NIGHTWING: RENACIMIENTO, Vol. 1, de Tim Seeley y Javier Fernández

 

Título original:
Nightwing
, Vol. 1:
“Better than Batman” TPB

Sello: DC Comics
Guionista: Tim Seeley
Artistas: Javier Fernández (con Yanick Paquette)
Coloristas: Chris Sotomayor (con Nathan Fairbairn)
Contenido: Nightwing: Rebirth #1 (Jul. 2016),
Nightwing #1-4 (Jul.–Sep. 2016)
Publicación USA: Enero 2017

Public. España: Febrero 2017 (ECC Ediciones)
Valoración: 7.5/10
.

NIGHTWING: REBIRTH, Vol. 1
de Tim Seeley y Javier Fernández

Debe ser difícil guionizar un gran evento editorial en el mundo del cómic; afectar a tantas series, lidiar con sus guionistas y, más aún, con las neuras de los editores. Cuando dieron al pobre Geoff Johns la batuta de Maldad Eterna, un evento ya de por sí accidentado por culpa de retrasos, los editores (Daaan) le obligaron a escribir la falsa muerte de Nightwing para así tener una excusa para conseguir un gran sueño personal: hacer del bueno de Dick Grayson un agente secreto. Pero, ¿quién es Dick Grayson? Pues el bueno de Dick era el Robin original, creado allá en el lejano 1940 por Bill Finger y Bob Kane en la cabecera Detective Comics como comparsa juvenil de Batman para que la chavalada de la época tuviera un personaje con el que identificarse.

Detective Comics #38 (Abr. 1940): El origen de Robin, el Chico Maravilla.

El Chico Maravilla acabaría dejando el manto de Robin y le sucedería un adolescente tras otro en el cargo, mientras él asumía la identidad de Nightwing, otro vigilante nocturno con su propio set de villanos y secundarios. Llegaría incluso a convertirse en Batman cuando Grant Morrison “matara” a Bruce Wayne, con su hijo Damian como último Robin, para terminar devolviéndole la capa a Bruce a su regreso, poco antes del relanzamiento editorial de los New 52. Pero, volviendo al final de Maldad Eterna, con la excusa de su falso deceso y el deseo de cumplir el caprichito del señor editor jefe, con Tim Seeley (Revival, Hack/Slash) y el por aquel entonces desconocido Tom King (Batman, La Visión, ECC-trae-Omega Men-primer-aviso) a los guiones, aprovecharon en Grayson la oportunidad para introducir elementos clásicos del antiguo universo DC como Helena Bertinelli, aka. La Cazadora, o la organización secreta Spyral, además de hacer lo propio con el bueno de Midnighter, siendo esta serie la que mejor utiliza características del universo WildStorm.

Grayson #1 (Jul. 2014)

Por si fuera poco, a sabiendas de lo discutiblemente ridículo de la premisa, el dúo de guionistas, junto a un Mikel Janín desatado, crean una parodia de las novelas y películas al más puro estilo James Bond. Todo ello sin dejar de lado en ningún momento una trama fresca y de calidad y llegando a aprovechar tramas del inicio de los New 52, como la relación de Dick con el Tribunal de los Búhos. Y es que, a raíz de lo ocurrido en La guerra de los Robin, Dick se ve obligado a convertirse en el Hijo Gris (Gray Son) de Gotham y trabajar para el Tribunal.

Y así llegamos a la actualidad, donde, visto que lo anterior funcionó tan bien, ¿para qué cambiar? Así que, aunque hemos perdido a King (ECC, edita Omega Men, segundo aviso), Tim Seeley continúa con el argumento justo donde terminó la serie anterior: Dick deja de ser el Agente 37 para volver, no sólo a ser Nightwing, si no Nightwing con el color correcto del traje, no aquel rojo que tuvo al inicio de los New 52. Pero todavía debe cumplir el trato con el Tribunal de los Buhos, viéndose obligado a hacer trabajos para los que Dick no está preparado, que chocan con su moralidad.

Nightwing: Rebirth #1 (Jul. 2016)

A sabiendas de esto, y para asegurarse de que Dick cumpla, el Tribunal contratará al ladrón/asesino/lo-que-haga-falta-siempre-que-pagues, Raptor, como “niñera”, creando así una especie de buddy movie con acrobacias. Y, como era de esperar, no van a llevarse bien, aunque se verán obligados a trabajar juntos, con una relación similar a la que había entre el Agente 37 y el Agente 1 en Grayson, y al igual que allí, veremos que Raptor es algo más que un matón de poca monta, lo cual llevará a algo parecido a una amistad.

Dado el argumento que plantea Seeley, el tono de la serie, sin dejar de ser ligero y ameno, abandona la parodia en pos de un tono más serio y oscuro… pero sin excederse, pues hablamos de una serie de Nightwing y, por tanto, no puede dejarse de lado la oportunidad de incluir algún chascarrillo, ni tampoco de fardar de tener uno de los mejores culos del panorama superheroico. Lo cierto es que este descenso a la oscuridad sirve para mostrarnos hasta dónde está dispuesto a llegar Grayson con tal de acabar con los Búhos, mientras el propio Tribunal espera que éste sucumba y acabe convirtiéndose en su deseado Hijo Gris. Argumento que veremos reforzado cuando entre en escena un personaje clásico de la Bat-familia y con mucha relación con Dick, que le hará ver lo jo&%@$ que está si continúa con esta situación.

Viste como quieras ser y no como quieren que seas.

El mayor problema del guión es justo el contrario que el del Renacimiento de Aquaman: da la sensación de ir un tanto acelerado. No es que sea un problema que pueda provocar que no te enteres de lo que está ocurriendo, pero sí es cierto que haber pisado un poco el freno y haber dado algo más de tiempo a desarrollar la trama le habría dado más empaque. Da más rabia aún si introducimos la sospecha de que estas prisas son debidas a la inminente llegada del primer bat-crossover del relanzamiento, La Noche de los Hombres Monstruo (que referencia a la obra de Matt Wagner que reseñábamos hace unos días), en el que la serie se verá implicada a partir del número siguiente a la finalización de este primer arco.

Dejando a un lado las posibles injerencias editoriales, centrémonos ahora en el apartado gráfico. Al dibujo contamos con dos muy buenos artistas: por un lado, el ya conocido y experimentado Yanick Paquette, encargado del especial Nightwing: Rebirth #1, mientras que, por otro lado, tenemos en la serie regular al español Javier Fernández. Ambos se entintan a sí mismo, lo cual suele ser un plues, pero las diferencias entre ellos se verán más acentuada al comprobar que cada dibujante tiene un colorista distinto: al primero lo colorea Nathan Fairbairn, mientras que junto a Fernández tenemos a Chris Sotomayor; sendos profesionales ambos.

Crisis de los refugiados: un escenario propicio para la explotación del Tribunal de los Búhos.

El número de Rebirth, que, como he mencionado ya, corría a cargo de Paquette, ofrece unos dibujos ágiles en las pocas escenas de acción que tiene el cómic. Pero, si en algo que destaca su trazo (al igual que el propio cómic), es en su tono alegre, poniendo mucho énfasis en las escenas cotidianas de la vida de Dick. Y el color de Fairbairn no hace más que reforzar esto mismo, con tonos pastel que transmiten calma y tranquilidad, haciendo que hasta las escenas de acción mencionadas anteriormente sean tomadas (casi) como un chiste. Esto no lo digo en sentido negativo, puesto que guión y diálogos no hacen más que pedir esto último, así que solo se puede que alabar el gran trabajo realizado. Por último, la narración de Paquette es directa, simple, pues Seeley no le exige más, algo sencillo y que presente el personaje y sus secundarios, permitiendo que uno se lea el número del tirón.

Nightwing #4 (Sep. 2016)

Por otro lado, y entrando en la serie regular, tenemos a los ya mencionados Fernández a los dibujos y Sotomayor coloreándolo. El dibujo de Fernández es mucho más estilizado y, sobre todo, se adapta casi a la perfección al ambiente oscuro que transmite la serie en estos números. De todos modos, como era de esperar en una serie de este personaje, Fernández no flaquea a la hora de presentarnos escenas más graciosas y que descarguen la tensión y oscuridad tonal. No hay más que mencionar los ya famosos planos de los glúteos de nuestro protagonista, en esa cruzada de Seeley por revertir la histórica sexualización femenina en los tebeos superheroicos.

Además, Fernández tampoco falla a la hora de presentar escenas muy ágiles y dinámicas que, en todo momento, muestran la ligereza de las acrobacias y las escenas de acción. Todo esto se ve enfatizado por los colores de Sotomayor, el cual usa una paleta de colores pálida que refuerza la atmósfera oscura que ofrece el guión. Quizás, el punto más flojo de esta etapa sea la narrativa que plasma Fernández, que no siendo atroz ni impidiendo disfrutar del cómic, sino que a menudo resulta demasiado caótico, llegando a dificultar el fluir de los acontecimientos. Esto se aprecia especialmente en el primer número, donde los saltos temporales quedan, a mi parecer, algo forzados, aunque no tiren por tierra lo planteado. La mejoría del dibujante es clara si lo comparamos con sus anteriores trabajos, como Red Hood/Arsenal, donde el resultado era aún más dispar; pero siendo que aquí se le nota más verde en el primer número, sólo cabe esperar que el paso adelante en su calidad narrativa se vea reforzado conforme avanza la serie.

Clásico plano para el evento anual de los panderos comiqueros, Big Culo Day.

En definitiva, Nightwing ha vuelto, manteniendo mucha de la calidad presente en la etapa anterior del personaje y presentando situaciones que harán que Grayson deba hacer frente a decisiones difíciles que, seguramente, tengan repercusiones a largo plazo y, sobre todo, provoquen enfrentamientos contra organizaciones clandestinas con propósitos de dominación mundial, ciertamente arraigados en algunos de los temas de actualidad en nuestro mundo, como el drama de los refugiados que ya se deja ver en este primer arco. Por muchos años, Tim Seeley.

Si queréis estar al día de nuestras reseñas del Renacimiento de DC Comics, atended al tag #DCRebirth. Hasta ahora hemos analizado…

#1 – GREEN ARROW: RENACIMIENTO, Vol. 1
#2 – ACTION COMICS: RENACIMIENTO, Vol. 1
#3 – BATMAN: RENACIMIENTO, Vol. 1
#4 – AQUAMAN: RENACIMIENTO, Vol. 1

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. xavisase dice:

    Esta es otra de las colecciones que me convenció solo con el Rebirth y el número uno y decidí esperar a la edición española. Como superfan de Grayson me alegro mucho de que siga manteniendo el nivel. (Y a King lo tenemos en Batman así que es como un 2×1)

  2. Dynamo dice:

    Serie ya seguida en la etapa PRE-Rebirth, me iba cansando la trama de Spyral, así que rebienvenido Nightwing.

  3. arkhamkaveli dice:

    Yo en los Nuevos 52 leí algo suelto y sinceramente no me gustó tanto como para seguirlo (nunca había leído nada del personaje) pero leí ‘Grayson’ del tirón y me pareció una lectura muy amena todo ese rollito 007 así que tenía ganas de volver a ponerle mallas y máscara (ya sabía que no duraría mucho tenerle a cara descubierta… o borrosa xD).

    ¡Y vaya comienzo! Muy buen primer arco que deja cosas interesantes abiertas para futuras aventuras. Espero que el crossover no haga bajar el nivel.

Deja un comentario, zhéroe