SCALPED, Vol. 1, de Jason Aaron y R.M. Guéra



Título original
:

Scalped: Book One Deluxe HC 
Sello: Vertigo (DC Comics)
Guionista: Jason Aaron
Artista: R. M. Guéra
Coloristas: Lee Loughridge y Giulia Brusco
Contenido: Scalped #1-11 (Mar. 2007 – Ene. 2008)
Publicación USA: Febrero 2015 (Reedición)
Pub. España: Mayo 2016 (ECC Ediciones)
Valoración: 9/10

 

 

Ya conocéis mi gusto por los cómics que se alejan del mainstream y que se dedican a explorar otros géneros. Cómics que demuestran que el medio tiene infinitas posibilidades y que aún puede regalarnos obras notables. El nuevo seguimiento de un cómic que, hasta ahora y personalmente, desconocía, después de Los Invisibles y Transmetropolitan, se trata de un thriller con gotas de western que me ha atrapado desde la primera página y que, en apenas once números, me ha dejado con ganas de más, de mucho más.

SCALPED, Vol. 1
de Jason Aaron y R.M. Guéra

Después de quince años ausente, Dashiell “Caballo Terco” vuelve a Prairie Rose, la reserva india donde se crió. Sin nada que perder pasa a trabajar como miembro de la policía tribal, controlada por el otrora activista por los derechos indios y ahora mafioso local, Cuervo Rojo, mientras intenta resolver todos los conflictos que le supone enfrentarse a su pasado.

Scalped arranca de manera brutal con una presentación frenética de personajes, tramas y ambientación. Ya en el primer número te mete de lleno en la historia y los protagonistas principales guardándose una sorpresa final, que no desvelaré por si tu caso es similar al mío y desconoces por completo esta obra, que no hace más que sumarle un interés extra a todo lo visto en, repito, tan sólo un número. A partir de aquí asistiremos a un festival de acción, con escenas muy burras y con un protagonista totalmente pasado de vueltas que no duda en usar métodos expeditivos para lograr sus objetivos. Nos encontramos ante un thriller de acción con una buena trama policíaca que avanza como un tiro y emana salvajismo por los cuatro costados.

Caballo Terco primero golpea y luego ya, si eso, te lee los derechos.

Cuando más enganchado estás con la trama de Caballo Terco y su misión, justo cuando ocurre un cliffhanger que pondrá todo del revés, el cómic da un giro de 180 grados y se centra en otros aspectos igual de importantes (o más) y que van a dejarte con la boca abierta, tanto por su contenido como por su ejecución.

Todo el segundo arco (que pertenece al segundo TPB de la serie original) está formado por episodios unitarios, centrados en diferentes personajes, que se irán entremezclando entre sí formando un mosaico que el lector deberá completar uniendo todas las piezas. Resulta un excelente trabajo de narrativa pues, a la vez que desgranamos aspectos del pasado que repercuten en el presente, podremos conocer las motivaciones y los secretos de muchos de los personajes que forman parte, de un modo u otro, de esta historia.

Volver al hogar nunca fue fácil, por eso los Nunchakus.

El guión de Jason Aaron es excelente, repleto de giros, tanto en la historia como en la narrativa, con un uso muy interesante de los flashbacks y con una gran caracterización de personajes. Es una historia salvaje en la que veremos multitud de escenas violentas, otras de contenido sexual y algunas muy duras, aprovechando al máximo la libertad del sello Vertigo. El dibujo se adapta como un guante a la historia, presumiendo de un trazo sucio, oscuro, bruto (quizás con algún momento confuso) pero que sabe también ser dinámico en los momentos de acción. Guera sabe lucirse cuando la historia se lo permite, con composiciones de página brutales como en las escenas de visiones que tiene uno de los personajes. Mención especial para el color, que usa diferentes tonos para diferenciar las escenas que contienen flashbacks de las actuales y que aporta una capa extra para conseguir ese acabado sucio, árido y seco, que decía anteriormente. Todos estos elementos destacan por separado, pero juntos forman un cómic que ya se ha convertido en un imprescindible para mí y que por ello no puedo dejar de recomendar.

Porque siempre hay que recomendar el trabajo de un guionista que consigue presentar y desarrollar a todos los personajes con una tridimensionalidad tan real que es imposible no identificarse con sus miedos, sus acciones y sus motivaciones. Lo mejor es que esta aproximación al detalle no se limita a aquellos personajes importantes, sino que, como buen reparto coral, las mejores historias serán las de los secundarios, las de aquellos que apenas habíamos visto en un par de escenas, a los que casi no habíamos prestado atención y que, después de conocerlos en profundidad, ya no volveremos a ver igual.

Los personajes esconden todo tipo de secretos (y otras cosas).

El otro foco de atención recae en el lugar donde transcurre la serie: la reserva india de Prairie Rose, que acaba siendo un personaje más en cuanto a importancia que tiene en la historia. Un lugar donde se respira pesimismo, en el que la vida no tiene mucho valor y todo el mundo esconde secretos, mentiras y miedos que acaban por asfixiar a aquellos insensatos que se encuentran ahí atrapados. Un lugar forjado con la sangre derramada de los nativos, cuyos hijos y nietos se dividen entre los que siguen con la lucha por sus derechos y aquellos que abrazan el (supuesto) progreso que trae consigo el hombre blanco. Estamos ante un cómic lleno de grises, sin buenos ni malos, por lo que el debate que plantea no tiene una solución que pueda contentar a todos, más allá de que el problema sigue existiendo sea cual sea el bando que se escoja.

En este momento ya podemos decir que Scalped, palabra que se refiere a esa bonita costumbre india de arrancar el cuello cabelludo, te engancha con su arranque brutal repleto de acción y con un ambiente muy badass, para luego acabar de atraparte con un desarrollo muy detallado de sus personajes y su atmósfera asfixiante y sórdida.

Cuidado con lo que deseas, puede volverse realidad…

En definitiva, nos hallamos ante un cómic muy recomendable tanto por su forma (guión, dibujo, color) como por su fondo (historia, personajes, mensajes) y del que no puedo esperar a leer el segundo tomo, no sólo por lo bueno que es, sino porque quiero saber quién ha matado… Bueno, amigos, esa es otra historia.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. igverni dice:

    Enhorabuena por la reseña, Carlos!

    Scalped para mi es el mejor comic del siglo XXI , seguido a muy muy poca distancia por Locke & Key.

    Y si este 1er tomo te gustó, vas a flipar con lo que te espera!! Cada arco mejora el anterior construyendo y aportando mas matices y giros a los personajes, con un increscendo brutal!!

    Scalped = Imprescindible

    • Si me faltaba algo para motivarme más con Scalped es que me lo pusieras (casi) al nivel de Locke&Key!!!! La verdad es que he disfrutado con la lectura de este tomo como hacia tiempo que no lo hacia y eso que mucha gente me había dicho que era muy buena y eso siempre hace que la cojas con un poco de recelo de “no será para tanto”.
      Gracias por comentar, me alegro que te haya gustado la reseña

      • igverni dice:

        Gracias a ti por responderme!

        No al nivel de Locke & Key, ¡incluso mejor!! Aunque yo siempre he sido más de noir que de fantasía, y las dos series son sobresalientes…

        Un saludo y seguid así!!

Deja un comentario, zhéroe