ORGULLO Y SATISFACCIÓN #1: “La Democracia Española”

Título original: Orgullo y Satisfacción #1
Publicación España: Septiembre 2014 (¡Caramba! Cómics)
Características: 103 pp. – En color – 1.50€ (+ la voluntad)
Valoración: 8/10

Ayer, 1 de septiembre, comenzaba su andadura la edición mensual de Orgullo y Satisfacción que, como ya analizamos, nació como una escisión-protesta de los “huidos” de las nuevas imposiciones de RBA a la revista El Jueves. Casi 3 meses después vuelven a la carga con la promesa de publicar un número cada mes, siempre en formato digital, y siempre con un coste de sólo 1.50€ (+ la voluntad) por 100 páginas de contenido, descargable desde www.orgulloysatisfaccion.com.

Y si los dos primeros ejemplares (nos referiremos al anterior como número #0) publicados hasta la fecha son definitorios del formato que va a seguir la nueva “revista”, parece evidente que cada número se centrará en un único tema de actualidad en el 90% de su extensión, dejando el 10% final para tratar brevemente noticias más recientes (“Últimas Letizias”), en un estilo similar al trabajo que venían realizando en El Jueves.

Primera página de las 4 que dedica Albert Monteys a “El ecosistema ibérico”.

Entre los colaboradores encontramos, de nuevo, a sospechosos habituales como Albert Monteys y Manel Fontdevila, quizá los más vocales de los que iniciaron la nueva propuesta, pero que en este ejemplar comparten el mismo protagonismo que todos los implicados. De este modo, el ejemplar arranca con un ilustrativo texto de Javier Pérez Andújar sobre los autoproclamados “Demócratas de toda la vida”, o en otras palabras, los franquistas reconvertidos para seguir chupando del bote o ejerciendo su ideología bajo la máscara del fallido modelo democrático del país.

De aquí pasamos a la disección paleontológica de “El ecosistema ibérico” a cargo de Albert Monteys, uno de los mejores momentos de este número en el que, de manera tan caricaturesca como lúcida, representa la evolución de la historia política del país desde el “Franquiásico Superior” hasta el “Morrásico Total” de la actualidad. Brillante.

Paco Sordo y su tour “Mariano’s Democracias del mundo”.

Le siguen Morán y Ágreda con el mapa de “El Congreso de los Diputados por dentro”, desde la punta del iceberg hasta sus más profundos sótanos en los que yace “la raíz de nuestra democracia” (aka. Franco); la pregunta de Manel Fontdevila, “Pero… ¿quién manda de verdad en España?” (hint: nosotros no); y otro de los greatest hits de este número, con Paco Sordo llevándonos a lo Españoles por el mundo junto a Mariano Rajoy a visitar las “Democracias del mundo”, un claro estamos-mal-pero-podríamos-estar-peor-aunque-también-mucho-mejor que nos demuestra que los modelos “democráticos” a los que parece estar mirando España (USA, UK…) tampoco resultan nada saludables.

Por otro lado, siguiendo con las grandes preguntas en torno a nuestra democracia, el gran Mel nos plantea una encuesta: “¿Son todos los políticos iguales?”. Entre los encuestados encontramos al gobierno, a la oposición, al ciudadano medio, a la Iglesia, a la Corona, a los expresidentes, a los grandes empresarios, a Angela Merkel, al “Coletas”… Podéis ir imaginándoos las respuestas, gracias.

“¿Son todos los políticos iguales?”. Mel nos lo deja más o menos claro. O no.

Y así van desfilando durante las 100 páginas conceptos tan interesantes como la “Inercia vasallática post-dictatorial” de Bernardo Vergara, el papel de la “Democrática pantalla” de televisión según Pepe Colubi, o el de los “Representantes del pueblo”, diseccionados por Lalo Kubala. A todos estos se le van sumando pequeñas píldoras de los autores mencionados y otros como Guillermo, Malagón, Toni o Alberto González Vázquez, así como otro texto reflexivo de Iu Forn, un bucle de Manuel Bartual o la sorpresiva incorporación del no-noticiario web El Mundo Today.

Pero si hay un autor que destaca, en lo que al aspecto gráfico se refiere, es de nuevo Luis Bustos, del que ya elogiamos su trabajo en “El Rey Semidiós” en nuestra reseña del número #0. Repetimos alabanzas, pues, ante su homenaje a la editorial EC Comics, universalmente famosa por las Historias de la Cripta, relatos de terror con un formato que Bustos aplica magistralmente a “El Museo de la Democracia”. Para quitarse el sombrero, especialmente con el coloreado.

Luis Bustos se convierte en Guardián de la Cripta en “El Museo de la Democracia”.

Culminan este número la tronchante “¡Democracia en casa!, presentada por el Presidente Secreto de la Tierra” de Paco Alcázar, en un mundo gobernado por reptilianos que nos dan consejos sobre cómo gobernar “democráticamente” nuestro hogar; el revelador “¡Exijo transparencia!” de Manel Fontdevila; y las mencionadas “¡Últimas Letizias!” en las que varios de los autores se prestan analizar noticias breves y de actualidad candente.

Con todo, la mala baba del anterior número sigue ahí, aunque se hace algo evidente la falta de rabia, del “encalientismo” del número anterior, algo lógico por otra parte. En cualquier caso, los mimbres para crear algo grande son ya muy sólidos y esperamos con muchas ganas al próximo número. A estas alturas, es imposible que nos defrauden.

*     *     *

Os recordamos que podéis adquirir vuestro ejemplar en
www.orgulloysatisfaccion.com

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Diamond dice:

    Lo de la encuesta me ha hecho mucha gracia (aunque parte de lo que dice Rajoy es desgraciadamente verdad, pero eso es otro tema).

    Y oye, por muy p****a que la censura en El Jueves fuera, puede que al final les ha ayudado. ¿Cuántos les hubieran seguido de no ser por ella?

    • Hombre, pues no les habría seguido nadie… porque no habrían tenido que hacer esta publicación alternativa y porque no se habrían quedado sin trabajo. O sea, Como decir que por muy mala que fuera la dictadura de Franco, ¿cuántos habrían votado a la UCD si no llega a morir? xD

      Pero sí, entiendo que lo que querías destacar es que han sabido sacar partido del RBAzo a El Jueves. Y yo que me alegro. Han activado las suscripciones y yo ya me he abonado por 12 números =P

Deja un comentario, zhéroe