SCALPED, Vol. 2, de Jason Aaron y VV.AA


 

Título original:
Scalped: Book Two Deluxe HC 
Sello: Vertigo (DC Comics)
Guionista: Jason Aaron
Artistas: R.M. Guéra, Davide Furno, John Paul Leon
Colorista: Giulia Brusco
Contenido: Scalped #12-24 (Abr. 2008-Feb.2009)
Publicación USA: Septiembre 2015 (Reedición)
Pub. España: Agosto 2016 (ECC Ediciones)
Valoración: 9/10

 

 

 Gina Caballo Terco ha muerto brutalmente asesinada y nada parece importarle menos a su hijo, Dash, cuya implicación en su misión de agente infiltrado lo está llevando al límite de sus capacidades, tanto físicas como mentales. Pero Caballo Terco no va a ser el único con problemas en Prairie Rose como va a comprobar Cuervo Rojo cuando vea como peligra su dominio sobre su preciado territorio.

Y habrá más muertes, más drama, más sexo, más personajes de lujo y más salvajadas, después de todo estamos hablando de una obra maestra del cómic…

SCALPED, Vol. 2
de Jason Aaron y VV.AA.

Un día más en la oficina para Dash “Caballo Terco”

En el anterior volumen de Scalped veíamos como Dino Oso Pobre, un chico de la reserva, encontraba el cadáver de Gina Caballo Terco, cabellera arrancada incluida. Ha llegado el momento de ver las consecuencias de dicho crimen. Para su hijo, Dash, sólo será el inicio de un descenso a los infiernos por mucha indiferencia que muestre al enterarse de la noticia. La cordura del agente del FBI está muy cerca del límite y los últimos sucesos a los que va a tener que hacer frente no harán más que empujarlo mucho más allá. Mientras busca cobijo en los brazos de Carol, su relación dará un giro que no hace sino empeorar la situación. Esta es una de las máximas del cómic (algo que me recuerda mucho a Breaking Bad) si algo puede ir mal, ten por seguro que irá a peor.

Por otro lado está Cuervo Rojo, el más afectado por el crimen y que pondrá todos sus recursos para encontrar al culpable. Gracias a los numerosos flashbacks (siempre sublimes) profundizaremos en el pasado de Gina y Cuervo para saber más de su relación como amigos, compañeros de protestas y amantes. En este sentido, el arco de Cuervo obtiene una importancia igual o superior al de Dash, resaltando así el protagonismo coral de la obra lo que la dota de un interés mayor. Todo lo que sucede en Prairie Rose es importante y van a suceder muchas cosas.

Los problemas crecen para Cuervo Rojo.

Hablando de personajes, en este volumen vamos a conocer a unos cuantos nuevos que van a darle un extra a la serie, como hacen siempre los buenos secundarios. Los más importantes (y unos de mis preferidos ya) son el Sr. Brass y sus dos guardaespaldas que vienen de parte de los Hmongs para ver como se están haciendo las cosas en su territorio. El Sr.Brass siempre lleva un maletín con herramientas y es un hombre que sólo pregunta una vez, un tipo al que no quieres cabrear, y os aseguro que está muy cabreado.  Mucho más liviano, pero también interesante  es el Sheriff Karnow, un paleto amante de las pelis de John Wayne (no tanto como Jesse Custer, claro) al que le gusta de dárselas de importante en su jurisdicción.

Tampoco hay que perder de vista todo lo que vaya a suceder con Diesel (el blanco que quiere ser indio) que resultó ser otro agente encubierto del FBI y que va a cobrar mucho protagonismo en la historia. El jefe de Diesel y Dash, el agente Nitz (de quien también iremos conociendo detalles de su pasado) es otro de los personajes cuyo desarrollo va a situarlo en ese gris tan oscuro en el que se mueven tanto los supuestos buenos como los supuestos malos. Otro agente de la ley, este algo más legal, es Franklin Falls Down a quien conocimos fugazmente en el primer tomo y que aquí va a tener todo un número centrado en su vuelta al tajo igual que sucede con Dino, el chico que encontró el cuerpo de Gina y que ejemplifica a la perfección como es la vida en Prairie Rose.

El Sr.Brass tiene una pregunta para ti.

Al frente de tanto personaje y tantas tramas abiertas está Jason Aaron que domina el ritmo de la narración con un pulso firme que se mueve entre la acción, el drama y el thriller policíaco, todo salpicado con las mejores tradiciones de la comunidad india (no me refiero sólo a arrancar cabelleras, que también, sino a espíritus, creencias  y canciones). Una historia tan compleja y con tantos referentes podría tambalearse en manos de otro autor, pero Aaron no hace sino subir el listón poniendo cada vez más carne en el asador.  Y hay mucha carne.

A los lápices R.M. Guéra sigue con su estilo sucio pero preciso, con maestría en el uso de las sombras y un excelente gusto a la hora de componer escenas con diferentes planos y muchas veces con apenas uso del texto. Sus sustitutos cumplen a diferentes niveles: mientras Lenon se adapta mejor al estilo de Guéra, el trabajo de Davide Furno rompe con la hegemonía de la obra. Furno cumple muy bien y tiene grandes aciertos en la narrativa pero su trazo es demasiado ancho y sus figuras acaban siendo muy grandes.

Mención especial para las portadas de la serie, destacando por encima de todas las de Jock, un genio  que hace una joya de cada una de ellas, siendo difícil decir cual me gusta más.

Caballo Terco muy cerca del límite (sí, va a peor).

Estamos pues ante un cómic excelente en todos los sentidos, con una historia que atrapa desde la primera página, unos personajes, todos ellos, perfectamente construidos y desarrollados,  y con unos autores en estado de gracia que no hacen sino superarse a cada número que pasa.

El final de este volumen es un ejemplo brutal de lo buena que es la serie, y deja a la mayoría de personajes (los que siguen vivos, claro) en situaciones extremas y con todo en contra. Todo lo contrario que el lector, que se queda con unas ganas enormes de seguir devorando este cómic. Lo único malo de Scalped es tener que esperar dos meses para que salga el siguiente tomo.

Scalped, un cómic que lo tiene todo, incluso un bonito homenaje a Uno de los Nuestros.

Si, al menos, ECC endulzara la espera publicando El Escuadrón Suicida de John  Ostrander. Pero eso amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe