Satélite Europa #4: UNDERTAKER, Vols. 1-2, de Xavier Dorison y Ralph Meyer

Yeeeehhhaaaa!!!! ¿No es eso lo que dicen las buenas gentes del Viejo Oeste cuando encuentran un buen tesoro? Pues después de unos cuantos meses de búsqueda yo lo he encontrado entre minas, revólveres y muertos… Y para tanto cadáver lo que hace falta es un buen enterrador, ¿no?

UNDERTAKER
de Xavier Dorison y Ralph Meyer

 

Título original: Undertaker
Vol. 1: ‘Le mangeur d’or’
Vol. 2: ‘La dance des vautours’
Sello: Dargaud
Guionista: Xavier Dorison
Artista: Ralph Meyer
Coloristas: Caroline Delubie y Ralph Meyer
Public. original: Ene. 2015 / Nov. 2015 (Francia)

Public. España: Nov. 2015 / May. 2016 (Norma)
Valoración: 9/10

 

“¡Ni por todo el oro del mundo enviarás a tus hijos
a morir como imbéciles cruzando agujeros para ratas!”

Es con estas palabras con las que Dorison y Meyer empiezan una obra que, como otras anteriores, se convertirá sin lugar a dudas, en una revelación en la que se da un nuevo giro a un género literario como es el western que nos ocupa y que protagoniza el personaje más singular del viejo oeste: el enterrador.

Así pues, este dueto nos hace seguir la aventura de Jonas Crow, un hombre con un sentido del humor algo particular, su buitre y dos mujeres, que intentarán llevar a buen puerto el cadáver del pobre señor Cusco (que de pobre no tiene nada más que el estar pudriéndose tres días en una caja de pino…).

Visto de este modo estos dos tomos no tienen nada de interesante, si no fuera porque, además, Xavier Dorison cuela entre sus páginas una horda de mineros enfurecidos, un periplo por el oeste a través de parajes rocosos y desiertos, con criminales fugitivos, persecuciones bajo la lluvia, un sheriff corrupto y varias tentativas de asesinatos cruentos. En resumen: tortas, balas y sangre por culpa de un gordo que se zampa un millón de dólares en pepitas de oro acompañadas de una tarta.

La acción comienza en el porche de una oficina de correos, donde Crow recibe un telegrama para un trabajo en la ciudad de Anoki, así que se pone en marcha con su vieja calesa. Pero… ¿cuál es su sorpresa cuando llega a su destino? ¡El muerto que hay que enterar sigue vivo! Así es, el viejo Cusco, achacado de una larga enfermedad, decide suicidarse y planificar su propio entierro en su primera mina de oro, no sin antes llevarse consigo todo su oro a la tumba, por lo que decide tragarse todas las pepitas que tiene como fortuna (nos ha salido “mula” el gordete).

No es hasta la mañana siguiente cuando la gobernanta de la casa, Rose Prairie, descubre que Cusco ha dejado expuesto en su testamento que ella y Jonas Crow tienen sólo tres días para llegar hasta la mina de “Red Chance”, de no ser así un misterioso rehén será asesinado. Por desgracia, en los preparativos del cadáver, uno de los empleados se da cuenta de que la fortuna de Cusco se encuentra en el estómago del muerto, y ante las negativas del ama de llaves para preparar el cuerpo para el transporte y posterior funeral, instiga a los mineros a hacerse con el cuerpo y “abrirlo en canal”, pues se consideran herederos legítimos de la suma (¿Un millón de dólares en pepitas? Yo también mataba por ellas).

Es aquí donde comienza la aventura de Crow y Ms. Prairie, junto con Lin, sirvienta de la casa. Deberán salir de la cárcel, en primer lugar, para poder llevar a cabo su cometido, serán perseguidos y tendrán que afrontar varias dificultades para llegar al filón de oro, siendo en las situaciones más violentas en las que descubriremos, que el afable y humorístico enterrador es el fugitivo más buscado de todo el país. ¿Llegarán a su destino? ¿Conseguirán enterrar el cadáver, o morirán en el intento? ¿Quién es el rehén misterioso? ¡Esa será la sorpresa a descubrir!

Lo más impactante de la obra y que, sin duda, no se puede dejar de comentar es la alta calidad del dibujo de Ralph Meyer, quien, con gran maestría nos transporta al viejo oeste con un estupendo detalle en los trazos y dando una gran expresividad a los rostros de los personajes haciéndonos entender la historia casi sin necesidad de palabras, y que se complementan con el buen manejo y dibujo de los escorzos, denotando la enorme habilidad de este enorme dibujante. También cabe destacar  el detalle en la indumentaria, pues caracteriza los diferentes roles de una manera muy precisa a través del vestuario que lleva cada uno, de este modo podemos reconocer en qué posición social se encuentran los distintos personajes.

Sin duda, una de las mejores experiencias que nos ofrece Undertaker es el viaje a través de los distintos escenarios del oeste americano con sus maravillosos fondos, los cuales, con el máximo detalle integran la acción de los personajes y los envuelven en una perfecta armonía, junto a unas onomatopeyas colocadas en el momento preciso y que, en algunas viñetas son enteramente el fondo de las mismas, pero que no rompen la fluidez, ya que sirven para dinamizar la acción de la historia.

No podemos olvidarnos de Caroline Delubie, quien, junto con Meyer, da color tanto a nuestros queridos personajes como a estos maravillosos fondos, aportando coherencia a la historia, pues en ningún momento encontramos algo que desentone, ni en el dibujo, ni en los fondos, ni en el color, pues estos autores forman un gran equipo ya sea como dibujantes o como guionistas, nos sorprenden en todos los aspectos y reinventan, tanto la trama, como los personajes, y hasta el dibujo, ya que cambian, en muchos casos, el ambiente clásico del dibujo e historia western tradicional.

Así que, si me gusta tanto, ¿por qué un nueve y no un diez? Pues porque, si bien el final es perfecto para el periplo de estos tres sujetos, se me queda cojo con lo que debería ser, teniendo en cuenta lo que sucede en casi todas las historias de este tipo, no por un mal cierre de la acción, sino porque, quizás en este caso, hubiera hecho falta dejarse llevar por lo clásico del género y no reinventarlo. Pero shhh, que no os lo quiero destripar, mejor que lo veáis con vuestros ojos.

Si os gustan las historias de vaqueros, pero estáis hartos de las tramas de siempre, si queréis leer algo nuevo que no tenga nada que ver con lo que tenéis en la estantería, si os gusta la acción de la buena, si os gustan el buen dibujo y los buenos guiones, y sobre todo, si tenéis ganas de dejaros llevar y viajar al pasado de las pepitas de oro, las balas, el honor, los caballos y las buenas peleas de taberna, ¡este es vuestro cómic! ¡Os espera en la librería, y yo espero vuestros comentarios!

SATÉLITE EUROPA
#1 – ASTÉRIX Y CLEOPATRA
#2 – FRATERNITÉS, Vols. 1-2
#3 – PINOCCHIO
#4 – UNDERTAKER, Vols. 1-2

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe