ORGULLO Y SATISFACCIÓN #2: “Especial Trabajo”

Título original: Orgullo y Satisfacción #2
Publicación España: Octubre 2014 (¡Caramba! Cómics)
Características: 102 pp. – En color – 1.50€ (+ la voluntad)
Valoración: 7.5/10

Pocas presentaciones necesita ya la publicación Orgullo y Satisfacción tras un enormemente exitoso debut en el momento de su génesis que llevó a sus autores a plantearse convertirla en una revista digital de periodicidad mensual. Ya analizamos su primer número en septiembre, dedicado a la democracia española, y este mes la segunda entrega está centrada en la situación laboral.

Así que, sin más dilación, pásense si aún no lo han hecho por www.orgulloysatisfaccion.com, déjense su 1.50€ + la voluntad (o, suscríbanse, como ha hecho un servidor por 6 o 12 meses) y cuando estén ustedes listos, empezamos…

“No nos va mal, pero nos podría ir mejor”, por Albert Monteys.

Nada más comenzar la lectura de este ejemplar asistimos a un cambio en la forma en que se presentó el número anterior: ya no arranca con un texto, sino con una recapitulación jocosa por parte de Albert Monteys sobre la situación que viven en este momento los autores de la revista respecto al futuro de la misma (cifras de ventas, futuros temas a tratar…), y de aquí pasamos a un índice de contenidos (¡bien!).

En resumidas cuentas: Orgullo y Satisfacción es aún un proyecto en construcción y sus responsables están escuchando a los lectores para ir mejorando y limando los aspectos técnicos de la revista. PERO, si me estáis leyendo, he echado de menos uno de esos grandes textos introductorios del tema que en las ocasiones anteriores servían de discurso motivacional épico de vosotros, nuestros generales, antes de atacar las páginas siguientes. ¡Recuperadlo, por favor!

Tras varias páginas sobre actualidad, Manel Fontdevila presenta el tema central.

Siguiendo con la novedades, tras esa curiosa introducción, y a sugerencia del becario, se suceden unas páginas de actualidad previas al tema principal. En ellas vemos a Manel Fontdevila dar pie al “surrealismo soberanista catalán” (esto debería ser un movimiento artístico desde ya) con ¡Matar a Jordi Puyol!, la descojonante caza del “ex-honorable” para salvaguardar la voluntad del pueblo de Catalunya (?). De ahí pasamos a una reflexión de Monteys, tan absurda como el tema sobre el que trata: el Instituto Nacional de Estadística sumó al PIB español 9 millones de euros de las drogas y la prostitución. El chiste se hace solo. Y antes de centrarse en el mundo laboral, Fontdevila vuelve a la carga con …¡Nada sin amor!, lúcido análisis de cómo en la situación actual del país, el sexo (con o sin amor) es una vía de escape tan viable como cualquier otra (y con más gustirrinín).

En medio de todas estas historias de actualidad tenemos viñetas varias, más o menos afortunadas, de Alberto González Vázquez, Alain Delon Guillermo y Bernardo Vergara, así como las siempre bienvenidas tele-reflexiones del gran Pepe Colubi, esta vez sobre el famoseo como profesión, en La fama cuesta una mierda. Y a partir de aquí se abre el telón y entramos en materia…

Paco Sordo te da la bienvenida al mundo laboral (y te acompaña fuera de él).

Mientras Bernardo Vergara se hace las Grandes preguntas sobre el trabajo, el omnipresente Fontdevila presenta a los Varios jefes que te puedes encontrar en tu vida laboral, o Mel construye al genial Funcionario sin complejos, llegamos a uno de los momentos cumbre de este número cuando Paco Sordo nos dice Bienvenido al mundo laboral: rituales satánicos, nepotismo ilustrado, micción jerárquica, becarismo extremo… son conceptos que deberás tener en cuenta para incorporarte a las filas del INEM. ¡Gracias, Paco! ¡Te queremos, Paco!

Pero dejemos que ese amor no decaiga, ¡cantemos al amor! Y para eso tenemos El gran día de María, en el que Monteys nos recita en verso las bondades de la revolución de los trabajadores y del canibalismo cardiológico. ¿Por qué? Porque en el fondo, en este país, siempre da igual. Así que llamemos a Morán y Triz para que nos expliquen los nuevos (viejos) tipos de contrato, para que nos hierva un poquito más la sangre mientras contemplamos la pirámide de jetas que está construyendo la ministra de la Virgen del Rocío. Todo ello salpicado con viñetas de los anteriormente mencionados y a los que se suman Malagón, Manuel Bartual y, sí, esta vez en formato de viñetas sueltas, el fan-favourite (porque lo digo yo) Luis Bustos

Los anuncios de prensa añejos de Luis Bustos. (clic para ampliar)

Y a partir de aquí entramos en la parte más falta de ambición de la revista, primero con un Lalo Kubala inspirado en el dibujo pero que se queda corto en el contenido (más páginas habrían sido de agradecer) en su repaso a la historia de El trabajo en el pasado; seguido del juego de mensaje aparente/mensaje real que tanto le gusta a Manuel Bartual (pero que él mismo ha usado ya mucho) hablando de conseguir trabajo en la redes sociales; o la excesivamente larga tira de Vergara y Ágreda sobre los ¡Colegas! trabajador y empresario. Si a esto le sumamos la poca gracia que le hace a un servidor Alberto González Vázquez (que aquí goza de tres repetitivas páginas únicamente para llegar al chiste final) y que a El Mundo Today le ha faltado chispa este mes, aquí el ritmo de la revista se resiente.

Menos mal que llega Mel al rescate, y nunca mejor dicho, con Delegado Sindical: El superhéroe corrientito. Desde la descojonante lista de superpoderes asombrosos hasta su galería de villanos, dan ganas de que el personaje vuelva en un futuro de forma regular (¿me estás leyendo, Mel? ¿Porfa?). Le sigue más publicidad laboral viejuna por parte de Luis Bustos, tan genial como siempre, y más viñetas de Toni, Triz y otros. Así, hasta llegar a mi adorado Paco Alcázar y su mundo absurdo, que esta vez nos trae a la civilización de topoides encargados de las piscinas Aguafest. ¡Per-fec-to!

El gran Mel es el encargado de nuestra ración mensual de superhéroes.

Y así, tras un texto de Iu Forn y más viñetas varias, el número termina de nuevo, cerrando el círculo de la actualidad, con las multiautorales Últimas Letizias, tan solventes y brillantes como siempre, dejando ese sabor añejo a los tiempos en que estos autores trabajaban en El Jueves.

En resumen, a pesar de no ser un número tan redondo como el anterior, Orgullo y Satisfacción #2 aún conserva los buenos mimbres del original y, a pesar de la estructura aún deslavazada que presenta, sus autores lo sacan adelante con oficio y buen humor. Ahora a esperar que mi suscripción no haya sido en vano por bajas ventas, así que ¡haceos con vuestro ejemplar, malditos!

Os recordamos que podéis adquirir vuestro ejemplar en
www.orgulloysatisfaccion.com

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe