SCALPED, Vol. 5, de Jason Aaron y VVAA

 


Título original
:
Scalped: Book Five Deluxe HC

Sello: Vertigo Comics
Guionista: Jason Aaron
ArtistasR.M.Guéra, Jill Thompson, Jordi Bernet, et al.
ColoristaGiulia Brusco
Contenido: Scalped #50-60 (Ago. 2011 – Oct. 2012)
Publicación. USA: Agosto 2016

Public. España: Mayo 2017 (ECC Ediciones)
Valoración: 10/10

 


Cuando empecé a leer Scalped con el compromiso de reseñarla para la Zona era mi primera vez, pero ya iba sobre aviso. Todo el mundo me decía lo bueno que era este cómic y que me iba a encantar. Pero nadie me dijo que me fuera a gustar tanto, nadie me avisó que iba a ser un viaje tan alucinante, tan cargado de buenos momentos, repleto de personajes tan bien construidos y con varias escenas y relatos que pasarían a formar parte de mi, ya de por sí, repleta colección de momentos inolvidables. Nadie me advirtió de que una vez me adentrara en la reserva de Praire Rose ya me sería imposible salir. Seguramente nadie me lo dijo porque ellos seguían atrapados ahí…

SCALPED, Vol. 5
de Jason Aaron y VV.AA

Pues aquí, esperando a los que no les haya gustado Scalped.

Por méritos propios, de los que ya he ido hablando durante todo este seguimiento y de los que aún tengo mucho que decir, Scalped ha pasado a formar parte de mi grupo de series para el recuerdo. El final de la obra ha venido a confirmar todos los buenos presagios que había ido teniendo a lo largo de su lectura, redondeándolo todo con un final que en muchos aspectos es un principio, tanto para los personajes (los que sobreviven, al menos) como para la misma reserva donde acontece la acción. Después de todo, Praire Rose es un personaje más de este drama, thriller, western, o como queráis llamarlo, amén de ser el lugar donde transcurre la historia (tanto la principal como los múltiples flashbacks).

Ya he dicho en más de una ocasión que la obra es un cómic con un protagonismo coral y que a menudo dedica episodios enteros a personajes que no son los principales, pero siempre con tal dedicación que demuestran un trabajo sublime en cuanto a caracterización. Todos estos personajes van a tener su momento, algunos de los cuales son tan buenos que no me resisto a no destacarlos aquí. Por un lado está la manía del agente Nitz en poner motes a sus subordinados, con el agravante de que incluso los olvida y se lo pregunta a ellos directamente (no se puede ser más déspota y me encanta). Otro de los secundarios que protagoniza un momentazo es Shuna, el guardaespaldas de Cuervo Rojo, quien por fin tiene el esperado combate cuerpo a cuerpo con Dash. Una pelea brutal en todos los sentidos que después de quince páginas de violencia desatada acaba con un cliffhanger grandioso.

Próximamente, Call of Duty: Scalped.

He mencionado anteriormente que habrá quien no sobreviva a este último tomo y no debería extrañar a nadie, después de todo la vida en Praire Rose es demasiado dura, salvaje, violenta, irracional y despiadada. Tanto que muchos han sido los que se han ido quedando por el camino. La muerte siempre ha estado presente en la obra, impregnando todo el viaje con una sensación de que todo podía pasar, que nadie era invulnerable, ni siquiera los más inocentes o los más malvados. Pero hay muchas formas de morir y en Scalped la muerte siempre va de la mano de la violencia, un elemento fundamental de este cómic sin el que no tendría la misma contundencia para con el lector. Estamos ante una obra donde hay muchos golpes, palizas, navajazos, desmembramientos, disparos en la cabeza, torturas y demás salvajadas que además, a diferencia de otros casos como Predicador, que a menudo se mostraba con una vis cómica, se muestra con toda la crudeza posible aunque (casi) nunca se llegue al gore o mal gusto por parte de los autores.

Pero la importancia de la violencia en este cómic viene dada por ser un elemento más del modus vivendi de la reserva, un lugar donde la vida solo vale el precio que estés dispuesto a pagar. Un lugar que no entiende de débiles, de timoratos o de precavidos. Un lugar que nació de la sangre de millones de nativos cuyos hijos y nietos se han criado en la ley del más fuerte desde que nacieron. Si estás dispuesto a luchar por lo que es tuyo, por tu identidad y por tu herencia, Praire Rose te pondrá a prueba hasta tus límites, pero sabrá recompensarte. Si decides abandonarte a tu suerte y abrazar el progreso, ten por seguro que también recibirás tu recompensa, ya sea en forma de sexo, alcohol, violencia y demás asuntos turbios. Siendo así, no se entiende que la violencia no sea uno de los pilares de esta pequeña reserva como lo es, al fin y al cabo, en la sociedad tal y como la conocemos.

En Praire Rose te hacen la raya a un lado a lo salvaje.

Aunque la obra toca a su fin, vamos a seguir encontrando capítulos centrados en personajes que habían ido pasando por la serie, pero que para nada eran los principales y nada nos podía llevar a pensar que captarían de tal modo nuestro interés. De nuevo Jason Aaron maneja con tal maestría los hilos de la historia, ya que el interés por la misma no decae en ningún momento pese a la mezcla de tramas y el desfile de personajes, más aún después de que haya varios finales hasta llegar al definitivo, el cual por cierto me ha encantado, pero volveremos sobre eso en unas líneas. Cuando uno piensa que Scalped supuso la opera prima de Aaron cuesta imaginarse un debut mejor en el mundo de los cómics, aunque quizás esta sea su losa, pues dejó tan alto el nivel que hace sombra a cualquier trabajo posterior. Quizás Paletos Cabrones sea la que más se le acerca, pero es demasiado pronto para juzgarlo y en cualquier caso, esa es otra historia…

La otra parte autora del título, con permiso de las magníficas portadas de Jock y el conjunto de dibujantes que se encargan del arte de diferentes episodios (demasiado para mi gusto), es R. M. Guéra. El autor afincado en Barcelona, (lo sé, ahora necesito conocerlo para darle las gracias por todo) me despertó algunas dudas al principio, especialmente por su narrativa que me parecía algo confusa en momentos puntuales. Pero con el paso de los números Guéra se ha convertido en el mejor dibujante posible para esta obra, con un estilo sucio y recargado, pero también con un uso excepcional de las sombras y una capacidad innata para dotar de expresividad a cualquier personaje en cualquier situación. El aspecto visual de los personajes está tan bien cuidado como cualquier otro aspecto de la historia y aquí todo el mérito es del serbio. No podía dejar de destacar el color de Giulia Brusco quien hace un trabajo excepcional con el uso de diferentes tonalidades para enfatizar la sensación de angustia que exhala el cómic por todos sus poros, con mención especial en los colores áridos para la reserva y el uso del azul oscuro para las múltiples escenas nocturnas. Estas, de hecho, por momentos me recordaban a las de Mad Max: Fury Road y con eso creo que lo he dicho todo.

¿Pero para qué chillas si no puede llevar las orejas más vendadas?

Todo esto está muy bien, pero esto se acabó y los finales son siempre complicados, motivos en ocasiones de que una obra no nos acabe de llenar. A menudo los autores no saben como acabar una historia de la que habíamos disfrutado durante todo el viaje, por lo que el regusto amargo del final puede empeñar todo el trabajo. No es este el caso, ya que Scalped termina de manera pausada, pese a venir de un clímax frenético, reposando todo lo anterior y dedicando tiempo y atención a cada aspecto de la historia. Las piezas se irán colocando en su posición final, alejadísimas todas de su punto de partida, para que podamos despedirnos de estos personajes como se merecen. Si hablamos del final como el cierre de todas las tramas que nos acompañan desde el principio de la historia, es un final excelente.

Si hablamos del final como las últimas páginas de la serie, es perfecto.

Se puede decir más claro, pero no más alto.

A menudo nos cuesta recordar por qué nos gustan tanto los cómics. Nos cuesta saber cuál es el motivo que nos lleva a pasar horas (que serán ya días, meses o años) delante de unas páginas repletas de dibujos y no digamos ya explicar a un neófito de dónde viene este hábito, a menudo tan desagradecido. Entonces, de repente, un día descubres un cómic que te impacta como un puñetazo directo al rostro, que te deja sin respiración mientras lo lees, que vas digiriendo poco a poco hasta mucho después de haberlo acabado, que te transmite emociones de todo tipo y que, en definitiva, te crea recuerdos que te acompañarán durante mucho tiempo, seguramente para siempre.

La próxima vez que me pregunte porqué sigo leyendo cómics pensaré en Scalped y lo sabré…

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Juan miguel dice:

    Muy buena obra y excelentes reseñas, me hubiera gustado un final feliz, peronla contundencia de la historia y la realidad no lo permiten.

  2. Muchas gracias por la parte que me toca pero lo realmente excelente es el cómic. Respecto al final y sin entrar en detalles por aquello de los spoilers, a mi me ha encantado por ser fiel al espíritu de la obra y, te diría más, demasiado bien acaba. ¡Podría haber sido mucho peor!
    Gracias por comentar!

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.