Satélite Europa #7: SKY DOLL, Vols. 1-4, de Barbara Canepa y Alessandro Barbucci

¿Y si las muñecas tuvieran vida? ¿Y si los milagros fueran hechos por el hombre y no por Dios? ¿Y si los santos se autoproclamaran a sí mismos? Y si así fuera… ¿hasta dónde llegaría el fervor? ¿Qué seríamos capaces de hacer? Todas estas preguntas y algunas más te asaltarán cuando te adentres en el mundo de…

SKY DOLL, Vols. 1-4
de Barbara Canepa y Alessandro Barbucci


Título original
: Sky-Doll
Vol. 1: ‘La ville Jaune’
Vol. 2: ‘Aqua’
Vol. 3: ‘La ville Blanche’
Vol. 4: ‘Sudra’
Sello: Soleil
Guionista: Barbara Canepa
Dibujante: Alessandro Barbucci, Barbara Canepa
Colorista: Barbara Canepa
Public. Original: Nov. 2000 – Jun. 2016 (Francia)
Public. España: Oct. 2012 (Integral, Vols. 1-3, Norma)
Valoración: 8/10

Hace unas semanas hablaba del dibujo de Alessandro Barbucci, el dibujante del mundo fantástico de Ekhö y de su magnífico arte. Pues bien, fascinada por sus trazos decidí curiosear y, siguiendo su trayectoria, me encontré con el dueto Canepa-Barbucci, quienes me maravillaron con su obra Sky-Doll. En esta ocasión, los autores nos transportan a un mundo futurista, ideado por Barbara Canepa, en el que la pequeña Noa intenará encontrar la respuesta a sus preguntas, junto con Roy y Jahu, en un viaje que la llevará a descubrir varios planetas mientras que hace reflexionar al lector sobre algunas cuestiones de actualidad.

La más evidente es la cuestión religiosa, pues uno de los temas centrales de esta serie es el del culto a la religión. Así pues, existe una figura santa y papal, Ludovica (santa de lo carnal), que es adorada de manera abierta y consentida. Por otro lado, la misma papisa es quien ostenta el poder político, pues es ella quien toma las decisiones de la ciudad, siempre velando por su propio interés, que es el de incrementar el número de fieles. En el lado opuesto encontramos a los seguidores de Agapea (santa de lo espiritual), quienes han perdido a su guía y viven su fe en la clandestinidad, ya que Ludovica no permite la adoración a otra figura que no sea la suya. Fuera de Papathea, donde residen ambas santas, se encuentra el planeta Aqua, íntegramente habitado por mujeres y en el que se profesa una religión basada en el bienestar tanto del cuerpo, como de la mente, y que tiene como finalidad el equilibrio espiritual de los dos.

Como en el mundo real, estas tres religiones se verán enfrentadas en un momento dado, bien por el deseo de ser el único culto universal, bien por el fanatismo de unos fieles que han perdido a su guía y están resignados a la clandestinidad. Esto desatará una guerra que se acerca a una realidad sangrante y, por desgracia, de mucha actualidad. El extremismo religioso solo ocasiona desgracia y destrucción.

Aquello más destacable e importante es, quizás, el por qué la protagonista es una muñeca robot. Dentro de este culto religioso al placer carnal, se encuentra una cuestión tabú bastante extraña: se han creado muñecas robot que sirven como objetos sexuales, junto con toda la industria orientada a las susodichas y sus finalidades, para que los hombres no se vean tentados a pecar. Así pues, solo se les está permitido tener relaciones sexuales fuera de lo estipulado por la iglesia con estas muñecas.

Esta hipocresía social se hace más evidente con el hecho de que las “dolls” tienen trabajos en los que se explota su visual exuberante, en contrapunto con el fervor religioso que profesa la población a Santa Ludovica, así como su personaje de santa de los placeres carnales.

Otra de las cosas importantes de esta serie es la dicotomía de Noa, la protagonista, entre su cuerpo y su existencia como muñeca mecánica y su alma, razonamientos y sentimientos. Para explicar esto me apoyaré en el compendio de historias de Isaac Asimov titulado Yo, Robot, en el que una serie de máquinas robóticas demuestran defectos en su programación y que tienen semejanza a razonamientos de libre albedrío como los hechos por los humanos. Así pues, Noa descubre en sí misma unas inquietudes diferentes a las del resto de “dolls” y no sabe el porqué. Algo que descubrirá poco a poco durante su viaje.

En una entrevista a Barbara Canepa en la revista francesa dBD publicada este verano de 2016, la autora habla de su recorrido junto con Alessandro Barbucci, y sus comienzos hasta llegar al cuarto tomo de Sky-Doll (recién salidito del horno el pasado mes de junio), así como los proyectos futuros y sus obras de referencia.

Así pues, este dueto se conoce en las industrias de Disney Italia, donde trabajaran varios años antes de proponer a esta empresa un proyecto nuevo y que será posteriormente revolucionario. Estoy hablando de la revista para niñas publicada a finales de los años ‘90 W.I.T.C.H. El proyecto fue un soplo de aire fresco para los estudios, pues no se había hecho nada parecido hasta la fecha, tanto en lo relacionado al dibujo, de influencia manga, como en lo referente al tipo de revista y el público al que estaba orientado. Y, de este modo, se consolida el dueto Canepa-Barbucci.

Posteriormente, la pareja artística trabajó en la realización de Monster Allergy, como dibujantes y coloristas en la misma casa, pero con equipos diferentes. Esta serie, si bien en Italia se sigue reeditando desde su número uno, en otros lugares del mundo ha sido conocida por su versión televisiva.

Es después de estas dos etapas cuando estos autores deciden, a raíz de un juicio por la autoría de su primera revista, independizarse de los estudios Disney y comenzar un proyecto propio y exclusivo, de carácter más serio y para un público más adulto. Así que a finales del año 2000 publicaron Sky-Doll, su primera Bande Desinée. Decidieron apoyar su relato en temas como la religión o la política y en grandes obras de la ciencia-ficción, como lo son las obras del ya mencionado Asimov o de Dick (algo que la propia Canepa confirma en esta entrevista). No obstante, este proyecto se ha visto interrumpido varias veces y se estima que tendrá su final en el quinto tomo. Eso sí, aún en sus interrupciones los lectores han podido disfrutar de varios tomos especiales, como pueden ser los art-books o la historia de la creación de Noa, también editados por Norma.

Si bien es una serie que me encanta, tanto por el dibujo como por la historia, aunque a esta segunda le encuentro algún que otro fallo. En primer lugar, el carácter y las acusaciones de Noa se basan demasiado en la versión cinematográfica de Yo, Robot, más que en la historia original de Asimov, y esto me parece un punto negativo bastante importante. Otra de las cosas que me no me ha convencido es la cantidad de conceptos que se quieren explicar y la limitación de páginas, es decir, el fanatismo religioso, la dualidad de poderes, la cultura del placer, la dicotomía de la propia Noa, todo esto son temas que necesitan un mayor desarrollo y que no tienen espacio en un máximo de 50 páginas por tomo, pero resultan suficientes para hacernos plantearnos cuatro cosas. Por último, creo que las largas interrupciones entre algunos de los tomos han sido perjudiciales, en algunos casos, para la trama, pues hay mucha diferencia en la fluidez del primer tomo al segundo y muy poca del segundo al tercero, dando la impresión de que hay algunos “huecos que rellenar”.

Creo que más allá del dibujo, que personalmente me fascina, esta obra hay que leerla sin saber mucho de lo que va a acontecer, por eso solo puedo hablar de algunos de los temas que toca. Así que espero que haberos motivado, al menos, a querer conocerla.

¡Nos vemos en la zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe