PARANOIA STAR, de Suehiro Maruo

 

 


Título original
:
Paranoia Star (パラノイア・スター)
Sello: Kawade Shobo Shinsha

Mangaka: Suehiro Maruo
Publicación Japón: 1986
Publicación España: Enero 2019  (ECC)
Valoración: Siempre en mi equipo

 

 

Maruo no es fácil de leer. Es incómodo, difícil de contemplar y de comprender. No es algo que recomendarías a cualquiera porque no todo el mundo está preparado para ello. Sólo aquellos con estómago de hierro y mente abierta podrán hacerle frente y conseguir salir indemnes de la experiencia que supone…

PARANOIA STAR
de Suehiro Maruo

No pilla de nuevas a nadie que yo diga que alucino con el trabajo de Suehiro Maruo. Tampoco a mí me sorprenden ya las caras extrañadas, cuanto menos, de la gente que se topa con una de ESAS páginas con las que se suele deleitar este particular autor. Pero lo cierto es que si consigues extrapolar esa obsesión maniaco-compulsiva que tiene Maruo con los penes y la masturbación, te encuentras a un excelente narrador, un gran conocedor de su historia y de la nuestra. Un apasionado del arte y de las producciones europeas, que experimenta en cada trazo y chorrea referencias en cada relato.

Los que ya lleven algunos “maruos” a sus espaldas estarán acostumbrados a obras completas más extensas o relatos cortos dentro de un mismo tomo que tenían algún tipo de hilo conductor. En esta ocasión el que conduce con destreza, aunque a veces parezca que no hay nadie al volante, es el propio Maruo. Sus inquietudes, obsesiones y miedos son los que toman forma grotesca y nos permiten entender, bajo todas esas capas de perversión, el alma perturbada de un poeta.

Lo de las nuevas tecnologías.

Como buen japonés hay tres cosas que le obsesionan y así lo refleja a lo largo de estos seis relatos: que su país perdiese la Segunda Guerra Mundial en el bando que la perdió, el desarrollo tecnológico y, por encima de todo, el sexo. De este modo se nos presenta Suehiro Maruo en todo su esplendor, a través de seis historias experimentales, a cada cual más loca, en las que une lo real con lo onírico, el cyberpunk con el más puro expresionismo alemán, donde el sexo, el placer y el dolor se mezclan insistentemente con la muerte y el surrealismo cobra vida.

Y es que no importa que sean relatos largos o cortos, si eres capaz de sobreponerte a la crudeza de sus viñetas y de leer el mensaje tras la metáfora, todas y cada una de las historias de Maruo esconde una profunda reflexión que, por supuesto, obliga a una relectura casi inmediata que se va descubriendo el alma de un antibelicista que alza la voz porque la televisión está absorbiendo a la humanidad y la tecnología nos paraliza como individuos pensantes.

Lo de los monstruos.

Y todo esto lo hace llenando cada historia de referencias, apoyándose en relatos tradicionales chinos y japoneses y en la historia y la cultura tanto oriental como occidental. Maruo hace uso de todas las técnicas que tiene a mano y experimenta con el color, el collage y la imagen real para contar exactamente lo que quiere. Y, por si fuera poco, al inicio de cada relato el autor nos hace una sugerencia de la música de fondo idónea para cada uno de ellos. Algo que, a mí personalmente, me hizo releerlo todo de nuevo casi al instante, pues durante la primera lectura experimenté un exceso de información que no pude manejar de golpe. Pero lo hice bien, porque realmente cambia de forma sustancial y convierte la lectura de cada historia en una experiencia multisensorial que va desde el ritmo pausado de compositores nipones contemporáneos y clásicos, al hardcore punk de Discharge pasando por la electrónica industrial de Kraftwerk o el rock alternativo ochentero de New Order. Todo un compendio cultural que nos ayuda a adentrarnos en la mente retorcida de su autor.

Para completar esta ristra de relatus horribilis publicados originalmente en la revista Kawade a lo largo del año 1986, se incluyen dos textos, El Vampiro de la Enfermería, del propio Maruo, otra puerta más que se abre a su mente perturbada y retorcida, y Expulsemos al Niño Masturbador, una especie de epílogo rocambolesco en honor al mangaka de la pluma encubierta, obra de Mutsuo Takahashi, poeta y responsable del guión de la última historia ilustrada de este tomo.

Lo de las pajas.

No suelo comentar la edición de casi ninguna publicación, pero esta de ECC merece la pena, al menos, mencionarla. Se han currado una intro y un primer relato a todo color y el resto del tomo lo han impreso en tinta azul, que aporta al conjunto un extra rocambolesco y original.

Al acabar un manga de Suehiro Maruo siempre pienso, y no me equivoco, que es un degenerado y que, el pobrecillo, esta, fatal de la cabeza. Pero saber que esa sordidez y la violencia grotesca que dibuja con tanta elegancia nunca están ahí de forma gratuita, me hace volver una y otra vez a sus historias repletas de contenido. Nunca está de más volver a recordaros que no todo el mundo es capaz de aguantarle el pulso a esta mente retorcida, pero hasta en sus relatos más cortos, si se consigue leer más allá de la perversión, jamás defrauda y siempre se descubre algo nuevo tras cada lectura.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.