SÁLVAME, PYTHIE, de Elsa Brants

 


Título original: 

Save me, Pythie #1-5
Sello: Dargaud
Guionista: Elsa Brants
Artista: Elsa Brants
Publicación Francia: Jun. 2014 – Nov. 2016
Publicación España: Nov. 2018 – Actualidad (LetraBlanka)
Valoración: Humor mítico /10

 


Es gracioso comprobar que en nuestro país tiene cabida cualquier tipo de cómic, ya sea este de acción, aventuras, terror, fantástico, juvenil… pero, sin embargo, los mangas de humor no tienen buen recibimiento y serie que comienzan publicando, serie que tienen que cancelar por sus bajas ventas. Aunque luego la gente se la lea de manera digital y sean muy fans de la historia. Los mangas humorísticos en papel son un fracaso. Y aunque al principio he dicho que es gracioso, obviamente no lo es. Quizá la solución sea publicar un manga que no es un manga. Quizá lo suyo es centrar la historia en nuestro continente al más puro estilo nipón. Quizá lo que necesitamos es…

SÁLVAME, PYTHIE
de Elsa Brants

La vida en la antigua Grecia es una auténtica fiesta. No solo se trata de una de las naciones con más metrópolis modernas y llenas de vida, sino que además está llena de mitos vivos que se dedican a hacer historia enfrentándose con bestias, convirtiéndose en héroes o tocándoles las narices a las deidades del Olimpo. En este mundo tan ajetreado vive nuestra protagonista Pythie, una joven sacerdotisa del templo de Apolo, uno de los dioses más populares por su belleza y su… bueno, por su belleza. Así es que un buen día nuestro querido dios solar se presenta en su templo e intenta seducir a Pythie, siendo rechazado de manera poco sutil. Indignado por tal afrenta, Apolo le hace la marca de su casa en la frente a nuestra protagonista y le condena a tener sueños premonitorios de desgracias, con el hándicap de que nadie le creerá cuando los diga. Con esta compleja situación se encuentra con Janto, el hijo bastardo de Zeus que posee la maldición de ser la ley de Murphy con patas y que deberá ayudarle para que logre su cometido de semidiós heroico. Menos mal que para ello contará con las recomendaciones de Casandra, que posee su misma maldición. Aunque pensándolo mejor, no sé si eso es bueno o malo.

Hacía tiempo que echaba de menos encontrarme con una buena historia de humor y en formato manga publicado en nuestro país, y ha tenido que ser una obra de Francia la que ha tenido que venir a llenar ese hueco. Después de que se cancelase la publicación de Gintama hace ya unos año, la llegada de Elsa Brants ha resonado en nuestro país debido a la fuerza con la que se ha asentado en un mercado que suele pecar de débil y titubeante. Y no es para menos, ya que la autora ha sabido crear una historia llena de situaciones y gags hilarantes, tirando del chiste fácil y/o estúpido en la mayoría de ellos, pero apoyándose en algo que creo que nos flipa a muchísima gente: la mitología. Si eres capaz de hacer malabarismos con mitos griegos, haciendo que todos tengan cabida dentro de una misma historia y en clave de humor, uno no puede más que quitarse el sombrero. Gracias a ello la necesidad de desarrollar el origen y personalidad de sus personajes es algo totalmente secundario, salvo por su protagonista, ya que todos ellos ya existieron. O al menos de forma ficticia muchos de ellos, pero que tienen un lore de hace más de dos mil años. Ahí es nada.

Hay que admitir que Apolo es un intensito de la vida…

La segunda cosa que me gusta del cómic es la protagonista: Pythie. Porque sí, el resto de personajes secundarios tienen su aquel (de hecho es una gozada ver los cameos de los distintos héroes, deidades o seres mitológicos) y sin la participación de Janto no habría trama con la que hilar toda la historia, pero me encanta el rol principal de la protagonista, que no es otro que el de una mujer fuerte e independiente. Parecerá una tontería y puede que mucha gente diga aquello de que se sube al carro de la “moda” del feminismo. Vale, puedo tolerar eso. Sin embargo, es un hecho que rara vez vemos a una protagonista femenina fuerte, sobre todo en el formato de humor. Porque si se hace humor con una mujer, los autores suelen pecar de la estupidez de su protagonista o temas relacionados con su sexualidad. Y aquí no está ni lo uno, ni lo otro. Es más, podría decirse que Pythie es el único personaje cabal y el resto son todos una panda de tarados. Algo así como el personaje de Beauty del manga Bobobo, pero con mucha más profundidad e importancia.

También he de admitir que me ha sorprendido, y para bien, el tipo de dibujo de Brants para la obra. A caballo entre el formato nipón y la tira europea, es capaz de narrar visualmente de maravilla con un trazo sencillo y algo garabateado. Hay ocasiones en las que menos es más, y este es un claro ejemplo. La verdad es que no sabía a qué atenerme, ya que a la francesa la conocí antes como colorista de la obra Okhéania y todavía no la había visto en las labores de artista. Lo cual me resulta irónico que toda la obra sea en blanco y negro. Porque lo bueno de todo esto es que se tratan de solo cinco números, por lo que no nos vamos a enfrascar en una serialización larga que puede sufrir el mismo destino que Gintama. Así que toca darles las gracias a Letrablanka por traernos este tipo de obras que, de otra forma, no conoceríamos en nuestro territorio. Algo que ya viene siendo habitual en ellos, ya que también publican cositas como Radiant, City Hall o Talli: hija de la luna; además de adentrarse en el terreno nacional hace poco y publicar mangas de calidad como El laberinto del millón de tatamis. Me rindo a sus pieses.

Y le van a rechazar con la misma intensidad. Parece ser.

Creo que todos nos merecemos series de calidad de todos los estilos, sobre todo el humorístico. Necesitamos reírnos más de nuestro alrededor y de nosotros mismos. Es por ello que Sálvame, Pythie lo tiene todo para sacarnos de nuestra aburrida realidad y transportarnos a una época mítica y llena de aventuras. Aventuras y situaciones cómicas, claro está. Que no todo en la vida son lamentos…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.