ROKKA NO YUUSHA, de Takeo Takahashi

Título original: Rokka no Yuusha
Director: Takeo Takahashi
Estudio: Passione
Género: Misterio, Aventuras, Magia, Shonen
Episodios: 12
Duración: 24 minutos
Primera emisión: 5 de julio de 2015
Valoración: ¿?/10

Rokka no Yuusha es la adaptación animada de la novela ligera de Ishio Yamagata con la cual comparte nombre. Cuando el Rey Demonio despierta de las profundidades de la oscuridad, la Deidad del Destino selecciona a seis héroes y les da el poder para salvar el mundo. Adlet Mayer, un chico que se autoproclama como el hombre más fuerte del mundo, ha sido seleccionado como uno de los héroes de “la Flor de los Seis Pétalos”. Aunque, conforme los héroes se van reuniendo, comienzan a sospechar que uno de ellos es un impostor.

Supongo que el género en el que se podría encajar a Rokka no Yuusha sería el de shonen con toques heroicos y fantásticos. Si bien es cierto que nos presentan un tema bastante tocado dentro de éste género (héroes que tienen que luchar contra un rey demonio para restaurar la paz y bla bla), cabe decir que resulta curioso, ya que la trama se centra más en encontrar al impostor que en derrotar al villano.

Tal vez sea ese desvío lo que lleva a perder el interés por la serie; eso y el sinsentido de querer culpar al personaje principal simplemente por que sí. Básicamente 9 de los 12 capítulos (aproximadamente) de los que consta la serie nos dedicamos a ver al resto del elenco persiguiendo a Adlet y a éste intentando convencerlos de que no es el impostor (y lo cierto es que se salva por pura suerte). También está el hecho de que la mayoría de cosas se explican en novelas posteriores que no han sido adaptadas dentro del anime (éste sólo se centra en la primera), así que, para muchos de nosotros que no las hemos leído, la gran mayoría de cosas carecen de sentido alguno y parecen contradecirse al quedar sin explicación.

Adlet tampoco se entera y por eso pone caras raras.

Puede que la animación y el estilo de dibujo del primer capítulo sean bastante aceptables, llegando a ser atractivos en ciertas partes, pero no nos engañemos, la calidad de la animación va decayendo estrepitosamente con cada capítulo, llegando a ser bastante intermitente. Por otro lado también se encuentra el abuso del CGI a la hora de realizar los monstruos, ya que tanto el aspecto como los movimientos sobresalen mucho con respecto al resto de personajes y llega a ser una auténtica molestia para los ojos.

El diseño de personajes, desde mi punto de vista, me parece bastante… cutre, a decir verdad, ya que los trajes de los protagonistas carecen de sentido y no son coherentes entre sí (claro, ir con el abdomen al descubierto te va a proteger más de los golpes… y llevar dos cuerdas entre los pechos tiene que ser muy cómodo, y ya no hablemos de oprimirlos). Sus personalidades tampoco es que destaquen, ya que nos encontramos ante el protagonista “más fuerte el mundo” (en serio, si no lo dice un mínimo de 4 veces por capítulo, revienta), la princesa que apenas sabe nada del mundo exterior, el que sólo se dedica a seguir a la princesa, el hombre-gato (¿qué problema tiene ésta gente con los hombres-gato?), la sacerdotisa, la niña irritante y el personaje que apenas habla y parece no tener sentimientos. Un elenco bastante repetitivo y poco innovador, la verdad.

Lo cierto es que la banda sonora no me ha disgustado, tiene sus pequeños toques, y tanto el opening como el ending (especialmente el primero) están bastante bien. Y, por extraño que parezca y muy a pesar de los diseños de ciertos personajes, apenas encontramos fanservice descarado con el mero propósito de ganar audiencia. Esto se nota porque a pesar de contar con personajes que enseñan bastante y de una forma innecesaria, no se aprecia que esta carencia de ropa se utilice de una forma sexual.

En resumidas cuentas, Rokka no Yuusha es un anime que me ha decepcionado en muchos aspectos, desde la animación hasta la propia historia, ya que se ha querido abarcar toda la primera novela, sin resumirla apenas, dejando muchas cosas por explicar y con un final más que abierto.

Rokka no Yuusha es un anime de esta temporada de verano. La historia está ambientada en un mundo de fantasía que recuerda a las culturas precolombinas, pero sólo en los fondos y contexto porque la ropa y el aspecto de los personajes es bastante parecida a todos los animes genéricos de este tipo de aventuras. Veamos un ejemplo:

Aquí tenemos al protagonista de nuestra serie, Adlet, un chaval entusiasta que nunca dejará de sonreir y que se presenta ante los demas como el guerrero más fuerte del mundo. Evidentente no es cierto, y por eso y por su carácter un tanto burlón nos caerá bien desde el principio. Adlet quiere ser uno de los Seis Guerreros de las Flores, elegidos por la Deidad del Destino para evitar la resurrección del Dios del Mal. Ese momento ha llegado y se encontrará con que es uno de los elegidos, ya que un tatuaje ha aparecido en su mano reconociéndolo como tal. Adlet partirá en busca de sus cinco compañeros que aún no conoce para intentar salvar al mundo.

La serie está plagada de personajes e historias típicas. El héroe bueno, la loli, la chica misteriosa, etc., pero el tratamiento es bastante diferente al anime estereotípico y por eso me ha gustado bastante. Aunque esté la lucha del bien contra el mal, de repente nos encontramos a partir del segundo o tercer capítulo con algo totalmente diferente, una especie de juego de sombras chinescas donde nada es lo que parece y la historia se centra en resolver un misterio clásico al estilo incluso de Diez negritos de Agatha Cristhie. Durante los doce episodios que dura la serie, se juega con el espectador buscando su complicidad y atrapándolo en la historia para poder descubrir lo que está sucediendo de verdad.

Este toque de intriga y misterio convierten a este anime en algo curioso en el género, y si la serie te engancha puede convertirse en un visionado de lo más satisfactorio. Salvo este dato la serie no resalta en nada particular ni tampoco es un anime increíble. Yo lo tacharía de normalito pero cumpliendo muy bien su papel de entretener con una historia adictiva. Los personajes aunque clichés, son interesantes. La princesa, incluso vestida como si de una conejita playboy se tratara, tiene diálogos más que interesantes con su sirviente enamorado, que la definen como algo más que el típico personaje femenino de anime, sexy y con pocas luces, y así el resto de personajes. Los más planos son el personaje de la loli y el de la santa más mayor.

En la imagen de arriba observamos que la serie tiene algo de fanservice, pero éste parece forzado por los estudios como “impuesto revolucionario”, ya que en el anime nunca abusan de ello más allá de la apariencia. De hecho, el traje de Flemy es absurdo e incómodo como podemos ver en la imagen de abajo, pero parece más una imposición de los tiempos que corren, más que algo que condicione al personaje, ya que no hace ostentacion de su sexualidad y se comporta como un personaje normal… aunque nos apunte con un arma, claro.

De hecho, lo extravagante de la ropa y los escenarios, peinados, modelitos imposibles, es lo que puede echar para atrás al aficionado al cómic occidental. Las peleas entre admiradores de este tipo y el cómic japonés son eternas y un tanto estúpidas en mi opinión. Esta es una historia sencilla pero entretenida, con misterios que te atrapan desde los primeros capítulos. En realidad, no aspira a más pero que entretener y atraparte ya es mucho, tal y como está el panorama del anime actualmente.

Tiene también algún toque dramático, sobre todo en los flashsbacks que le dan el matiz justo. En cambio, en la comedia no están tan acertados, ya que aunque Adlet, el protagonista, cae simpático al ser un poco torpe y el centro de todo los problemas, resulta un tanto cargante con esa obsesión por sonreír o querer caer bien a todo el mundo.

En conclusión, nos encontramos ante un anime curioso que se alejaría un poco de los estándares típicos del género en cuanto a cómo está enfocada la historia, cosa que se agradece. Un anime sin complejos, un shonen que se deja ver muy bien pero que, por otra parte, tampoco aspira a contarnos grandes cosas ni revolucionar el género, ni falta que hace en este caso, ya que a veces viene bien comerse una hamburguesa en plan comida rápida pudiendo disfrutarla igualmente sin remordimientos.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe