ONWARD. Creo que mi padre muerto es un elfo

Título original:
Onward
Año: 2020
Director: Dan Scanlon
Guión: Dan Scanlon, Jason Headley, Keith Bunin
Fotografía: Animación, Sharon Calahan, Adam Habib

RepartoAnimación

Valoración: Basta de secuelas

Sinopsis: Dos hermanos elfos adolescentes, Ian y Barley Lightfood, se embarcan en una aventura en la intentarán descubrir si existe algo de magia en el mundo que les permita pasar un último día con su padre, que falleció cuando ellos eran aún muy pequeños.

¿Qué es esto? ¿Un pájaro? ¿Un avión?… ¡No! ¡Es un proyecto original de Pixar y no otra secuela nostálgica! Pues sí, tras la previamente temida y posteriormente aceptable Toy Story 4 y unos años anteriores en los que Coco fue el único proyecto original nadando en un mar de secuelas como Buscando a Dory, «otra de Cars» o la simpática Los Increíbles 2, Pixar este año vuelve a la carga con dos proyectos originales (cosa que no pasaba desde hace eones) siendo estos la cinta que nos ocupa y la esperada Soul, que se estrenará en España en Agosto.

La nueva propuesta de Pixar nos traslada a un mundo de fantasía donde, con la llegada de la tecnología, la magia dejó de tener importancia hace años y cuenta la historia de Ian y Barley, dos hermanos elfos que reciben un regalo de su difunto padre que consiste en realizar un conjuro que devolvería a la vida a su padre sólo por un día. Obviamente, las cosas no salen bien y estos dos hermanos tendran que aventurarse en un viaje contrareloj para completar el conjuro de manera correcta. Onward cuenta con una de las premisas más sencillas y simples de la compañía, y justamente es ahí donde reside la magia de la película, es decir, estamos ante una película de Pixar pero con una premisa más pequeña de lo normal. Y es que, a pesar de que el mundo que presenta parece ser muy rico en detalles, el corazón de la película se centra en la aventura emocional de estos dos hermanos y obviamente el flexo sale ganando.

Aunque el enfoque y la chicha de la película sea la relación de estos dos hermanos, el universo que presenta Onward hará las delicias de todos los fans de juegos de rol y productos de fantasía con guiños bastantes simpaticotes. Cabe destacar también que, en cuanto a diseños de personajes, estamos ante una de las producciones de Pixar que más difiere de lo que nos tiene acostumbrados la compañía, es decir varios diseños como el del minotauro, los unicornios vagabundos o, sin ir más lejos el padre teniendo sólo la mitad de su cuerpo activa, podrían pertenecer mas una producción de Dreamworks o de otro estudio que a una de Pixar. Y no digo que sea algo negativo, es de agradecer que la compañía se comprometa con cosas nuevas.

Dejando al lado la parte visual de la cinta, donde realmente brilla Onward es en la relación de sus dos protagonistas principales. Y es que la mayor baza de esta película y, por ende, el hecho de que injustamente algunos la califiquen como «una Pixar menor» es que simplemente va de dos hermanos y sus movidas personales y familiares. Y sí, a simple vista puede parecer una historia ya contada pero la clave del éxito emocional de Onward reside en que cuenta una historia sencilla de manera muy efectiva, llevándonos de la mano con los personajes durante todo el tiempo en una especie de road trip con elementos fantásticos que mezcla situaciones divertidas con algunos respiros mas dramáticos para hacernos conocer a estos dos hermanos hasta las trancas.

Todo esto, hasta culminar en un gran tercer acto donde el conflicto principal se cierra de una manera tan valiente como sorprendente (lleno de los buenos «pixar feels» obviamente) y los temas abiertos durante la película confluyen de manera muy natural y satisfactoria. Vamos, que es de esos finales que elevan lo que de por sí ya es una buena historia en algo que se os quedará en la patata durante bastante tiempo, y más si tenéis hermanos o similitudes cercanas con algun familiar fallecido. Destacar en su reparto de doblaje a un Tom Holland que derrocha muchísima dulzura y vulnerabilidad haciendo del hermano pequeño, y a un Chris Pratt que demuestra que el humor se le sigue dando bien pero que no se desenvuelve nada mal en las partes mas dramáticas.

Onward es una entrañable y sólida road trip fantástica con una historia tan sencilla como bien ejecutada. Visualmente es un Pixar muy fresco y juguetón que aunque no pretende ser una de las grandes de la compañía. Su  simpleza, cercanía e inmenso corazón la convierte en una de las más personales del estudio.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. la vi el viernes, me gusto mucho me hizo recordar cosas y la relacion de hermanos y madre y manticora lo mejor

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.