POR UN PUÑADO DE DRACMAS, de Iván García y Ruth O’Leary

 

 

Título original:
Por un puñado de dracmas.

Sello: Grafito Editorial
Guionista: Iván García Rodríguez
Artista: Iván García Rodríguez
Colorista: Ruth Almudena O’Leary
Publicación España: Febrero 2020
Valoración: Helenos de fortuna

 

 

Hay algo que convierte a la antigua Grecia (o, en un intento de utilizar un término más acertado, las antiguas polis helenas) en una fuente inagotable de historias. Puede que sea por esa mezcla entre el esplendor intelectual que se alcanzó y el misticismo reinante en esa época con una mitología de la que se sigue extrayendo más y más leña para crear nuevas obras en todos los ámbitos. Quizás por estas mismas razones, al utilizar este contexto, se suele dejar de lado las historias más mundanas para favorecer tanto las obras que se ciñen lo máximo posible a los hechos históricos como en las que interviene directamente el panteón heleno. Así pues, al enterarme de la existencia de una obra que se salía de esta línea, no pude hacer otra cosa que rápidamente hacerme con…

POR UN PUÑADO DE DRACMAS
de Iván García Rodríguez y Ruth Almudena O’Leary

Proteas es un antiguo hoplita ateniense en busca de fortuna cuyos pasos le conducen a Crisondion, una remota polis al norte de la península helena que se encuentra asolada por los constantes ataques de un terrible león. La presencia de esta bestia no hace más que tensar la situación en una población que ya sufría a su tirano y que ve agravada la convivencia por la ingente cantidad de mercenarios que van llegando y consumiendo los ya de por si escasos recursos de los que disponen. En este punto, el mercenario ateniense conoce a Leotíquidas, un espartano también en busca de una paga y con el que, tras un giro del destino, se dispone a dar caza al animal que atemoriza a la ciudad.

Que el nombre de esta obra no os lleve a error: pese a ser una maniobra de marketing dificilmente superable, poco tiene que ver la historia de este cómic con la cinta de Sergio Leone. Sin embargo, aunque el guión vaya por un camino diferente, en lo temático no se distancia mucho de lo que podemos esperar de un spaghetti western con sus mercenarios de moral ambigua que no dudan en arrimarse al árbol que mejor sombra da aunque sea el tirano de turno que controla a la población con puño de hierro. Y dentro de esta definición también entran nuestros protagonistas que, a pesar de partir de una superioridad moral respecto al resto de cazadores, no se lo piensan un instante en unirse a la batida en cuanto consiguen la primera pista que les coloca en una posición ventajosa.

Mientras no cojáis papel higiénico…

Tal como he dicho anteriormente, esta historia huye deliberadamente de cualquier mito y elemento más allá de lo natural para acercarse a lo más mundano. Irónicamente, por esta misma razón la aventura de Proteas y Leotíquidas se encuentra envuelta en la superstición propia de la época, siendo una incógnita para los personajes si se hallan frente a un castigo divino. Esto sumado a los detalles en el diseño de los personajes de diferentes patrias que van apareciendo hacen patente el buen trabajo de documentación realizado por Iván García que, a pesar de rehuir de cualquier evento histórico destacado, si se ha esforzado en plasmar a la sociedad helena con toda la información que se dispone en la actualidad.

El dibujo de García no solo es meritorio a la hora de crear al pueblo de Crisondión, también es de destacar la forma en que formula la acción en una sociedad donde el arma más avanzada es una lanza. Estos son momentos de tensión que poco tienen que envidiar a esos infinitos duelos de mirada protagonizados por Clint Eastwood. Si bien estas partes están brillantemente ejecutadas, son solo un pie de página en una historia principalmente de investigación y que fluye con un ritmo prácticamente perfecto para una obra de estas dimensiones.

¡Rápido, corre a comprarlo!

La obra no podría estar completa sin el trabajo de Ruth O’Leary a los colores. Puede que su trabajo no destaque por si mismo, pero deja alguna que otra filigrana que da empaque a una historia sencilla, haciéndola aun más disfrutable. El resultado final es un cómic que cumple con creces en lo estético y hace una mirada poco habitual de la sociedad de las antiguas polis griegas que, aun siendo pura ficción, puede hacer las delicias de los amantes de esa ápoca.

Por un puñado de dracmas no solo es una obra entretenida con un ritmo trepidante, también es la puesta en escena de nuevos autores de gran talento como son Iván Garcia y Ruth O’Leary que, aunque ya llevan tiempo trabajando en el mundillo, con esta primera obra dejan el listón muy alto y a la espera de próximos trabajos.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.