OJO DE HALCÓN, Vol. 4: Wunderkammer, de Jeff Lemire y Ramón Pérez

 


Título original
:

Hawkeye, Vol. 4: Wunderkammer

Sello: Marvel Comics
Guionista: Jeff Lemire
Artista: Ramón Peréz
Coloristas: Ramón Peréz e Ian Herring
Contenido: All-New Hawkeye #1-5 (Mar.–Sep. 2015)
Publicación USA: Noviembre 2015 (Recopilación)

Public. España: Marzo 2016 (Panini)
Valoración: 8.5/10

 


Ere
s Jeff Lemire y acabas de llegar a Marvel, entrando por la puerta grande como uno de los nuevos grandes fichajes en el terreno del guión, por lo que tienes que demostrar que todos los halagos que se han dicho sobre ti son ciertos. Así que decides recoger el testigo de la serie más laureada de Marvel de los últimos años. Señores, preparen sus carcaj y sus arcos pues nos llega… ¡All-New Hawkeye!

 OJO DE HALCÓN, Vol. 4
de Jeff Lemire y Ramón Pérez

Decir que Lemire era el sustituto idóneo para la etapa de Matt Fraction y David Aja es quedarse corto, el canadiense ya había demostrado su habilidad al frente guiones sobre arqueros sin poderes, rescatando de la mediocridad al bueno de Green Arrow, y en Marvel no iba a ser menos, sino que además cumple de sobra, consiguiendo que no echemos de menos la etapa anterior, y eso es algo muy grande, pues os recuerdo la gran cantidad de alabanzas y premios, todos muy merecidos, tanto por parte de la crítica como del público.

Para esta ocasión se ha planteado un guión sencillo que alterna dos épocas distintas de la vida de Clint. En el presente vemos cómo continúa la relación de Clint Barton y Kate Bishop, ambos Ojos de Halcón, y cómo los dos se ven metidos en una misión que les llevará a una base de Hydra donde tendrán que robar un arma, hecho que acabará produciendo un punto de inflexión entre los Halcones. Por otro lado, en la parte que narra el pasado podemos ver la niñez de Clint y cómo se crió junto a su hermano en un circo ambulante.

Estos momentos no sólo sirven para enfatizar distintas facetas de Clint (gracias a la parte narrada en el pasado podemos ver cómo evoluciona el Clint niño hasta convertirse en el Clint que amamos hoy en día), sino que permite alternar un poco el protagonismo entre ambos, pues hay que señalar  que, en el presente, es Kate quien lleva la voz cantante de la narración.

Me gustaría señalar también el cambio de tono de la serie, no es que haya dejado de ser el referente indie marvelita, pues Lemire es uno de los grandes autores en este ámbito, pero sí es cierto que se acerca más a un comic superheroico tradicional, dejando de lado el ambiente familiar que fue la finca donde vivía Clint, para dejar entrar elementos característicos del Universo Marvel como son SHIELD o Hydra.

En el apartado artístico sólo puedo que aplaudir el trabajo realizado por Ramón Pérez, un artista que altera su estilo tanto de dibujo como de color en cada momento temporal marcando la diferencia entre ambos: en el presente mantiene un estilo continuista al que vimos en la etapa anterior, tomando el relevo y haciendo honor al gran trabajo de Aja, mientras que para el pasado ha usado un estilo más cercano a la acuarela, ante el que nosotros, simples y mortales lectores, nos podemos más que quedarnos embobados, admirándolas.

En definitiva, el retorno de Ojo de Halcón a manos de Lemire y Pérez no podría haber sido mejor, con reminiscencias de la etapa anterior, pero aportando un toque más superheroico que para nada molestará a los lectores ya consagrados, y que seguramente consiga que nuevos lectores se acerquen a esta maravillosa serie.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Dynamo dice:

    Muy acertada la reseña. Aunque yo no estoy tan entusiasmado, me parece un tono correcto, respetuoso con lo anterior y que invita a continuar. La infancia de Clint me ha dejado un poco indiferente, no es que este mal, pero me suena a visto. Y la aventura en el presente, creo que Lemire ha acertado manteniendo la relación entre Clint y Kate, y la historia está bien, pero no me ha gustado el final. Del dibujo nada que oponer. El estilo de la infancia funciona perfectamente y el tono “Aja” está bien conseguido, sólo que lo sé si es necesario, Pérez pued dibujar sin tener que imitar el estilo.

Deja un comentario, zhéroe