NO GAME NO LIFE, de Yuu Kamiya

Título original: No game no life (ノーゲーム・ノーライフ)
Fecha 1ª emisión: 9 de abril de 2014
Estudio: Madhouse
Creador: Yuu Kamiya
Directora: Atsuko Ishizuka

Temporadas: 1
Episodios: 12
Reparto: Animación
Valoración: Una de cal y otra de oro puro /10

En la industria actual del anime suele haber lanzamientos periódicos en torno a las cuatro estaciones del año. En cada una de estas etapas nos podemos encontrar series muy diversas de unos 11-12 capítulos, o bien 23-24, de duración. Y como no, también encontramos esas continuaciones o secuelas tan esperadas de la última serie que nos cautivó en el pasado. Pero no siempre es así. Hoy os traigo uno de esos casos, a los que ya nos tiene acostumbrados el estudio Madhouse, en los que la esperada segunda temporada no llega en ninguno de esos packs de lanzamiento estacionales. Hablamos de No Game No Life, una serie basada en un conjunto de 8 novelas ligeras, y que aún están saliendo más, pero que la adaptación al anime consta únicamente de una temporada, dejando inacabada la trama de la serie. En España está distribuida por Selecta Visión, y es uno de los animes que se puede ver a través de la plataforma Netflix.

La serie se basa en la historia de dos hermanos, Shiro y Sora, grandes aficionados a los juegos e hikikomoris, término japonés para asignar a las personas que tienen pavor de salir de casa, relacionarse con otros o dejar el entorno de confort de su cuarto y sus juegos. Esta pareja peculiar desafía y arrasa en todo tipo de juegos haciéndose llamar Kuuhaku (空白), mezcla de los kanjis de Sora (空) y Shiro (白), que adopta el significado de blanco o nulo. Tras un duro enfrentamiento en una de sus múltiples batallas online, a nuestros protagonistas les llega un reto con un mensaje algo misterioso sobre ellos, y deciden afrontarlo. Al acabarlo, ocurre algo fascinante, y es que son transportados a un mundo de fantasía donde todo se resuelve a través de los juegos. Las guerras, los homicidios, los robos… todo está estrictamente prohibido por 10 reglas que vertebran ese mundo y que nadie puede quebrantar. Las reglas describen cómo poder jugar, apostar y ganar en cada uno de los casos, y se puede apostar desde dinero hasta fronteras o países.

En este mundo existen multitud de razas distintas, que tendrán cada una de ellas su historia, sus rivalidades y sus habilidades que las harán únicas, y en todo este embrollo entran los Blancos, dispuestos a poner este nuevo mundo patas arriba. Para lograr todos sus objetivos, necesitarán la ayuda de gente de distintas razas y de su habilidad para salir victoriosos de todos y cada uno de los juegos y los retos que salgan a su paso. Ya desde el inicio, contarán con la inestimable ayuda de Stephanie Dola, la nieta del último rey de los Imanity (nombre de la raza humana). A través de distintos juegos y retos irán consiguiendo aliados y colaboradores para llegar a su objetivo final: dominar ese mundo.

Pero, desgraciadamente, esta serie no es una serie puramente de aventuras, es más bien una comedia. La acción se desarrolla de manera lenta pero eficaz durante todos los capítulos, y esta lentitud es debida en parte a la cantidad ingente de bromas y chistes comúnmente relacionados con, como no, contenido sexual. Ese temido y a veces mal denominado fanservice que hace mella en muchas series, y que también pasa en No Game No Life. La parte de la comedia inunda la mayoría de minutos de los capítulos y, sí que es cierto que para los conocedores de la cultura japonesa y aquellos que puedan ver más allá de unos cuantos pares de senos voluptuosos, podrán encontrar chascarrillos y ciertas referencias a otros animes o videojuegos que pueden resultar graciosas, pero no deja de ser muchas veces un estorbo para la trama.

Eso sí, y siendo justos, en ningún momento el anime se toma en serio a sí mismo, partiendo de la base que se desarrolla en un mundo en el que no puedes entrar en guerra por un territorio y sí que puedes conseguirlo ganando un juego de piedra, papel o tijera, por ejemplo. Así que, hasta cierto punto, la comedia está justificada y es uno de los pilares fundamentales del anime.

Aunque si hablamos de pilares, hay que hablar sin duda del arte del anime. El estudio Madhouse hizo un trabajo realmente fabuloso con la animación en esta obra. Con un gran uso de tonos cálidos tanto en los personajes como en los ambientes, nos trasladan a Disboard, el mundo de fantasía, de una manera sublime e inmersiva. Pero no acaban aquí los elogios, dentro de todas esas escenas cálidas, donde predominan los colores brillantes similares a los que podemos observar en los tubos de neón. Los personajes tienen un trazo rojizo que al principio puede parecer raro a la vista, pero después de unos minutos, y tras observar la fluidez de los movimientos y cómo ese destello bermellón acompaña la silueta y los gestos de muchos personajes, podemos apreciar de verdad cómo este simple detalle acopla visualmente toda la escena y nos transmite esa energía e ímpetu propio de la historia. Como último brochazo, cabe destacar el opening (This Game, de Konomi Suzuki), que se nos presenta al final del primer capítulo como pistoletazo de salida para la aventura que estamos a punto de presenciar.

La serie, en general, es realmente recomendable, sobre todo si eres una persona con experiencia en esto de los animes, ya que para alguien que está empezando a descubrir este tipo de series no creo que sea la más adecuada debido al excesivo contenido de comedia sexual que presenta. Otra gran desventaja es que se encuentra incompleta y no se ha continuado en 3 años, aunque la esperanza es lo último que se pierde… Y es que No Game No Life tiene esa magia propia de Japón, generándote cierto repelús por su humor y al segundo siguiente se presenta una resolución estratégica, brillante y premeditada que te hace querer ver más.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Joe Runner dice:

    Mierda tío, ahora tengo que ver el anime. Que no tengo tiempo ni para respirar, copón xD. Na, ya me la vendiste el otro día, el artículo solo ha servido para hacer más fuerte mi deseo por verla. Gran artículo compañero, así da gusto leer reseñas sobre animes. Un abrazo, compi!

    • Yondeim dice:

      Muchas gracias, para eso estamos, para obligar a hacer perder el tiempo de la gente en ver animes de tetas y juegos de “azar”!

Deja un comentario, zhéroe