NICK FURIA: OPERACIONES ENCUBIERTAS, de James Robinson y ACO

 

Título Original:
Nick Fury: Deep-Cover Capers TPB
Sello: Marvel Comics
Guionista: James Robinson
Artista: ACO
Entintador: Hugo Petrus

Colorista: Rachelle Rossenberg
Contenido: Nick Fury #1-6 (Jun – Nov 2017)
Publicación USA: Diciembre 2017
Publicación España: Abril 2018 (Panini)
ValoraciónEsta reseña se autodestruirá en… /10

Pese a que cada vez lea y, por lo tanto, reseñe más cómics, digamos, alternativos, lo que a mí me gusta de verdad es el cómic de pijameo. El de los súper héroes que van en mallas pegando a los malos y salvando el mundo, aquel en el que todo podía ocurrir y te transportaba a mundos imposibles donde Dioses, Mutantes y Vengadores se daban de la mano con Cuernecitos, Hombres Murciélago y Lanzarredes. Lo que pasa es que, con los años, mi paladar se ha vuelto más fino (o hay demasiados cómics y muy poco tiempo, que va a ser eso) y el nivel del cómic, ahora llamado mainstream, ha disminuido bastante, por lo que siempre acabo  leyendo clásicos del género, sin desmerecer a alguna que otra serie actual que hasta disfruto, que haberlas haylas.

Si bien Nick Furia no es el típico cómic de pijameo, podría ir bajo el sello Image cambiando únicamente a los personajes, sí es lo suficientemente bueno como para disfrutarlo de principio a fin. Basta con abrirlo por una página cualquiera para despejar cualquier duda. Y, claro está, me recuerda al clásico Furia de Steranko con lo que ya se ganó mi parte viejuna. Estoy hablando de…

NICK FURIA: OPERACIONES ENCUBIERTAS
de James Robinson y ACO

Danzad, danzad malditos. (Me encanta esa frase).

Curiosamente, no tengo ni idea de cómo Nick Furia es ahora negro y joven y, la verdad, es que me da igual. En serio, no importa para nada lo que sepas o dejes de saber del personaje, el cómic es tan directo, tan contenido en su propia historia (vale, sí, sale Namor pero no hace absolutamente nada, podría haber sido Aquaman y el cómic no lo hubiera notado) que, una vez entras en su juego, te lleva disparado hasta el final. Como esos excitados que acaban de bajarse de una montaña rusa, la experiencia que acabas de vivir es tan vertiginosa, tan divertida y tan alocada que no tienes tiempo para pensar por qué ese Furia no se parece en nada a su padre. Otro de los motivos que desconozco (en serio no me lo tengáis en cuenta, es que no me da la vida para preguntarme según qué cosas), es por qué ha acabado siendo una serie limitada de seis números. No sé si ya estaba planeada así, si se canceló, si seguirá con otro volumen (espero que sí)  pero en este caso es cierto aquello de “Lo bueno si breve…”.

Por fortuna, cada número es una historia independiente, narrando una misión diferente para Nick y en cada capítulo no van a faltar la acción, los diálogos chispeantes, los gadgets molones y algún que otro detalle violento, que nunca viene mal. Pese a que no hay ninguna historia que destaque por su originalidad (la mayoría se basan en lugares comunes del cómic y del género de espionaje en general), los autores sí saben usar esos elementos perfectamente reconocibles y darles un lavado de cara para ofrecer una versión renovada y más fresca, más cool, más actual incluso. Llámalo reboot, llámalo remake, ultimate o como quieras, al final lo importante es que este es un cómic disfrutable en todos los aspectos.

Su padre no le enseñó que está feo eso de apuntar con el dedo.

James Robinson, guionista con una carrera tan extensa como variada y por el que, parece, no pasan los años para seguir cumpliendo como un profesional, repite la estructura que empleó en Bruja Escarlata, serie que bien se mereceria una reseña, para explicar un caso distinto en cada episodio cambiando cada vez de localización, recursos y condiciones adversas. El golpe a un casino, un tren en marcha con un asesino a bordo y la visita de Furia a un aparentemente apacible, pueblo son argumentos que ya hemos visto mil veces, pero el guionista es tan consciente de ello que decide aprovecharlo a su favor para no perder un segundo con explicaciones y meter al personaje, junto al lector, de cabeza en la acción.

El dibujo corre a cargo del español Alex Cal Oliveira (sí, este es un dato que he leído por internet) aka ACO (y sí, esto era un chiste). El trabajo de ACO es sencillamente sorprendente, un derroche de composiciones de página y una capacidad narrativa al alcance de muy pocos. Todo un tour de force en cuanto a dinamismo que no hace sino enfatizar la sensación de vértigo y adrenalina pura que comentaba antes. Si el guión te mete de lleno en el lío, el dibujo es el que te acaba de atrapar para no soltarte. Un dibujo en el que antes, durante o después de leer el cómic tienes que detenerte y dedicarle un tiempo para disfrutar de cada detalle.

Tanto gadget para acabar dando una patada en la cara.

En las tintas, Hugo Petrus, otro autor patrio a quien no tengo el gusto de conocer pero después de ver lo bien que luce habrá que seguir la pista. El color viene de la mano de Rachelle Rosenberg y es otro de los motivos por los que este cómic llama poderosamente la atención con sólo abrirlo por cualquier página. Rosenberg hace un trabajo de altura demostrando que hay vida más allá de Jordie Bellaire (cuyo trabajo me encanta pero últimamente parecía que estaba en todos los cómics).

Es inevitable pensar en Jim Steranko, autor cuyo arte psicodélico modernista y rompedor nos regaló la etapa más recordada del Nick Furia original. Tanto por el dibujo de ACO de claras reminiscencias del mejor Steranko, como por el tono de las historias como por el último cómic que ya es un homenaje completo al padre del personaje y a dicha etapa en particular. Un bonito final en el que los autores parecen advertir al despistado lector que viera un exceso de parecidos razonables de que ellos son los primeros que estaban haciendo este cómic pensando en aquel clásico. Han pasado 50 años de ese cómic y aún hoy se recuerda, no sé si en el caso del cómic de Robinson y ACO sucederá lo mismo, pero lo que sí sé es que no deberías esperar 50 años para leerlo. Ni 50 minutos. Ni 50 segundos. ¡La de cosas que pueden pasar en 50 segundos! pero eso amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. igverni dice:

    Gracias por la reseña!! La verdad es que este tomo me ha decepcionado bastante.

    Leí el primer número USA y flipé con el diseño de página de ACO & Co, lo que hozo que comprara el tomo con los ojos cerrados. Pero la experiencia lectora ha sido más confusa que otra cosa. Me ha parecido que en “molonismo” se llevan un sobresaliente, pero como narradores se me han quedado muy flojos.

    Hay autores tipo Del Mundo que no son para todo el mundo y lo que ganan como ilustrador lo pierden como narradores. Y la gente les ama o les odia, no hay término medio. Entiendo que algo similar pasa aquí, pero en lugar de invitarme a leer el tebeo, hacían que prefiera dejarlo para otro día. De hecho, terminé de leerlo casi por obligación, para dejárselo a mi hermano…

    En Midnighter me pareció que narraba muy bien y tenía margen para experimentar. Aquí se le fue la pinza, y creo que se le hace un flaco favor con las comparaciones con Steranko. No es otra liga, están en galaxia diferentes. No se por qué, pero creo que igual mi opinión a ser minoritaria…

    Saludos y os sigo leyendo!!!

    • carlosplaybook dice:

      Hola Igverni
      Lo primero perdona la tardanza en responder, justo te acabo de leer ahora.
      Como dices hay un tipo de dibujantes con un estilo tan marcado que no gustan a todo el mundo precisamente por ser tan personales. En mi caso lo disfruté enormemente y también fue a raíz del primer número USA (que reseñé en los seguimientos de Marvel) que me llamó la atención. Sobre lo de Steranko me refiero a que bebe claramente de su estilo, sin entrar en (odiosas) comparaciones tal y como lo refleja el último número con esa historia de máximo homenaje.
      Gracias por comentar y por seguir leyendo!

  2. D Culto dice:

    Saludos! Una reseña muy interesante. En lo personal, no me gusto el comic. La razón es bastante subjetiva, no tiene que ver con la calidad del comic en si (que me pareció bastante sobre la media), sino sobre la razón de ser del comic. El personaje Nick Fury Jr es un sinsentido, yo lo siento metido a la fuerza con calzador debido a las pelis, se siente en verdad aberrante que un comic rinda homenaje a ese monstruo que es el Nick Fury de Steranko mientras que editorialmente se hizo de todo para dejarlo a un lado y reemplazarlo. No puedo desligar al comic del contexto en que surgió, uno donde se saco de la manga tanto a este hijo del Fury original como a Coulson, y eso que había un excelente personaje como el Nick Ultimate que tenia lo tenia todo. Es una pena, posiblemente si se llamaba Ultimate Nick Fury los fans podrían haber apoyado esta iniciativa, porque como dije mi animadversión no tiene nada que ver con el comic en si, sino por la sensación de escupitajo en la cara que siento cada vez que lo veo. Gran trabajo, me encanta tu blog.

  3. carlosplaybook dice:

    Hola D Culto!
    Lo primero perdona la tardanza en responder, justo te acabo de leer ahora (yes, he hecho un copy paste pero el sentimiento es verdadero)

    Entiendo tu mosqueo pero ya digo en la reseña que no tengo ni idea de como ha acabado este personaje aquí pero realmente pienso que si el lector es capaz de abstraerse de este dato, imaginando por ejemplo que el prota es un personaje de Valiant o Image, el cómic es cojonudo y se disfruta tela.

    Lo de las idas y venidas de personajes tanto en Marvel como en DC da para escribir una enciclopedia aunque después de todo son muchos años y ya no saben que inventar para seguir vendiendo cómics, Al final todo vuelve a cambiar y todo cambia para volver.

    Gracias por comentar y perdoname que te corrija, no es mi blog (soy demasiado vago para tener un blog). En ZonaZhero somos todo un equipazo con mucha gente detrás que se lo curra tela para sacarlo adelante pero vale la pena cuando lees palabras de agradecimiento como las tuyas. Muchas gracias de parte de toda la Zhona

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.