REY THOR, de Jason Aaron y Esad Ribic

 


Título original
:

King Thor TPB
Sello: Marvel Comics
Guionista: Jason Aaron
Artista: Esad Ribic
Colorista: Iva Svorcina
Contenido: King Thor #1-4 (Nov. 2019- Feb. 2020)
Publicación USA: Marzo 2020
Publicación España: Ene. – May. 2020 (Panini)
Valoración: Jason Aaron es digno

 


Allá por 2012 empezaba en la Casa de las Ideas Marvel Now, un juego de las sillas masivo entre los principales guionistas de la editorial para revolucionar la Casa de las Ideas. De este proyecto salieron etapas como los Vengadores de Hickman, la Patrulla-X de Bendis o el Spider-Man Superior de Slott. Y hubo uno que se acabó convirtiendo en una de las etapas más longevas y exitosas de la década: El Thor de Jason Aaron, que cierra su ciclo con…

REY THOR
de Jason Aaron y Esad Ribic

La primera saga, El Carnicero de Dioses, con un extraordinario Esad Ribic al dibujo, supuso todo un revulsivo al presentar lo que viene siendo la némesis definitiva para el Dios del Trueno, con permiso de Loki: Gorr, un deicida convencido de que los dioses no merecen adoración. Además, el principal reclamo de la saga fue la reunión de tres versiones distintas de Odinson a través del tiempo: un joven Thor de la época de los antiguos vikingos, aún indigno de su martillo, el Thor del presente, y un anciano Thor que se convirtió en el último guardián de la Tierra junto a sus nietas.

La segunda saga presentó el regreso de Malekith, el líder de los elfos oscuros, en lo que parecía una mera maniobra para aprovechar el tirón de Thor: El Mundo Oscuro, la película de la que era villano. Pero nada más lejos de la realidad: la Guerra de los Reinos que pretendía desatar Malekith se convirtió en el principal argumento vertebrador de la etapa de Aaron.

En este final no podían faltar las riñas familiares.

El guionista sureño aún se guardaba un as bajo la manga, aprovechó el evento Pecado Original para despojar a Odinson de la dignidad del martillo y presentó a una nueva y misteriosa Thor. Con los espectaculares lápices de Russel Dauterman, la epopeya de Jane Foster contra el cáncer, las hordas de Malekith y el temible Mangog se convirtió en una magnífica saga para el recuerdo, consagrando a Foster como una de las grandes heroínas del panteón Marvel.

Tras el periplo de Jane con el martillo, llegó la vuelta de Odinson a las labores heroicas, aunque aún no había recuperado su divinidad. Con el psicodélico dibujo de Mike del Mundo, Aaron narró la cuenta atrás a su primer gran fin de fiesta, La Guerra de los Reinos. Destacaron los números dedicados a profundizar en el elenco de secundarios, como Odin, Frigga o la espía Roz Solomon.

Finalmente llegó La Guerra de los Reinos, un blockbuster de tomo y lomo con Dauterman de nuevo a los lápices y que volvió a reunir a todos los Thors de la etapa, además de servir como cierre magistral al arco del Thor del presente. Pero aún quedaba un arco por cerrar, el del anciano Thor del futuro. Y así llegamos a Rey Thor, con Ribic al dibujo para cerrar el círculo.

Thor no puede ni nadar tranquilo en la piscina.

El Loki del futuro se ha hecho con la necroespada, el arma legendaria de Gorr, y piensa acabar con su hermano. Y esto sólo será el preludio del regreso del propio Gorr, dispuesto a acabar su labor deicida. Aaron narra una batalla final espectacular entre dos enemigos acérrimos, repleta de momentos macarras como solo él sabe escribir. Pero al final sabe que no todo se puede resolver con tortas, y en el último número ofrece un desenlace tremendamente emotivo que engrandece la leyenda de Thor como pocas veces se había hecho antes. Thor se convierte en, sencillamente, un dios. En el apartado gráfico, Ribic compensa el estatismo de su dibujo con unas imágenes preciosas, en las que destaca la atmosfera opresiva a medida que el fin del universo se acerca.

Con sus puntos fuertes y sus altibajos, el Thor de Jason Aaron me parece una de las mejores etapas de la Marvel actual y de la trayectoria del Dios del Trueno, a la altura de leyendas como Walter Simonson. Épico, divertido, pero también introspectivo como pocos, la saga de Aaron ha sabido elevar el mito del Dios del Trueno a nuevas cotas de grandeza, acompañado siempre por dibujantes de tremenda calidad. Larga vida a Jason Aaron, larga vida a Thor.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.