquina (y posteriormente mi tortuguil compañero Iron) dio el visto bueno a tan magna obra. Viniendo de 2000 AD allá por finales de los 80 con guión de Pat Mills, carecía del riesgo a equivocarme. Y yo que creía que tras releer Píldoras Azules de Frederik Peeters no podía encumbrar más mis lecturas vacacionales. Iluso de mí.

Sláine, un formidable guerrero y miembro de la tribu norteña de Sessair, cansado del acoso a su tribu por parte de los lores drunes y los fomorianos, decide emprender la epopeya de unificar por primera vez a todas las tribus de Tir Nan Og. Para lo que tendrá que conseguir las antiguas armas prohibidas de Atlantis: el Caldero de Sangre, la Lanza del Sol y la Espada de la Luna para así ganarse la lealtad de todas ellas, pero no estará exento de dificultades ya que tendrá que evitar las artimañas de la malvada Medb y de su señor Lord Slough Feg, el dios cornudo. Que dé comienzo la historia más épica de las tribus celtas jamás contada en…

SLÁINE: EL DIOS CORNUDO
de Pat Mills y Simon Bisley

“Has probado con tu vulnerabilidad así como con tu fuerza…

con tu dolor así como con tu brutalidad…

que tú eres realmente el dios cornudo”

Dadme las sensaciones de El Señor de los Anillos, esa infinidad de nombres casi impronunciables, criaturas, lugares horribles y verdes pastos donde descansar. Dejadme oler el papel que, como siempre, acaba transformado en un personaje más de la trama. Dadme trascendencia, épica, dadme “la última oportunidad” o “es ahora o nunca”. Dejadme claro que aquí toda la existencia está en peligro o que todo lo que había vivido no es como era. Dadme la última palabra, la espada todopoderosa que todo lo puede, castillos opulentos y unos dragones capaces de derretir el acero.

Dadme estos desvaríos de fan total de la fantasía al que no le importa recordar ni la mitad de los nombres que van y vienen y que pese a quedarse a fuego en mis pupilas, acaban olvidados en la siguiente página y regresan a mi memoria cuando reaparecen. Dejadme saborear el olor a sangre, el de la inevitable batalla entre héroes y villanos. Dejadme elegir bando, que me equivoque y vuelva unas páginas atrás para que siga deleitándome. Dejad que mis delirios sigan ahí aunque haya acabado la última página.

Simon Bisley, el puto amo (parte I).

El Dios Cornudo es un relato religioso y bélico. De cambio. Con un arraigado mensaje, quizá confuso o demasiado denso, pero implícito en todo acto, en toda decisión. Se respira igualdad, una deseada y posiblemente injusta. Como la propia Nest le dice a Ukko“es un intento de transmitir el origen matriarcal del mito”. Un mensaje para los que una vez fuimos y una advertencia para los que ahora somos, siempre con una majestuosidad pétrea tan elegante como bárbara, violenta. Es imposible desviar la atención de la historia dado que está carente de descanso, solo leves treguas protagonizadas por la propia Nest y el incansable enano Ukko, que dan el respiro justo para ir arduos a la gloria que nos espera en Tir Nan Og.

Quizá tenga más interpretaciones, mensajes que me han pasado desapercibidos, pero lo que tengo claro es que esta sí es mi versión del relato. Transparente como las intenciones de Sláine una vez se adentra en el Caldero de Sangre y la carrera por desvelar la verdad se abre camino dando lugar a uno de los relatos de fantasía más intentos, potentes y crudos que he podido disfrutar. Dad por seguro que seguiré leyendo historias de Sláine, fascinándome con las eternas batallas de armaduras imposibles y bestias malditas porque así ha de ser.

Simon Bisley, el puto amo (parte II).

Después de todas las sensaciones que he intentado expresar, de derretirme en elogios hacia un dibujante del que necesito más y que me transmite tal poder visual, que sólo ha conseguido Richard Corben. Después de todo eso, me siento incapaz de analizar su dibujo como un mero manual. Hasta lamentaría el ponerle «peros» cuando mi mente explotó extasiada en la primera página y aún me cuesta asimilar el impacto tras haber dejado el cómic en un pequeño estante de la biblioteca. El martilleo hipnótico, la sacudida de un furioso Thor contra los cielos mientras éste le devuelve el golpe. Todo eso y más.

Pocos cómics me han dejado sin respiración de principio a fin. Y creo que ninguno ha conseguido agotarme hasta tal punto que preferí volver hacia atrás para rememorar momentos y batallas recién vividas por el simple placer de ver texturas y colores. De disfrutar de proporciones que no están ni bien ni mal, sino que son así, incontestables, firmes y tienen el don de permanecer más allá de los calificativos. Y sí, sigo sonando a ese fan desmesurado que no valora y solo grita, pero es uno de los placeres a los que no estoy dispuesto a renunciar.

Simon Bisley, el puto amo (parte III).

La monstruosidad épica que rezuma esta obra va más allá de todo lo que, hasta ahora, he podido leer y no hay ni un ápice para el diálogo aburrido o el personaje de más. De principio a fin te da lo que Ukko el enano nos relata al principio “su aventura más extraordinaria”. Como dice el mismo Pat Mills: “El Dios Cornudo se convirtió en un incómodo recordatorio de lo que podían llegar a ser los cómics británicos, y de lo que ya no eran” ¿Y quién soy yo para contradecir a ambos?

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. chaconator dice:

    Lo lei hace unos años y me encanto, la violencia, sexo y sangre, y cuando slaine le da el siroco xD, comics violentos asi enamoran, se nota que tambien guionizo lobo

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.