SAVAGE, de B. Clay Moore, Clayton Henry y Lewis LaRosa

 

 

Título original:
Savage TPB

Sello: Valiant Entertainment
Guionista: B. Clay Moore
ArtistasClayton Henry y Lewis LaRosa
ColoristaBrian Reber
Contenido: Savage #1-4 (Nov. 2016 – Feb. 2017)
Publicación. USA: Abril 2017

Public. España: Posiblemente (Medusa)
Valoración: ¡Valiant mola! (Parte III) /10

 


Valiant no descansa y mucho menos desde que Medusa Comics dio a conocer su ambicioso plan editorial con un amplio abanico de series en diferentes formatos. Nadie negará, como lectores, que le deseamos la mejor de las suertes para que la editorial norteamericana se afiance y podamos disfrutar del mayor catálogo posible en pocos años. La primera piedra ya está puesta con números uno a un euro y un tomo inicial como punto de partida de todo su universo, The Valiant, reseñada hace escasos días por mi compañero Xades. Ahora es nuestro turno para agradecer ese esfuerzo y acompañar en las ventas ya que no me cansaré de repetir que Valiant como universo divertirá y apasionará a cualquier lector ávido de buenas historias.

Kevin Sauvage es un futbolista profesional y una estrella mediática que viaja a Estados Unidos desde Reino Unido hasta que, misteriosamente, su jet privado, donde viaja junto a su mujer y su hijo, tiene que realizar un aterrizaje de emergencia acabando a orillas de una misteriosa isla aparentemente desierta y fuera del alcance de cualquier atisbo de civilización. Quince años después la isla sigue respirando, ya que nunca estuvo desierta. Esta es la salvaje entrada al universo Valiant de…

SAVAGE
de B. Clay Moore, Clayton Henry y Lewis LaRosa

“No actuaré rápida y silenciosamente como él,
sino lenta y despiadadamente, a mi manera.
Cuando cierre los ojos para siempre,
el infierno que será su destino,
le parecerá el cielo comparado con lo que le habré hecho.”

No puede estar más acertado Marv en Sin City con ese memorable manifiesto vengativo cuando descubre la muerte de la dulce Goldie. Es, indudablemente, el aroma de este cómic que, sin desvincularse de la vertiente convencional del cómic USA, gana enteros no cayendo en tópicos facilones ni en simplezas. Juega con los tiempos e interacciones presentes y pasadas para conformar una buena historia que comienza con un leve aroma y acaba viciando al lector como si fuera un cadáver descompuesto. No es Frank Castle y ni siquiera maneja las armas como John Wick. Tampoco tiene la mala leche de Clint Eastwood en Harry el Sucio y ni por asomo es un Batman vengativo y atormentado, pero hay un poco de todos ellos.

La venganza no está hecha para cualquiera y pocas mentes pueden soportar un dolor tan desgarrador y mantenerse en pie mientras forja desde sus entrañas la fría vendetta. El sentido común solo es un borrón y el corazón no para de ir a mil hasta que quema. Todo lo que conocías se ha ido literalmente a la mierda y cuando todo desaparece dejándote un vago recuerdo de quien eras, sin saber si quieres volver atrás o dejarte llevar ciegamente por lo que acabarás siendo, es cuando más peligroso te vuelves.

¡Maldito low cost!

Es cierto que pese a ser una historia elemental, es en la distribución donde radica su calidad. B. Clay Moore dispone un tortuoso camino hacia la pérdida de humanidad del protagonista sin deshumanizarlo por completo y en ningún momento lo hace de forma lineal. La necesidad de ésta siempre está latente y, ni en las condiciones más viscerales y sangrientas en las que Kevin se ve involucrado, el lector nunca olvida sus motivaciones más personales. No hay salvajada que no esté en cierto modo justificada antes o después con su correspondiente dosis de ternura que hará empatizar con él en todo momento. Una balanza bien equilibrada que evita así que tengamos delante a un berserker sin sentido.

Savage, que parece estar alejada del universo Valiant o al menos de momento no se ven conexiones con ella, peca de no explicar diferentes puntos y situaciones de la historia, dejando una superficialidad que, por suerte, se ve eclipsada y en segundo plano por el cruento camino del protagonista. Aún así no ensombrece en absoluto el resultado final. Aquí Moore decide centrarse en la evolución del mismo, en como la hostilidad de la isla le va marcando a fuego dejando, literalmente, marcas en la piel. Cómo La isla crea su propio monstruo.

Ríete tú de Jurassic Park.

La pareja de dibujantes compuesta por Clayton Henry y Lewis LaRosa se complementa de forma efectiva narrando, cada uno con su propio estilo y adecuándose a las circunstancias, de forma notable. Incluso de sobresaliente si hablamos de LaRosa, un experimentado dibujante y entintador que ha participado en gran cantidad de series de la editorial y que había pasado anteriormente por Marvel. Su estilo entre Lee Bermejo y Alex Ross (aunque muchísimo más cerca del primero que de la grandilocuencia del segundo) representa la crudeza en estado puro de tal manera que podemos sentir el sudor frío mientras leemos. Su recreación del entorno salvaje y de los dinosaurios es simplemente inmensa y la historia lo agradece. Por su parte, Henry y su estilo más al uso de colores más vivaces resulta el contrapunto perfecto para narrar los momentos más pausados de la historia, donde la acción está más contenida y donde verdaderamente avanza la trama.

La combinación de ambos estilos junto a los colores de Brian Reber, que no se queda atrás en cuanto a calidad, acaban introduciendo al lector en unas viñetas bien dispuestas, muy acordes a la velocidad que requiere la historia y donde todo va colocándose en su sitio por sí solo. Cada pieza se disfruta de forma individual y todo acaba siendo intenso y de fácil digestión. Como bien comenta el guionista en las páginas finales de uno de los números en unas anotaciones sobre los bocetos originales: “trabajar con artistas tan dispuestos a colaborar y adaptarse sólo puede traer cosas positivas” y eso es justamente la valoración del conjunto final.

Donde hay huesos, hubo sangre.

Savage es todo un alarde de buen hacer donde comprime, en tan solo cuatro números, un guión sencillo y tan efectivo que deja muy buen sabor de boca, ya que sabe cómo arriesgar lo justo, presentándonos un nuevo personaje con mucho carácter. Cómic que me recuerda que, si se quiere, pueden hacerse buenas historias en muy pocos números sin acabar marcándose un Dead Drop ¿No es así, señor Kot?

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe