ROCKET RACCOON, de Bill Mantlo y Mike Mignola


 

Título original:
Rocket Raccoon #1-4
Sello: Marvel Comics
Guionista: Bill Mantlo
Artista: Mike Mignola
Colorista: Christie Scheele – ‘Max’
Public. USA: Mayo-Agosto 1985
Public. España: Noviembre 2014 (Panini)
Valoración: 6/10

 

 

Sinopsis: Rocket Raccoon y sus compañeros animales fueron manipulados genéticamente para poseer un nivel de inteligencia a la altura de un humano y así poder servir de ayuda a los robots en el cuidado de los “lunáticos”. Ahora una guerra se avecina sobre Halfworld. Rocket y sus amigos tendrán que hacer todo lo necesario por evitarla.


Muchos ya lo conocíais. Otros lo acabáis de conocer a raíz de cierta película. Pero lo que es seguro es que, para cuando salió esta miniserie en territorio norteamericano, Rocket era más bien un desconocido en el mundillo marvelita.

El conocido mapache vio la luz en el Marvel Preview #7 (1976) bajo el nombre de Rocky. Su siguiente aparición tardaría 6 años más en llevarse a cabo, en el #271 de The Incredible Hulk, donde ya pasó a conocerse como Rocket.

La miniserie que nos ocupa fue el intento de acercar a los lectores a este nuevo personaje, esta vez proporcionándole una cabecera propia y contando sus orígenes en dichas páginas. Los resultados fueron realmente malos en ventas y es por ello que, exceptuando breves apariciones puntuales a lo largo de los años, no sería hasta 2007, en Aniquilación: Conquista,cuando Rocket ganaría más adeptos.

Como guionista en esta serie se encuentra su propio creador, Bill Mantlo, mientras que tras los lápices observamos a un primerizo Mike Mignola, muy lejos del estilo al que estamos ya habituados a ver en él. Esto no quiere decir que sea peor, pero sí muy diferente y menos personal.

Rocket_Raccoon_Classic_h5

“Payasos-androides” es lo más normal que veréis a lo largo de esta serie.

Halfworld es un mundo perteneciente al Cuadrante Keystone, donde los animales controlan y entretienen a los llamados “lunáticos”, humanos que perdieron el juicio hace mucho tiempo y que residen en un manicomio en la zona verde de Halfworld. La otra mitad del planeta corresponde a la zona industrial, donde los robots fabrican máquinas de manera constante y sin interrupción.

La rivalidad por el control de la industria de los juguetes en el planeta provoca una guerra entre Judson Jakes (un topo fabricante de payasos asesinos) y Lord Dyvyne (una sierpe con problemas de halitosis que contrata una banda de conejos negros mercenarios, encabezada por Blackjack O’Hare) a la que Rocket y compañía deberán hacer frente. En esta miniserie, además, conoceremos los orígenes de todos los habitantes de Halfworld.

El cómic rebosa imaginación a la hora de crear el mundo y dichos habitantes. Por poner algunos ejemplos, nos podemos encontrar: simios con armadura que lanzan bombas banana (¿alguien ha dicho Worms?), morsas con colmillos intercambiables por pistolas láser, tortugas con ametralladoras ocultas, o gusanos subterráneos que sirven de transporte son algunas de las delicias que guardan estos cuatro números.

worms

Kevin Bacon nunca pudo amaestrarlos…

Pero no nos confundamos: no es oro todo lo que reluce. Al terminar de leerlo da la sensación de que todo se podía haber aprovechado más, dejándonos un poso agradable pero sin dejar de pensar en que esto ya lo has leído con anterioridad. Bajo mi punto de vista, se puede observar un gran parecido a la serie Ewoks que, casualmente, se lanzó ese mismo año.

En definitiva, un cómic divertido para pasar un buen rato pero que seguramente olvidarás al poco tiempo. Eso sí, los personajes secundarios desbordan carisma y es una pena no poder seguir viendo sus aventuras en compañía de Rocket.

Rocket_Raccoon_Classic_h8

¡Nos vemos en la Zona!

Jorge V

Graduado en Criminología en la Universidad de Alicante. Entre mis gustos de ocio se encuentran el cine, los cómics, los videojuegos y las series de TV. Siempre intento informarme antes para no tener que tragarme ningún bodrio :)

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Daniel Gavilán dice:

    Que raro seme hace ver a Mignola en sus primeros tiempos. Veo eso sí que el nexo con Kevin Bacon viene de lejos

Deja un comentario, zhéroe