Satélite Europa #3: PINOCCHIO, de Winshluss

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila tu portada verde-azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía… eres tú.

PINOCCHIO
de Winshluss


 

Título original:
Pinocchio

Sello: Les Requins Marteaux
Artista completo: Winshluss
Public. original: 2003-2005 (Ferraille Illustré)
Public. España: Septiembre 2015 (La Cúpula)
Edición: Rústica – 200 páginas – Color

Valoración: 10/10

 

 


Hoy vengo a confesar que este verano tuve un idilio amoroso. Fue a finales de septiembre en la tienda de cómics. Él posaba lustroso en la sección de novedades y me miraba fijamente mientras yo me acercaba, disimulando, por el pasillo. Lo primero que me llamó la atención fue ese look punk old school y la tinta que cubría su piel. Evidentemente el primer día sólo nos conocimos, no soy una chica fácil, pero ya entonces pude vislumbrar que descubrir su interior iba a ser lo más maravilloso del mundo. A los pocos días volví, totalmente decidida a dejarme llevar por la locura del final del verano y allí estaba, esperándome, sabiendo que iba a ser mío costase lo que costase… No nos dio tiempo ni a llegar a casa. Durante horas fue todo para mí. Pude contemplarlo y acariciarlo despacio, arañando cada rincón mientras él me regalaba su alma… Se llamaba Pinocchio, y, a pesar de lo engañoso de su nombre, era francés…

Es guapo lo mires por donde lo mires.

Se llamaba y se llama Pinocchio porque os recuerdo que estoy hablando de un libro y no quiero que nadie le rinda homenaje antes de tiempo. Lo bueno de que tu amor de verano sea un cómic es que puedes repetir cuando quieras. Y no creo que haga falta decir que esta maravilla se presta a que lo hagas varias veces. Y sí, sigo hablando del libro.

Como decía, el origen del cómic que me ha robado el corazón es Francia, más concretamente de La Rochelle, lugar de nacimiento de Vincent Paronnaud, más conocido como Winshluss. Comenzó coqueteando con los fanzines y con tan sólo 25 años se puso al frente de Ferraille Illustré, una revista independiente de Bande Desineé cómica, donde sus propios dibujos encabezaron los de toda una generación de artistas geniales como Charlie Schlingo, Blutch o Morvandiau. Además ha escrito y dirigido, junto a su autora, Marjane Satrapi, las adaptaciones de sus ilustrísimas novelas gráficas  Persépolis y Pollo con Ciruelas. Pero el verdadero pepinazo lo dio con esta obra en 2008, con la que se llevó el merecidísimo premio al mejor cómic del Festival de Angoulême de 2009, con el que consiguió situarse en la cúspide de dibujantes europeos con más recursos del momento.

Pinocchio, el terrible.

Si el punto de inicio es la obra original de Carlo Collodi y Disney lo convirtió en una endulzada versión para niños, en esta adaptación Winshluss se acerca más al concepto primigenio y lo lleva más allá del otro extremo. Lo tortura y lo mancilla hasta convertirlo en un mártir de corte punk, con cresta y todo, que apesta a denuncia social, política y moral contra la vil globalización. Denuncia global, podría llamarse.

En esta nueva, oscura y tétrica versión del clásico nos vamos a encontrar a un Pinocho convertido en el robot-soldado definitivo, creado por un Geppetto traficante de armas, y en cuya cabeza vive de okupa Pepito, que lejos de ser aquel grillo encantador que representaba la voz de la conciencia que va ayudando al pobre niño de madera, aquí es una cucaracha fumeta que quiere ser escritor. Se mantiene el alma de la historia original en la que el niño se pierde y, toda una suerte de secundarios, valiéndose de su escasa inteligencia frente a la ingenuidad de Pinocho, se irán aprovechando de él para llevar a cabo sus planes más siniestros y rastreros, que pondrán en evidencia las mayores miserias de este mundo y de las que a Pinocho no le queda más remedio que aprender y defenderse solo.

Cuentos de niños para no dormir.

Si eres conocedor de la historia de Pinocchio en cualquiera de sus versiones anteriores, una lagrimilla nostálgica te asaltará al reconocer a todos estos secundarios y escenarios que tantas veces habrás visto o leído, pero cuidado, no os atragantéis con ella, esa lágrima se puede convertir en náusea al ver lo que ha hecho con ellos el singular autor. Y no sólo con Pinocho, entre las páginas de esta historia hay más de una referencia a cuentos clásicos pasados por la piedra.

Blancanieves y los siete macabritos.

Winshluss ha versionado, filtrado y vomitado sobre la realidad de un niño al que roban, venden, estafan y explotan, como tantos cada día, en un mundo de droga, corrupción y pensamientos turbios, en el que el protagonista se encuentra totalmente desubicado, y nos lo cuenta a través de su estilo particularmente crudo, que roza lo soez y que hace gala de un humor más negro que el sobaco de Pepito Cucaracha.

Acuarela o carboncillo, lápiz o pluma, blanco y negro, color o tricromía. Viñetas pequeñas a modo de tira cómica o láminas de página completa con dibujos fantásticos dignos de ser enmarcados. Ciento ochenta y ocho páginas de alto gramaje en las que Winshluss se atreve con todo. A la vez. Cada parte de las historia está narrada bajo el prisma de un personaje y cada uno se expresa con un estilo de dibujo diferente. Un recurso tremendamente inteligente para un cómic casi mudo. Para finalizar, y ya finalizo porque algo tendréis que descubrir vosotros solos, me gustaría mencionar la importancia del simbolismo en esta obra. Si, ya de por sí, el original viene cargadito de figuras alegóricas, sólo el hecho de que la nueva voz de la conciencia sea una cucaracha vaga, con las facultades mermadas y delirios de grandeza ya debería daros una pista de todo lo que esta interpretación se lleva por delante.

Este cómic es un cuelgue, literalmente.

Un cómic, para mí, imprescindible que presume de una técnica narrativa impecable, transgresora y original, y de un dibujo que contiene la mayor de las intenciones que he visto en mucho tiempo. Creo que lo amo.

SATÉLITE EUROPA
#1 – ASTÉRIX Y CLEOPATRA
#2 – FRATERNITÉS, Vols. 1-2
#3 – PINOCCHIO
#4 – UNDERTAKER, Vols. 1-2

¡Nos vemos en la zona!

 

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Reverendo Móvil dice:

    Aplausos por una reseña tan divertida como emocional/emocionante que suda amor a la obra en cada párrafo de manera muy empática. Si después de leerte queda alguien que no desee correr a hacerse con ella por cualquier medio a su alcance es que no tiene sangre en las venas o amor al cómic como medio.

    • Muchas gracias, compañero! Y lo mejor no es que te lo cuenten, es verlo tú mismo. Winshluss es un crack y obras como esta enriquecen el mundillo cosa fina. Ya podían aprender muchos de los que mueven la gran industria del cómic. :) No puedo parar de recomendarlo, de leerlo, de acunarlo… ¡¡me parece un total tan total!!

Deja un comentario, zhéroe