OBLIVION SONG, Vol. 1, de Robert Kirkman y Lorenzo de Felici

 


Título original
:
Oblivion Song, Vol. 1 TPB
Sello: Image Comics

Guionista: Robert Kirkman
Artista: Lorenzo de Felici
Colorista: Annalisa Leoni
Contenido: Oblivion Song #1-6 (Mar. 2018)

Publicación USA: Marzo 2018
Publicación España: Marzo 2018 (Planeta)
Valoración: Una canción muy pegadiza /10

 

 

Cada mes se estrenan decenas de novedades en busca de un hueco en el cada vez más apretado mundillo del cómic, si bien muchas de estas novedades ya están inmersas en un universo comiquero propio que les ayuda a despegar, hay muchas otras series que sólo cuentan con la reputación de sus autores para llamar la atención al menos del primer número. En este aspecto pocos autores como Robert Kirkman pueden asegurar un éxito, siendo como es el artífice de Invencible y Los Muertos Vivientes, dos de las obras cumbres de Image cuando ya no era la Image de los ’90 pero tampoco la de ahora. Consciente de la dificultad de la misión, Kirkman ofrece un primer número que es puro espectáculo, desarrollando gran parte de la acción en el desolado mundo de Oblivion, con una escena inicial plagada de acción, en la que se juega al despiste y que sirve para presentar a la perfección el mundo en el que nos encontramos, un mundo donde no para de sonar…

 OBLIVION SONG
de Robert Kirkman y Lorenzo De Felici

Vete a saber dónde he dejado el coche.

Un terrible suceso sacudió Estados Unidos hace 10 años cuando una dimensión paralela se fundió con la nuestra ocupando un espacio donde anteriormente se hallaba Filadelfia. A esta dimensión se la conoce como Oblivion, un lugar desolado donde viven las más misteriosas y peligrosas criaturas, un lugar donde todavía viven humanos que se vieron arrastrados ahí después del incidente, un lugar al que Nathan Cole, científico obsesionado con éste suceso, sigue acudiendo en busca de supervivientes… y de su propia redención.

Uno de los grandes aciertos del cómic es empezar la historia diez años después de “El suceso”, para poner el foco de atención no tanto en lo ocurrido sino en las consecuencias, aún a sabiendas que dicho suceso podría haber dado mucho de si. A partir de las visitas de Nathan a Oblivion en busca de supervivientes, iremos conociendo sus motivaciones, las de sus ayudantes, las de aquellos que volvieron pero todavía no lo han asimilado, los que no creen que se deba seguir viajando hasta ahí después de tanto tiempo y también las de aquellos que no quieren volver. Todo un elenco de personajes y posibilidades que forman el verdadero núcleo de la trama. Y aquí es donde Kirkman es un auténtico experto, retratando a todos los personajes con sus inseguridades, sus miedos y sus imperfecciones. De nuevo, en una historia plagada de monstruos y con conceptos de ciencia ficción bastante interesantes, lo más importante acaban siendo los personajes y sus relaciones, sus motivaciones y sus secretos. Porque cada personaje tiene una historia propia, un pasado con cargas que le acompañan en el presente y cuyas decisiones a la hora de afrontar esas cargas condicionarán su futuro. Particularmente interesante me parecen las historias de aquellos que vivieron durante un tiempo atrapados en la otra realidad y cómo luchan por adaptarse de nuevo a una “vida normal”.

9 de cada 10 dentintas recomiendan no hacer esto en casa.

Esto no significa que la obra deje de lado lo acontecido diez años atrás ya que se van explicando detalles del suceso mediante el retorno de dos personas de Oblivion que servirán de hilo explicativo para con el lector. En una deliciosa escena en el Museo que se erigió en recuerdo de aquel fatídico día, los recién llegados irán descubriendo lo que pasó y cómo afrontó la humanidad tal inexplicable suceso. Es en esta escena donde podremos apreciar la capacidad de síntesis de Kirkman que con cuatro trazos explica algunos de los momentos más importantes de aquel día para centrarse posteriormente en lo que realmente le interesa. Los recién llegados confesaran a Nathan que todavía hay gente en Oblivion y eso significa para él que todavía hay posibilidades de que su hermano se halle con vida. Pero esta motivación extra chocara de frente con el gobierno que ha decidido cancelar el proyecto de seguir enviando misiones de rescate, por lo que las cosas van a ponerse muy difíciles para el protagonista. No desvelaremos más detalles de la trama pero decir que en sólo seis números la historia avanza bastante y se llega a diferentes puntos de interés que, obviamente, el guionista deja colgados a la espera de un segundo tomo donde desarrollarlos. Pero una cosa os aseguro nada permanece igual de cómo estaba al empezar la historia.

A estas alturas ha quedado claro que la estrella del cómic es Kirkman, veamos qué sucede con la parte gráfica con Lorenzo De Felici en el que es su primer gran trabajo. El artista italiano había realizado varios números sueltos de diferentes series de Image y aquí afronta su primer proyecto largo. Lo cierto es que al principio su estilo no me gustó, no me parecía que pegaba con el cómic pues era demasiado recargado en líneas tanto en los rostros como en las figuras pero si que disfruté desde el principio de su arte en cuanto a ambientación paisajística y esas criaturas monstruosas que van salpicando las escenas en Oblivion. Con el paso de la lectura poco a poco me acostumbré a su trazo y finalmente me acabó por convencer, con la ayuda eso sí, del color. Las tonalidades cromáticas usadas para diferenciar la acción en un mundo u otro son excelentes y consiguen una atmosfera propia para ese mundo salvaje.

Qué molesto cuando se te queda algo entre los dientes.

Excepcionalmente Oblivion Song se ha publicado primero en nuestro país antes que la propia serie en EEUU y lo que a priori es una ventaja, acabará siendo un drama, pues significa que toda vía falta más tiempo para que salga el segundo tomo. Quién sabe si para entonces Kirkman habrá cerrado su otra serie fetiche, Los Muertos Vivientes, o por si lo contrario ha empezado otra. O si la misma Oblivion Song adquiere forma de serie de televisión que mimbres no le faltan y como parece que cada vez se hacen más cómics pensando en series…
Pero eso amigos, es otra historia.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.