Nôgami Neuro, el detective demoníaco: El Sherlock sádico

 

Título original: Majin Tantei Nōgami Neuro (魔人探偵脳噛ネウロ)

Guionista y dibujante: Yusei Matsui

Publicación Japón: Julio 2005

Publicación España: Noviembre 2007 (Cancelado)

 

Yako Katsugari es una simple estudiante de instituto que acaba de perder a su padre en un crimen a primera vista sin solución. Estando aun en duelo por esta gran pérdida, aparece repentinamente un demonio muy especial, perteneciente a una especie muy rara que únicamente se alimenta de enigmas y que, habiendo devorado ya todos los del inframundo, se traslada al mundo humano con el objetivo de saciar su hambre. Tras amenazar convencer a Yako para que le sirva como esclava fachada y así no llamar la atención en el mundo humano, le ayudará a resolver el asesinato de su padre para, a continuación, conseguir fama como detective (o más bien que la consiga Yako) y que su alimento llegue solo. Esta es la historia de Nôgami Neuro, el detective demoníaco.

tortura

Uno de los pasatiempos favoritos de Neuro es torturar a Yako, aunque siempre desde el cariño y respeto

Nôgami Neuro, el detective demoníaco es un shonen detectivesco/humorístico y la obra que dio fama a Yusei Matsui, que alcanzó cierto éxito en la Jump, llegando a abarcar hasta un total de 23 tomos.

Pese al título del manga, este se centra en las historia de Yako, actuando también como narradora, que de la noche a la mañana acaba fingiendo ser una detective privada a manos de un sádico demonio para que éste no llame la atención mientras devora enigmas. Pero por supuesto no es tan simple. A medida que avanzan los capítulos, vemos como Yako evoluciona de personaje inútil a ser una clave fundamental de la pareja Neuro/Yako, aportando el único punto débil que parece tener el demonio, la compresión de los sentimientos humanos.

En cuanto a los casos, no tienen mucho de misterio ya que en algunos tan solo hay un sospechoso o, directamente, se muestra el culpable al lector desde un inicio. Lo que importa de éstos es el cómo: el “truco” utilizado por el culpable, las herramientas demoníacas utilizadas por Neuro y, lo que personalmente más me gusta, la verdadera cara debajo de la máscara de inocencia del criminal, al más puro estilo de la saga Ace Attorney.

pestañeo

Neuro disimulando como puede el hecho de ser un demonio.

Otra de las bazas de este manga es el dibujo que, aunque no es nada del otro mundo y hasta en ocasiones resulta simple, tiene un estilo grotesco tirando a lo caricaturesco que, a pesar de que puede llegar a enseñar escenas muy crudas, es tan exagerado que, si eres un enfermo en potencia como yo, puedes llegar a esbozar una sonrisa.

En cuanto al factor historia, puedo decir que está muy bien hilada, hay varios giros argumentales (sobre todo en el último arco) extremadamente interesantes y que a más de uno le puede dejar el culo un poco torcido. Hablando del desarrollo de los personajes, existen pocos totalmente planos, el autor se esfuerza en que, aunque sea un criminal que no vuelva aparecer y sea un tópico andante, cada uno tenga una personalidad propia que le distinga perfectamente de otro.

instrumento demoniaco

Neuro tiene a su disposición un extenso catálogo de herramientas para resolver los crímenes y, cómo no, para torturar a criminales

Sin embargo, esta obra padece de una de las mayores pegas en el mundo editorial japonés. Al tratarse de una serie atípica en su concepto, al bajar su popularidad en los rankings de la revista en que se publica (en este caso la Weekly Shonen Jump, una de las más exigentes, si no la que más) el autor se ve forzado a alterar la serie para hacerla más accesible al público potencial, en este caso a un público juvenil, dotándola de demasiadas peleas y dejando de lado los casos y así perdiendo un poco la esencia del manga.

Y ahora volvemos con el principal problema de esta serie, si amigos. Esta obra también fue cancelada en España (lo juro, la última vez que hablo de uno cancelado… o no) y no porque la editase una empresilla pequeña que tuviese que cerrar las puertas. En este caso la editorial no es otra que Planeta DeAgostini y, que yo sepa, las cosas le van bastante bien. El problema al que se adujo la cancelación fue, como siempre, las bajas ventas, cosa que no me extraña para nada tratándose de un manga que, por mucho que tenga éxito en Japón y salga en la Jump, no deja de ser atípico y es muy arriesgado apostar por uno de estas características en España. Justificada o no la decisión de Planeta, no puedo evitar sentir algo de odio hacia la editorial que canceló una de mis obras favoritas.

primera muerte

El dibujo es tan exagerado en estos casos que no puedes evitar esbozar una sonrisa de psicópata homicida

¿Conclusión? Es uno de mis mangas favoritos, el carisma que destila Neuro y la forma en que demuestra de tener cada una de las situaciones controladas me encanta y todo esto sin desmerecer para nada con el crecimiento del personaje de Yako, que podríamos definir como el anti-Yamcha: de ser un personaje inútil, pasa a ser un personaje imprescindible y que carga con un gran peso en el desarrollo del manga. Lo único que lamento, aparte de la edición española, es que la parte más interesante en cuanto argumento sea la parte en la que se convierte en el shonen típico de turno.

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 7 Agosto, 2014

    […] 2014), por LynLacie. ― The Ping Pong: The Animation  (Masaaki Yuasa, 2014), por LynLacie. ― Nôgami Neuro, el detective demoníaco  (Yusei Matsui, 2005), por […]

Deja un comentario, zhéroe