NEW MARVEL #1s (XIII): Los coletazos del cambio

¡Caseros e ideales saludos, zhéroes y zheroínas!

Lejos queda ya aquel el último relanzamiento otoño-invierno de la Casa de las Ideas, que recuperaba la exitosa etiqueta de 2012, Marvel NOW!, y aquella nueva Guerra Civil superheróica. El tiempo ha pasado y han habido idas y venidas en todas las cabeceras que engloban esta editorial. Ahora es el turno de un nuevo comienzo…

Y continuando con los últimos nuevos números y arcos argumentales de Secret Empire, os traemos la doceava hornada, manteniendo el mismo formato de breves reseñas 100% sin spoilers que, esperamos, puedan servir a nuestros lectores y lectoras para hacerse una idea general de lo que pueden ofrecer.

¡Bienvenidos a Marvel AHORA!

CABLE

CARLOS PLAYBOOK

 

 

Título original:
Cable #1

Guionista: James Robinson
Artista: Carlos Pacheco
Entintador: Rafael Fonteriz
Colorista: Jesus Aburtov
Publicación USA: Mayo 2017
Public. España: 2017 (Panini)
Valoración: Lo cortés no quita lo valiente /10

 


¿De qué va?: Cable en el lejano Oeste, mola y tiene su gracia. Cable en el Japón medieval, mola y tiene su gracia.

Opinión: No es que me haya declarado en huelga en la Zona y esté de servicios mínimos, es que el resumen de este cómic no pude hacerse de otro modo. Todo lo que pasa en las 24 páginas no puede resumirse con más detalle porque eso es exactamente lo que sucede, ni más ni menos. Y entonces he pensado, si James Robinson, guionista con más de una obra excelente en su CV y cuyo trabajo ahora en Bruja Escarlata me parece notable, puede hacer un cómic con lo mínimo yo puedo resumirlo del mismo modo. Porque una cosa es que esté de moda la narración descomprimida, que se haga un cómic pensando más en el tomo recopilatorio que en el número mensual (pese a que tiene un cliffhanger bien majo, todo hay que decirlo) y otra cosa bien distinta es la ley del mínimo esfuerzo.

Por suerte para mí (y supongo que para muchos), me encanta Carlos Pacheco. Me encanta desde que dibujara esas portadas de Clásicos Marvel que publicaba Forum (las de Honor siguen siendo de mis favoritas) o las de los números 100 de Vengadores, Cuatro Fantásticos y, sobretodo, La Patrulla-X. Si no sabéis de que habla este carcamal, googlearlo y cuidado con las babas.

Mírame a los ojos… Digo, mírame al ojo. Al de cristal, no, al otro. En fin, que hables ya.

El dibujante gaditano vuelve a dar muestras de su buen hacer a los lápices ofreciendo un trazo muy limpio y bien definido, con un dominio de la anatomía casi perfecto y una narrativa tan fluida que en ocasiones parece que estemos contemplando una película. Una película con un hombre caminando por diferentes paisajes, pero una película al fin y al cabo. Por poner una pega, no vaya a ser que penséis que mi admiración para mi tocayo me impida ser objetivo, el rostro de Cable no me acaba de convencer y en alguna escena de acción no le hubiera ido mal algo más de dinamismo.

¿A quién le puede interesar?: A los fans de Pacheco (y los de Cable, claro). A los que no le importa esperar a que una historia arranque, si por el camino puede disfrutar de un poco de acción y un gran dibujo. Los que busquen una grapa ligera para alternar entre tanta lectura sesuda (no de Marvel, claro).

GENERACIÓN X

IRON

 

 

Título original:
Generation X #1

Guionista: Christina Strain
Artista: Amilcar Pinna
Colorista: Felipe Sobreiro
Publicación USA: Mayo 2017
Public. España: 2017 (Panini)
Valoración: Zzzzz… /10

 



¿De qué va?: 
Júbilo, la que fue la mujer-X más joven y respondona de los años 90 se enfrenta ahora, algo más crecidita y con un hijo, a la difícil labor de convertirse en mentora de la nueva generación de hombres-X del Instituto Xavier. La joven madre tendrá la difícil labor de lidiar con las hormonas de un grupo de jóvenes salidos de los más oscuros rincones de la historia reciente mutante. Quentin Quire (el más conocido del grupo), Bling!, de la etapa de Milligan, Chico-Ojo y Chica-Naturaleza, de Lobezno y la Patrulla X de Aaron y Latour, respectivamente, la creación de Bendis, Benjamin Deeds y, finalmente el recién llegado mutante psicométrico Nathaniel Carver, creado expresamente para la ocasión.

Opinión: Christina Strain, con una amplia carrera como colorista y que lleva ya un tiempo haciendo guiones, es la encargada la cabecera mutante de los 90 por antonomasia. A la autora se le intuyen las buenas intenciones y el conocimiento del material previo como base a la hora de elaborar este número de debut. Desgraciadamente, la cosa se queda en eso. La ex-colorista nos ofrece un número de presentación algo anodino, donde repasa demasiados de los clichés típicos de los mutantes adolescentes sin aportar nada de especial interés para el nuevo lector.

No todo es malo, como ya hemos dicho, se nota que la guionista ha hecho los deberes y su tratamiento de Jubilo es bastante decente, repasando tanto sus orígenes como rata de centro comercial como su convulsa historia reciente y el camino hacia la madurez que le hace tomar la decisión de convertirse en mentora. También hay que alabar la valentía de Strain a la hora de escoger formación, ya que los personajes de esta nueva Generación-X no son precisamente populares o fáciles de tratar. Esto, por un lado, puede ser positivo, ya que te permite un amplio margen de maniobra para hacerlos crecer, pero por otro, tienes que ser muy hábil a la hora de hacerlos interesantes al lector. Cosa que la guionista no logra con este primer número, donde realmente se juega el generar interés y dar continuidad a la serie.

¡Toma viaje psicotrópico!

Tampoco ayuda el cliffhanger final, con la presentación de una némesis tan poco carismática como sobreutilizada y que muchos giros tienen que guardarse para convertirse en una amenaza con un mínimo de interés. Almicar Pinna ofrece un dibujo correcto de fondos detallados y sin duda su elección de ángulos a la hora de plasmar las escenas es, cuando menos, diferente, aunque no sea del gusto de todo el mundo. Sin embargo no es suficiente, ni mucho menos, para dotar de interés tan poca historia. No es, como ya hemos dicho, un mal cómic en el sentido formal y no niego que en el futuro la serie pueda mejorar. Pero este primer número es aburrido, y eso, en una serie nueva, con personajes poco o nada populares, la convierte en carne de cancelación.

¿A quién le puede interesar?: A fans de Jubilo (si los hay). A fans de estos mutantes tan olvidados (si los hay). A lectores de la serie original (si los hay) que quieran preguntarse cómo es posible que lo de Lobdell/Bachalo tenga mejor pinta que esto.

GUERREROS SECRETOS

CARLOS PLAYBOOK

 

 

Título original:
Secret Warriors #1

Guionista: Matthew Rosenberg
Artista: Javier Garrón
Colorista: Israel Silva
Publicación USA: Mayo 2017
Public. España: 2017 (Panini)
Valoración: Allez la Résistance /10

 



¿De qué va?: 
El plan de Hydra para someter a la comunidad superheroica y al gobierno de los EEUU pasaba por tomar el control de su corporación. Pero la agente especial Daisy Johnson (a.k.a. Quake) consigue escapar de una emboscada y ahora tiene un plan para devolver el golpe. Un plan para el que necesitará toda la ayuda posible, que no es mucha, pero sí de lo más variada.

Opinión: No hay evento que se precie sin su cantidad ingente de tie-ins, no sólo en las series implicadas, sino en las que se crean expresamente para dicho evento. Una moda que se inició con Civil War y que desde entonces nos ha ofrecido productos de todo tipo. Si bien en ocasiones la calidad de dichas series es como mínimo cuestionable, no es el caso que nos ocupa, ya que Secret Warriors me ha supuesto una agradable sorpresa. Narrado con un ritmo muy dinámico en el que se va alternando escenas situadas antes y después del Hydrazo (me hace gracia llamarlo así, pero me vale el Hydragate) estamos ante un número plagado de acción donde es fácil dejarse llevar por la odisea de la agente Johnson. Un personaje que desconocía, pero que la buena labor del guionista presenta y desarrolla con unas escenas muy interesantes, como la que abre el cómic o en la que derrota a la Brigada de Demolición. Curiosamente estos personajes, que me encantan, los vimos hace nada en el primer número de Jean Grey que transcurría en Japón, pero esos son detalles sin importancia, ¿Verdad? La buena caracterización de los personajes se extiende a Ms. Marvel y Moon Girl, Dinosaurio incluido, que aportan el humor tan necesario en estos días.

La prueba del algodón versión: Dinosaurio Diabólico.

Si el guión de Matthew Rosenberg raya a buen nivel, los lápices del español Javier Garrón lucen espectaculares en casi todos los aspectos. Sus figuras son de gran tamaño y se mueven con dinamismo por unas viñetas que a menudo rompen, no escatima en los detalles y se desenvuelve con mucha soltura en las escenas de acción. El “pero” se lo pondría en los rostros, que no acaban de transmitir y resultan confusos en más de un momento. Un lunar que no puede empañar el notable trabajo que ha despertado para bien mi interés.

¿A quién le puede interesar?: Para todos aquellos que quieran disfrutar de una historia muy entretenida y con grandes dosis de acción, que además parece que tendrá repercusión directa con la historia principal, con un tono mucho más ligero están de enhorabuena, Secret Warriors es su serie.

IMPERIO SECRETO: ALZAMIENTO

JAVIER MARQUINA

 

 

Título original:
Secret Empire: Uprising #1

Guionista: Derek Landy
Artista: Joshua Cassara
Colorista: Rachel Rosenberg
Publicación USA: Mayo 2017
Public. España: 2017 (Panini)
Valoración: High School Musical Sing Star Takes Over The World /10

 


¿De qué va?: Los planes de dominación mundial de Hydra y el Capitan América parecen imparables. La Viuda Negra tiene un plan para frustrar las maquiavélicas intenciones del antaño héroe del pueblo: hacer que algunos de los jóvenes superhéroes más poderosos del Universo Marvel se infiltren en la herramienta de captación de acólitos más poderosa de Hydra: UN CORO.

Opinión: Al principio no podía dar crédito a lo que leía. Era como coger la idea más estúpida de la historia de la humanidad y convertirla en un cómic. “Es una coña“. Pensé. “No puede ser cierto. Es imposible“. Pero sí. Era posible. Y ni siquiera parecía ir de coña. Más allá del humor de baratillo que parece haberse establecido como marca emblemática de la nueva Marvel, todo lo que acontece en este número parece ir en serio. Todo lo en serio que puedes ir cuando infiltras al nuevo Hulk en un coro. En un puto coro.

El problema del distanciamiento es que si no tratas de arreglarlo, cada vez te alejas más. Cuando comienza la escisión, eres como un astronauta empujado lejos de la gravedad terrestre sin ningún anclaje en el que agarrarse. Si te separas sin una cuerda que te sujete, la distancia entre lo que antes amabas no va a dejar de aumentar. Cuando se acaba el amor, los ruiditos que que antes te parecían graciosos ahora son los gañidos desagradables de alguna bestia asmática. Todos los tics que antes te enamoraban, ahora son aspavientos insoportables. Todo lo que antes disculpabas con una sonrisa, ahora son patinazos inadmisibles. Es así. No se puede recomponer una pasión que ha estallado en mil pedazos.

Los bichos del coro.

Los cómics Marvel de hoy son eso para mí. De vez en cuando alguna caricia te hace sonreír recordando mejores épocas, pero la bazofia inadmisible y absurda se te muestra desnuda con todas sus cicatrices, estrías y deformidades. Los excesos son evidentes y vergonzantes, y las estupideces acaban convertidas en una sarta de catastróficas y desafortunadas desdichas. Te sientes tonto donde antes había confort, comodidad y alegría. Todo es forzado, artificial y, en el fondo, de una imbecilidad insultante.

¿A quién le puede interesar?: A lo que tengan la fortuna de seguir profundamente enamorados de un modelo que cada día demuestra que no da más de sí, y asienten con displicencia antes las gamberradas sin gracia ni chispa de alguien que antes era como un hijo y a día de hoy no pasa de engendro.

LUKE CAGE

FERNANDO AGUILAR

 

 

Título original:
Luke Cage #1

Guionista: David F. Walker
Artista: Nelson Blake II
Colorista: Marcio Menyz
Publicación USA: Mayo 2017
Public. España: 2017 (Panini)
Valoración: Mismo negro, diferente Harlem /10

 



¿De qué va?: 
Noah Burstein, el hombre que convirtió a Carl Lucas en lo que es y que siempre le trató como a un hijo, ha muerto. Cage acude a su entierro y allí conoce a personas relacionadas, no solo con el doctor, sino con el proyecto al que entregó su vida y a las pruebas que realizó en diferentes sujetos. A partir de aquí habrá más preguntas que respuestas y un inminente peligro a punto de explotar.

Opinión: Lo tengo muy claro, el punto fuerte de este número uno, y que espero que siga así al menos varios arcos más, es que Luke Cage deja atrás el escenario por el que todos le conocemos. Y no me refiero al rollo Marvel de Vengadores, peleas multitudinarias o rollos superheróicos donde no pasa de ser un segundón, sino a Harlem y el ayudar al prójimo. Esto solo sirve de presentación y da pie a la historia de verdad ya que David F. Walker le saca de su hogar lo más rápido posible y establece unos parámetros donde tanto él como sus superpoderes estarán muy incómodos. Y para ello, no todo es nuevo, el guionista rescata ciertos detalles de su pasado.

Shut tha fuck up!

Nelson Blake II está correcto y cumple lo suficiente para que la historia fluya bien. No es un dibujo que destaque sobremanera y la mayoría de fondos parece que están hechos por obligación pero no llega a ser malo y sí el justo para este tipo de historias. Han sido los colores de Marcio Menyz los que considero algo planos, aún así el conjunto está aprobado. Plus especial, y esto es una apreciación muy personal, que los rasgos físicos del protagonista durante toda la historia me hayan recordado más al rapero Common que a Mike Colter. Oh yeah.

¿A quién le puede interesar?: A los seguidores del personaje, sin duda, a los que disfrutaron con la serie de Netflix y quieran volver a ver al Defensor, pero esta vez fuera de su zona de confort, o al menos, de donde le ha conocido el gran público. Si estás harto de superpoderes, capas y mallas ¡qué coño! También puede gustarte.

ROCKET

JOE RUNNER

 

 

Título original:
Rocket #1

Guionista: Al Ewing
Artista: Adam Gorham
Colorista: Michael Garland
Publicación USA: Mayo 2017
Public. España: 2017 (Panini)
Valoración: Rocket’s Five /10

 



¿De qué va?: 
Tras conseguir salir de la bola de barro llamada Tierra, Rocket decide perderse en uno de los peores bares de la galaxia, con tan mala suerte de reencontrarse con su ex Otta. Y para colmo, ahora se verá enrolado a un grupo de sicarios patéticos para ayudar a la nutria que le partió el corazón.

Opinión: Hay que sacar rentabilidad de la nueva película de los Guardianes de la Galaxia y en la Casa de las Ideas han encontrado el arma perfecta: divide y vencerás. Bueno, o también puedes sacar tropecientas series con el mismo título que la película. Sea como fuere, nos encontramos ante la cuarta serie protagonizada en solitario por el mapache más carismático de los cómics en los últimos cinco años, ya sea en solitario o en compañía de Groot. De hecho, no es un personaje al que realmente se le pueda sacar tanto jugo y a excepción de aquella miniserie clásica paródica de Mantlo y la moderna de Young, sigo sin ver a Cohete sin el resto de su equipo. Y no es que Al Ewing haga un mal trabajo, contándonos una historia mil veces vista, pero en la que intenta engatusar al viejo lector con el personaje de Otta, que recuerda fuertemente a Lylla, sino que el resto de ambientación la que se queda en un quiero y no puedo. Vale, me trago eso de que se trate de una aventura “en solitario” de nuestro protagonista, que sirva para acrecentar su leyenda, o algo así. Pero es que es muy floja. O por lo menos pinta así.

Arma de dEGGstrucción masiva.

Y es que ya me cansa el típico humor tontorrón y aséptico con el que nos está bombardeando constantemente la editorial. El miedo a criticar algo que no te gusta, sin llegar a ser un forofo del bando contrario, está haciendo mucho daño a la industria. Si algo no te gusta o no es bueno, critícalo sin dudar. Que tampoco voy a empalar a Ewing por un arrebato teperiano, pero la mediocridad maquillada con gags tristes de blockbusters o chistes prepubers no hace bien a nadie. Y menos a un sector que se está mermando por el poco criterio del comprador, que huye despavorido ante la idea de quedarse solo en un mundo que, originalmente, siempre estabas solo. Menos problema tengo con Adam Gorham y sus viñetas carentes de fondos, pero que compensa con unos dibujos cumplidores y efectivos. Hay que admitir que el apartado artístico mejora gracias al coloreado de Michael Garland, que no es el mejor de la historia, pero sabe resaltar el trabajo de su compañero. Así que, en resumen, nos encontramos ante un cómic del montón. De los que tienen muchas papeletas para pasar al olvido.

¿A quién le puede interesar?: A los que sean muy fans del personaje o del guionista. Pero muy fans. Más que nada porque esto tiene pinta de ser unas lentejas por parte de Ewing.

VENENO

JOE RUNNER

 

 

Título original:
Venom #150

Guionista: Mike Costa y Robbie Thompson
Artista: Tradd Moore y Gerardo Sandoval
Colorista: Felipe Sobreiro y Dono Sánchez-Almara
Publicación USA: Mayo 2017
Public. España: 2017 (Panini)
Valoración: Más veneno, es la guerra /10

 



¿De qué va?: 
Eddie Brock vuelve a ser el portador del famoso simbionte que tantas veces ha puesto las cosas difíciles a Spider-Man. Por otro lado, nos contarán como dejó de ser el huesped del moco extraterrestre Flash Thompson.

Opinión: En vistas de que en la editorial quieren volver a recuperar la numeración clásica (algo hecho ya hasta la saciedad) y tras el anunció del futuro evento llamado Venomverse, en el que se mezclarán a distintos Venenos de universos alternativos, ya se puede ir adivinando cómo es este número especial. En contra de lo que esperaba, Mike Costa ha conseguido convencerme en su particular historia de amor, en la que se nos muestra a un Eddie Brock más obsesivo y paranoico con un simbionte en modo celoso. Algo que ya habíamos visto con anterioridad, pero que parece que no pasa de moda si se narra bien. Y para ello cuenta con el particular feísmo artístico de Tradd Moore, que si bien comienza titubeante, consigue hacerse con el personaje de manera sublime al final del número. El que parece que también está de moda últimamente es Felipe Sobreiro, que cada vez nos lo encontramos en más títulos coloreando y dejándonos claro que ya no es una apuesta de futuro, sino el presente de la editorial.

Resumen visual de la vida de Brock.

Por otra parte, nos encontramos con una minihistoria sobre cómo dejó abandonado el simbionte, siempre caprichoso, al bueno de Flash Thompson. Para ello contamos con los guiones de un flojo Robbie Thompson, guionista que todavía no me ha convencido en el mundo del cómic y que parece estar abonado al mundo arácnido. Tampoco ayuda que deteste el dibujo de Gerardo Sandoval, totalmente desvirtuado y horrendo, pareciéndose cada vez más al arte de un pretérito Humberto Ramos. Ninguno de los dos me convence para nada, aunque tampoco es que tengan una ardua tarea explicando qué sucedió con aquel Veneno. Lo único que me choca es que poco o nada a durado aquel nuevo portador, volviendo otra vez todo a la oscuridad emo de Brock, que puede llegar a cansar al lector en menos tiempo de lo que esperamos. Crucemos los dedos para que termine siendo un buen invento este de Venomverse y no estemos ante la enésima sucia treta empresarial de una Marvel que cada vez nos toma por más estúpidos.

¿A quién le puede interesar?: A los fans de Veneno, con todo lo que ello acarrea, y al buen hacer de Costa y Moore.

YO SOY GROOT

JOE RUNNER

 

 

Título original:
I Am Groot #1

Guionista: Christopher Hastings
Artista: Flaviano
Colorista: Marcio Menyz
Publicación USA: Mayo 2017
Public. España: 2017 (Panini)
Valoración: Yo soy Joe /10

 



¿De qué va?: 
El bebé Groot se dedica a hacer el idiota allá por donde va, debido a su edad mental y el culo inquieto que ello conlleva. Gracias a ello, quedará atrapado en un universo alternativo, intentando volver a casa.

Opinión: Este es otro ejemplo parecido al de Rocket. Después de ver que el populacho no podía evitar babear y ulular al contemplar al pequeño esqueje bailarín en la gran pantalla, han decidido que es hora de explotar el fanservice en cantidades industriales. Como si Marvel no lo hiciera constantemente con sus títulos y series en los que poco a nada nuevo sucede aunque pasen cincuenta años. Y cuando parece que se atreven a cambiar algo, el típico sector pajillero lleno de taras mentales hace acto de presencia para dejar claro que la oligofrenia cultural es uno de los peores males de nuestra cultura. Por lo menos hay que admitir que Christopher Hastings ha sabido plasmar al personaje de la película en su guión, haciéndolo reconocible para todo nuevo lector que se acerque meramente por el cuquismo irracional que mueve a la mente colmena. La historia es lo de menos. Aquí lo que premia es que Groot sea monísimo constantemente. Espero que Hastings siga estando fresco y pueda meter humor de mejor calidad en los siguientes números. Por favor.

Él es Groot.

Porque adolece de lo mismo que el resto de series marvelitas. El maldito chiste facilón y previsible. Como cuando viene el tonto del barrio, medio borracho y apestando a humanidad estancada, a contarte el chiste del perro que se llamaba Mistetas. Por favor, parad ya. No quiero leer miniseries clónicas en las que lo único que cambia es el protagonista. Está muy bien eso de tirar por la tangente y usar la ley del mínimo esfuerzo para un público cada vez menos exigente, pero me parece un insulto a la inteligencia. Por eso pongo mi fe en Hastings, porque ya supo darle un giro de tuerca a una serie como Gwenpool, que fue duramente criticada por los cavernarios marvelosos antes de siquiera pararse a leerla. Por lo pronto cuenta con Flaviano y Marcio Menyz para allanarle el camino con un dibujo altamente achuchable, factor importante cuando intentas captar a tal selecto grupo del público. Tengo esperanzas en que la historia mejore y se convierta en el típico producto que es más de lo que aparenta. Recemos.

¿A quién le puede interesar?: A todos aquellos que no podían cerrar la boca y emitir soniditos estúpidos cuando vieron al bebé Groot en la última película de Guardianes de la Galaxia. Esperemos que al resto de fans también les guste.

ZOMBIES, ¡REUNÍOS!

JAVIER MARQUINA

 

 

Título original:
Zombies, Assemble #1

Guionista: Jim Zub y Yusaku Komiyama
Artista: Yusaku Komiyama
Colorista: B/N
Publicación USA: Mayo 2017
Public. España: 2017 (Panini)
Valoración: MATADME, POR FAVOR /10

 



¿De qué va?: 
Los Vengadores del universo peliculero colisionan con los zombies del universo zombie, y ya nada en ningún universo volverá a ser lo que era. Emoción, intriga y dolor de barriga universal.

Opinión: Sobre todo de lo último. Dolor. Mucho dolor. En cantidades industriales. Como si fueras a sufrir un prolapso y volverte del revés atacado por la diarrea explosiva más dañina jamás vista. Como cagar propulsando la mierda con la presión de una manguera antidisturbios, de las que te tumban cuando te golpean. Ese retorcijón que te asalta en mitad de la calle con la potencia de una patada y te hace pensar que si das un paso más, las heces saldrán chorreando incontrolables por tu tobillo. Que te lo haces encima. Que no llegas a casa. Que te jiñas vivo.

Quizá esté cometiendo una injustica, porque, en el fondo, no recuerdo nada de este tebeo. Fue acabar su primera lectura y borrarlo de mi cerebro, como uno de esos traumas infantiles que entierras en lo más profundo de tu psique. Se me pasó por la cabeza la idea de releerlo para escribir esta pequeña reseña, pero, la verdad, no me pagan tanto. Con una vez es más que suficiente. Esa es mi impresión del guión. Amnesia instantánea. Borrado general. Olvido eterno. No sé si eso bastaría para testificar en un juicio, pero defenderé hasta la inconsciencia la sensación de vaporosa estupidez que destila esta soberana chusta, tan apasionante como leer a Coelho hasta el culo de Orfidal.

Blam!

En cuanto al dibujo (una especie de dibujo manga espeluznante que causa más terror que los cadáveres que se alzan de la tumba), la impresión de estar ante un aficionado al anime que hace garabatos inspirados por Dragon Ball en unos folios y luego los grapa a modo de fanzine en el salón de su casa es poderosa. Y no me entendáis mal. Si el dibujante fuera un sufrido amateur que hace lo que hace por amor al arte palmando dinero por el camino, intentaría ser más compasivo con él y ver su esfuerzo y sus ganas con perspectiva. Pero la realidad es que esta bazofia pútrida (y no por los muertos vivientes que contiene) tiene el sello de Marvel en la portada y seguro que al señor que perpetró esta abominacíón dolorosa hasta niveles insoportables ha cobrado por su trabajo. Con la de cantidad de grandes talentos que hay en el mundo obligados a trabajar de cualquier cosa menos de dibujante de cómic, es bastante lamentable que se tenga en nómina a elementos capaces de parir semejantes espantos. Y no, no es una rajada sin fundamento escrita por un marvelita de pene naranja en el sótano de la casa de sus padres y que considera anatema cualquier producto no superheroico. Consumo manga y, como con todas las cosas, el buen manga me apasiona.

Repito: EL BUEN MANGA.

Cualquier parecido de algo con calidad con esta butifarra insoportable es pura coincidencia.

¿A quién le puede interesar?: Venga. Va. No me hagáis reír.

Y hasta aquí la décimo-tercera entrega de los nuevos números #1 de Marvel.
¿Qué os ha parecido a vosotros? ¿Opináis igual que nuestros reseñistas?
Dejadnos vuestras opiniones en los comentarios, zhéroes.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe