SHAZAM: EL PODER DE LA ESPERANZA, de Paul Dini y Alex Ross

 


Título Original:
Shazam: The Power of Hope OGN
Sello: DC Comics
Guionistas: Paul Dini y Alex Ross
Artista: Alex Ross
Publicación USA: Diciembre 2000
Publicación España: Abril 2017 (ECC)
Valoración: Quitarse los miedos, sacarlos afuera, pintarse la cara color de esperanza

 


A finales de los años 90 y principios de los 2000, Paul Dini y Alex Ross publicaron varias novelas gráficas protagonizadas por los héroes de DC y que poco después se recopilaría en Estados Unidos en un álbum titulado The World’s Greatest Super-Heroes.

A lo largo de los años, esta pareja artística creó varios cómics, algunos de ellos con temática social, en los que veremos a Superman luchando contra el hambre en el mundo, a Batman en su guerra contra el crimen ayudando a un joven huérfano a que no tome el camino de la delincuencia, a Wonder Woman buscando la paz en el Tercer Mundo y dos historias de la JLA.

Pero hoy no hablaremos de ninguno de estos, sino que comentaremos el protagonizado por el Capitán Marvel. Posiblemente es el más emotivo de ellos, sobre todo teniendo en cuenta la trágica pandemia que nos está tocando vivir este año. Es por eso que hoy hablaremos de…

SHAZAM: EL PODER DE LA ESPERANZA
de Paul Dini y Alex Ross

Para muchas personas, los tebeos son un medio más de entretenimiento. Pero hay momentos en los que las obras han sido más que un mero pasatiempo para evadirnos de la realidad. En ocasiones han servido para dar esperanza. El propio nacimiento de muchos superhéroes en los años 40 es un claro indicativo de ello. Una sociedad americana que enviaba a sus hombres al viejo continente a pelear en una de las peores guerras de la humanidad necesitaba algo a lo que agarrarse para tener fe y motivar a la juventud.

Actualmente, el mundo se ve envuelto en otra guerra mundial. Pero en este caso no son naciones que pelean entre sí. Esta vez, como siempre ha ocurrido desde que el ser humano existió, combatimos contra las enfermedades. Ahora no dejamos de oír las miles de víctimas que se ha cobrado el coronavirus, pero por desgracia no es lo único que hay. El cáncer, los ictus, los infartos, el VIH, trastornos psicológicos, la tuberculosis, el cólera, la gripe, el alzheimer… Son solo algunos de los ejemplos más comunes entre las miles de afecciones y pestes que hay. Es por eso que los ingresados necesitan esperanza, algo a lo que aferrarse para combatir o al menos poder disfrutar durante sus últimos momentos de vida.

Este señor vale para todo. Lo mismo te plancha, que te cose, te canta una saeta…

En Shazam: El Poder de la Esperanza, veremos como el joven Billy Batson recibe un saco lleno de cartas de oyentes de su programa de radio para que se les haga llegar al Capitán Marvel, quien realmente es su alter ego. Una de ellas incluye dibujos de niños internados en un hospital infantil. Es por ello que nuestro héroe decide ir a visitarles y pasar varios días junto a ellos y ayudándoles de diversas formas: empatizando con ellos, llevándolos de aventuras, ayudando en problemas familiares o, simplemente, sujetar una mano para que una niña dé su último aliento con una sonrisa en la cara.

Billy Batson con solo gritar «¡Shazam!» consigue la sabiduría de Salomón, la fuerza de Hércules, la resistencia de Atlas, el poder de Zeus, el valor de Aquiles y la velocidad de Mercurio; pero hay algo que nunca obtendrá: la capacidad de curar a las personas. Sin embargo, en este relato descubre que tiene un poder que todos podemos atesorar en nuestro interior: dar esperanza. No tendremos jamás habilidades sobrehumanas y, para ciertas cosas como la enfermedad y la muerte, tampoco nos servirían de nada. Aún así, podemos ser un apoyo para toda la gente que nos rodea, una inspiración para luchar, continuar adelante y reparar el dolor de su interior.

La cara más humana del avatar de los dioses.

Paul Dini y Alex Ross consiguen crear una historia realmente dura, pero muy emotiva y con cierto optimismo. Sin ignorar algunos elementos del género superheroico añadiendo momentos de acción en determinados momentos, se trata más bien de una obra con una clara temática social tratando un tema en ocasiones tan tabú como la oncología, invidencia u otros trastornos en la salud de los infantes. Pero en vez de ir a la lágrima fácil y al sentimentalismo barato, nos deja un mensaje optimista e inspirador; uno que nos impulse a ser más altruistas, a no centrarnos solo en nuestros problemas sabiendo que hay gente que lo está pasando mucho peor que nosotros y, pese a ello, lo combaten con alegría, dejando espacio a la esperanza y el optimismo. Porque la felicidad no es la ausencia de problemas. La verdadera felicidad es disfrutar de las pequeñas cosas pese a las adversidades que nos ocurran en la vida.

Tendremos al propio Shazam como narrador, contándonos sus pensamientos y sentimientos en cada momento. Esto ayuda también a profundizar en la psicología del personaje y humanizarlo más aún. En algunos momentos se nota muy claramente que pese a la portentosa envergadura del héroe, simplemente es un chico de unos 14 años con un asombroso poder. Y en vez de pensar que su edad puede llegar a ser una lacra para ser un superhéroe, la utiliza para conseguir comprender mejor a los niños y ayudarles al comprender los problemas por los que pasan. Además, uno de los aspectos más atrayentes a primera vista de este cómic es el fabuloso apartado gráfico de Alex Ross. Este artista hiperrealista consigue plasmar unas páginas que mezclan el estilo pictórico con el fotográfico asombroso. Esas figuras dan la continua sensación de que son personas reales, que sienten y padecen. Es fácil olvidarse de que son solo dibujos y pensar que se tratan de documentos gráficos que podríamos encontrar en un reportaje periodístico.

A veces ni todos los poderes del mundo son suficientes…

Todos los álbumes que han hecho Paul Dini y Alex Ross son impresionantes, tanto a nivel narrativo y de trasfondo como gráfico. En los protagonizados por un héroe de forma individual veremos cómo no pueden arreglar los grandes problemas que azotan a la sociedad, pero sí notaremos cómo cada uno de ellos puede poner su granito de arena para mejorar un poco el mundo. Y para eso no hace falta que tengamos poderes o usemos una capa.

Shazam: El Poder de la Esperanza es una auténtica obra maestra que va más allá de ser un mero entretenimiento. Es un tebeo con una temática social muy marcada y que desprende humanidad en todas sus páginas. Nos enseña que todos podemos ser héroes y mostrar un poco más de altruismo y empatía. No sabemos el bien que a veces nuestra simple presencia puede generar en otras personas.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.