¡SHAZAM! Todos para uno

Título original:
Shazam!

Año: 2019
Director: David F. Sandberg
Guión: Henry Gayden, C.C. Beck, Bill Parker (Historia: Henry Gayden, Darren Lemke)
Fotografía: Maxime Alexandre

Reparto: Zachary Levi, Jack Dylan Grazer, Mark Strong, Asher Angel, Grace Fulton, David J. MacNeil, Michelle Borth, Djimon Hounsou, Adam Brody, Ross Butler, Natalia Safran, Marta Milans, D.J. Cotrona, Ian Chen, Cassandra Ebner, Cooper Andrews, Faithe Herman, Caroline Korycki, David Kohlsmith, Ava Preston, Lovina Yavari, Andi Osho, Cyndy Day, Angelica Lisk-Hann, Stephannie Hawkins, Evan Marsh, Lotta Losten, Carson MacCormac.

Valoración: El niño que llevamos dentro

Sinopsis: Billy Batson, un niño de acogida de 14 años que ha crecido en las calles, cuando grita la palabra ‘SHAZAM!’, se convierte en el Superhéroe adulto Shazam, por cortesía de un antiguo mago. Shazam va a poner a prueba los límites de sus habilidades con la inconsciencia propia de un niño. Pero necesitará dominar rápidamente esos poderes para luchar contra las letales fuerzas del mal que controla el Dr. Thaddeus Sivana.

Pues una vez más volvemos al irregular y cada vez más cambiante universo DCEU. Tras la divertida aunque nada perfecta Aquaman que nos ganó con sus colores brillantes, grandes escenas de acción y sentido del absurdo y lo bizarro como elemento triunfante, ahora nos llega una película mucho más pequeñita en escala pero grande en corazón, mucho más que cualquiera de las últimas producciones del DCEU. Sí, incluso más que Wonder Woman. Hoy le toca el turno a ¡Shazam!

¡Mirad! ¡Una película de DC sin pretensiones!

Como muchos habréis oído, esta película es el resultado de mezclar Big con superhéroes. Se ha rallado mucho esa definición pero me viene de perlas para empezar a hablar de los pros de esta película tan increíblemente divertida y cálida. Y es que creo que parte de la buena recepción que está teniendo por parte de la crítica, y seguro que del público, se debe a que la premisa que gira en torno a esta producción nos habla directamente a los corazones de todos esos fans del género de superhéroes y esas frikadas varias: ¿que pasaría si llegásemos a tener superpoderes y encima cuando teníamos 14 años?

Pues bien, a partir de esa premisa tan encantadora se construye la verdadera razón por la que está película es una delicia: la cercanía y sinceridad que transmiten nuestros protagonistas ante este punto de partida tan molón y fantástico. Y es que, donde reside el verdadero corazón de ¡Shazam! es en todas las aventuras urbanas que realizan Billy y Freddie. Porque ver sus interacciones siendo Billy en forma de Shazam, un superhéroe alegre e impresionable con todo, con su “manager” Freddie, pasando el momento más feliz de su vida al ser el entrenador de un superhéroe en la vida real, es una auténtica alegría de ver. 

Tengo edad para comprar… ¡refrescos de cola!

Y es que, en tiempos de chasquidos, muertes y demás situaciones dramáticas, Shazam devuelve la alegría de ser un superhéroe a este género. Y si, sin duda es la película más redonda del DCEU actual y el ejemplo de lo que deberían seguir haciendo a partir de ahora: películas individuales que se mantengan por sí solas y, sobre todo, tan sólidas como la roca en la que se sienta el mago Shazam.

Una de las características más atractivas de esta película es que recuerda muchísimo al tono y sense of wonder de una producción de Amblin. Y lo cierto es que es un piropo muy importante, ya que en una época actual en la que todas las productoras intentan desesperadamente evocar esa mágica nostalgia ochentera con mejores y peores resultados, a ¡Shazam! le sale sin apenas esforzarse mucho y es que toda la mitología acerca de la magia, el tono de humor, tan liviano y juvenil, y esos pequeños toques de terror más familiar, hacen que estemos más ante una película de fantasía y aventuras que “una de superhéroes más”.

Vaya pechote.

Un detalle que me encantó de esta película y que hacía lustros que no lo veía en este género, son las reacciones de los ciudadanos ante los eventos o accidentes causados por los superhéroes Y es que puede parecer una chorrada pero ayuda mucho a dar una perspectiva cotidiana a las flipadas que se ven en pantalla. La ciudad de Philadelphia se siente viva y eso hace mucho en el tipo de escenas en el que la gente de esa ciudad está en riesgo. Una pequeña característica que recuerdo mucho a las Spiderman de Raimi en ese aspecto.

El máximo acierto de ¡Shazam! es su reparto. TODOS están fantásticos y cada uno aporta su granito de arena de manera que como reparto coral al final acabas queriéndolos a todos y cada uno de los integrantes de esta familia de acogida. Zachary Levi es la estrella de la película. Toda esa energía y asombro sincero que su interpretación transmite es una verdadera delicia de observar y convierte a Billy Batson en el héroe más carismáticos y cercano del DCEU. Jack Dylan Grazer ya nos sorprendió en It pero es que aquí vuelve a demostrar que tiene mucho talento, bordando a Freddie, un fanboy obsesionado con los superhéroes y su mitología. Grazer tiene una gran presencia en pantalla y transmite una química realmente palpable con Levi y verlos en pantalla te hará sonreír todas las veces que comparten escena. Mark Strong como el villano Dr. Silvana también hace un gran trabajo interpretando con mucha malicia y presencia chunga a un villano que, aunque no es de lo mejor del género, al menos le dan un motivo sólido y suficientemente tiempo en pantalla como para que sea un digno rival a la altura de nuestro héroe. La BSO tan, tan John Williams, aunque la firma Benjamin Wallfish, acaba de redondear el tono Amblin que mencionaba antes.

Díselo a mi mano.

Aún así, ¡Shazam! tiene algún que otro problemilla como que, salvo una tronchante escena de acción en un supermercado, la acción no destaca absolutamente nada visualmente. Aunque su diseño de producción es bastante resultón no dice mucho a nivel visual y también su CGI es verdaderamente irregular. Aún así, todo el buen rollo, humor y cercanía que transmite está película hace que estas pequeñas quejas no cobren mucha importancia porque, al fin y al cabo, en los elementos que más importante en este tipo de producciones, es decir, guión, tono y personajes, es un auténtico éxito.

¡Shazam! es una puñetera delicia. Una sincera y ligera película de superhéroes que transmite el sello de las producciones de Amblin por todos lados. No tendrá una acción muy destacable y el CGI a veces chirría bastante pero al final del día te gana por su simpleza, pequeña escala y gran corazón. Es divertida, emotiva, con personajes a los que realmente coges cariño (lo que, exceptuando a Wonder Woman era el verdadero Talón de Aquiles del DCEU) y con una energía sincera y juvenil que es imposible que no deje huella en el corazón del espectador.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.