SCALPED, Vol. 4, de Jason Aaron y VVAA

 

 

Título original: Scalped: Book Four Deluxe HC
Sello: Vertigo Comics
Guionista: Jason Aaron
ArtistaR.M.Guera, Davide Furnò, Danijel Žeželj y Jason Latour
ColoristaGiulia Brusco
Contenido: Scalped #35-49 (Abr. 2010 – Feb.2009)
Publicación. USA: Mayo 2016

Public. España: Febrero 2017 (ECC Ediciones)
Valoración: 9/10

 


Leer este tebeo es toda una aventura en la que nunca sabes que te vas a encontrar: Puede ser una historia íntima, unos personajes perfectamente construidos, unas escenas tan duras que te dejan mal cuerpo durante un rato, unos diálogos punzantes con frases que se graban a fuego, momentos chamánicos y demás rituales, un tiroteo a bocajarro o una fábula sobre el amor.

Lo único seguro es que este cómic te absorberá hasta el último segundo que pases leyéndolo para acabar maldiciéndote por no haberlo leído antes…

SCALPED, Vol. 4
de Jason Aaron y VV.AA

Los servicios de recogida de basura de Prairie Rose deja bastante que desear.

A estas alturas de la obra hablar de su argumento se vuelve insustancial. No es que no haya un interés brutal por saber que va a pasar con el embarazo de Carol, la adición de Dash o la lucha de Cuervo Rojo por mantener el orden en su territorio, sencillamente hemos llegado a un punto que lo mejor es dejarse llevar por la historia y dedicarse a disfrutar. De todos modos jugar a adivinar que va a suceder es inútil pues, si algo ha demostrado Jason Aaron, es que es un especialista en jugar al despiste con el lector. Todas las tramas que nos acompañan desde el primer número siguen abiertas pero son los personajes quienes se han hecho con el control  de la obra y, una vez más, serán los secundarios los que nos regalen los mejores momentos.

Todos los personajes que se pasean por Prairie Rose tienen una historia detrás que merece ser contada, tanto es así que algunas de estas historias por sí solas ya son motivos suficiente para seguir esta serie. Lo mejor de todo es que no pueden ser más diferentes entre ellas pero, a la vez, cada historia sirve para un propósito y todas acabarán por repercutir en lo que sucede en la reserva. No en vano muchos de los episodios auto conclusivos se centran en personajes ya conocidos por el lector, como el caso del agente Nitz (quizás el más flojo de todos), el Sheriff Karnow y, especialmente, Shunka el guardaespaldas de Cuervo Rojo que disfruta de un capítulo doble cargado de sorpresas de todo tipo.

Empiezas por no encontrar las drogas…

Pero entre todas estas historias me quedo, sin duda, con la que abre este cuarto tomo, donde conoceremos a Hazel y Manse una pareja de ancianos que lleva una vida humilde, casi ermitaña, que nunca ha dejado de sufrir pero que siempre lo han hecho juntos y por eso han podido superarlo todo. Una oda al amor que uno no espera encontrarse en medio de un cómic como éste y que acaba por convertirse en una de esas joyas que llegan a nuestros corazones. Como decía antes todas las historias satélites tienen repercusión en la principal y, de este modo, veremos cómo Aaron usa el mismo recurso narrativo de la pareja de ancianos enamorados en el reencuentro de Dash y Carol, mostrando así las diferencias entre unos y otros.

Una vez que ha quedado claro que lo importante son los personajes, y ahora que conocemos sus historias, es momento de ver cómo se relacionan entre ellos. Aquí la obra toca en profundidad las relaciones entre padres e hijos, con el embarazo de Carol como punto de partida, para ver diferentes maneras de reaccionar ante la paternidad en la reserva durante varias generaciones. No es difícil imaginar que siendo como es ésta, una obra muy dura, las relaciones paterno filiales que se nos presentan no van a ser precisamente idílicas. El título de este arco “No deseado” ya da una idea de por dónde van a ir los tiros aunque, como siempre, habrá más de una sorpresa que dará un vuelco a la historia para llevarla un paso más allá. No en vano, estamos en la recta final de la serie y está todo por resolver. Y nuevamente estas tramas que se van tejiendo entre los implicados acabarán salpicando la historia principal de tal modo que la hará avanzar por caminos inesperados.

… y acabas desnudo con un señor mayor.

Por todo esto y otros temas que prefiero dejar en el tintero, estamos ante el tomo más intimista de la colección, con una carga emocional superior a lo esperado en un cómic catalogado como de género negro y destacando por encima del resto de elementos característicos de la serie.  Aunque no por eso dejaremos de encontrar acción a raudales, una violencia desatada que nos regala momentos salvajes, sexo, drogas y ritos chamánicos con un alto contenido espiritual, otro de los elementos que más destacan en este tomo.

De nuevo en el apartado gráfico hay un baile de dibujantes, aunque, por suerte, repartidos por los diferentes episodios, de tal modo que Guera, que sería el dibujante principal de la serie, se encarga de los arcos argumentales continuistas, dejando los capítulos independientes al resto de dibujantes. Danijel Zezelj dibuja el episodio de Hazel y Manse, con un trazo grueso cargado de rayas, especialmente en los rostros,  que contrasta con la fluidez de su narrativa. Un dibujo peculiar pero que encaja a la perfección con la historia que explica. Un primerizo Jason Latour deja retazos de su talento pero sus lápices aun se muestran algo agarrotados y por ahí su dibujo pierde bastante fuerza. Por último, Davide Furno, quien ya se había encargado de algún capítulo anterior, sigue con su particular estilo de figuras grandes y excesivamente rígidas, pero mantiene un nivel más que correcto pese a parecerme el más flojo.

Cuervo Rojo, nominado a Padre del Año.

R.M. Guera en cambio, ha disipado todas las dudas que pudiera despertar en los primeros números y se ha acabado por alzar como el complemento perfecto para los guiones de Aaron. El artista serbio conjuga perfectamente su trazo sucio con el uso de las sombras y claroscuros para crear una atmósfera angustiante que acaba por ser un ingrediente más de este drama. Otro de los puntos fuertes de Guera son las expresiones.  Sus personajes transmiten todas las sensaciones que van experimentando, incluso aquellos cuya actitud es más relajada, permaneciendo impasibles mientras el caos se desata a su alrededor. Todo el dolor, toda la angustia, la rabia, el odio, la pena y también el amor traspasan las viñetas gracias a los lápices del artista.

A falta de un último tomo para que concluya, Scalped ya no es sólo la lectura que espero con más ganas (eso de que se publique bimensualmente lo llevo fatal), sino uno de mis cómics favoritos de los últimos tiempos y una recomendación para todo aquel despistado que, como me pasaba a mi hace unos meses, no se haya acercado todavía a la reserva de Prairie Rose.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe