MUERDEUÑAS, Vol. 1: “Habrá Sangre”, de Josh Williamson y Mike Henderson

Reseña publicada originalmente el 30 de octubre de 2014

 

Título original:
Nailbiter, Vol. 1:
“There Will Be Blood”
Sello: Image Comics
Guionista: Joshua Williamson
Artista: Mike Henderson
Colorista: Adam Guzowski
Contenido: Nailbiter #1-5
(May.
Sep. 2014)
Publicación USA: Octubre 2014
Publicación España: Abril 2015 (Norma)
Valoración: 7.5/10

 

Años 70. NORMAN WOODS, alias “El Quemalibros”. Incapaz desde niño de leer o escribir, sufrió burlas de sus compañeros hasta que finalmente comenzó una ola de asesinatos incendiando bibliotecas repletas de gente, desde Washington hasta Idaho.

Actualidad. EDWARD CHARLES WARREN, alias “El Muerdeuñas”. Escogía a sus víctimas entre personas que tenían su mismo tic, las secuestraba, esperaba a que les crecieran las uñas de nuevo y después mordisqueaba sus dedos hasta llegar al hueso. Finalmente, las asesinaba.

¿Qué tienen ambos en común? Que Woods es el primero y Warren el último de “los Carniceros de Buckaroo”, un pueblo americano que ha sido el lugar de nacimiento de 16 de los más sanguinarios asesinos en serie de los últimos tiempos. ¿Cuál es la conexión? ¿Qué ocurre en Buckaroo?
Las respuestas comienzan en…

NAILBITER
de J. Williamson y M. Henderson

“Welcome to Buckaroo: birthplace of serial killers.”

Ante semejante premisa, es difícil no sentirse atraído, especialmente si eres fan del género de los asesinos en serie y las investigaciones criminales con un misterio detrás. Está claro que la principal “atracción” de este cómic es ir descubriendo los distintos tipos de asesino en serie que presenta, a cada cual más estrambótico, recorriendo alrededor de 40 años de historia del pueblo más turbio de Estados Unidos.

Joshua Williamson, guionista de Ghosted o la recién estrenada Birthright, y Mike Henderson, artista de Masks & Mobsters, también acompañando a Williamson, saben perfectamente el tipo de producto que tienen entre manos y las mil referencias cinematográficas, literarias y comiqueras que les preceden. Es por esto que tienden a explotar los tópicos del género, abrazando el cliché para poder centrarse en sus personajes y la locura de sus antagonistas.

“We find the defendant, Edward Charles Warren… NOT GUILTY.”

La trama arranca con el agente Finch de la NSA recibiendo una llamada de su amigo Carroll anunciándole que ha descifrado el misterio del pueblo de Buckaroo, pidiéndole que viaje allí para encontrarse con él. Meses antes, Edward “Muerdeuñas” Warren había sido declarado inocente de todos su crímenes y volvió a Buckaroo. Al llegar, Finch descubre que su excompañero ha desaparecido, y sospechando de Warren, se aliará con la sheriff Crane para encontrar respuestas.

Lo más inteligente que hace Williamson a la hora de plantear la historia es el hecho de convertir a Buckaroo en un personaje más, un pueblo repleto de personas afectadas de un modo u otro por la leyenda de los Carniceros. Así, nada más llegar nos encontramos con “The Murder Store”, una tienda de memorabilia de los diferentes asesinos, cuyo encargado es el nieto del Quemalibros, el primer Carnicero. Pero es que el resto de habitantes no están menos tocados del ala: niños ricos con aficiones cuestionables, chicas raritas condenadas “socialmente” a convertirse en el próximo carnicero, y paletos con sed de sangre al más puro estilo sureño.

“Young white male. Intelligent. Charming, but emotionless. Classic psychopath.”

La importancia del pueblo, al menos en este primer tomo, deja a un lado a los protagonistas. Sí que se nos muestran pistas de que el agente Finch, supuesto personaje principal, tiene un pasado presente bastante turbio que no tardará en volver para pedirle cuentas, pero todo eso queda supeditado a futuras entregas ya que este primer tomo debía asentar las bases del misterio, de lo ocurrido con Carroll, y de la personalidad de un asesino en serie reconvertido en parodia de Hannibal Lecter. Del mismo modo, hay otro personaje que parece que se convertirá en una pieza clave del entramado de la cabecera, pero aún sólo hemos podido ver pequeños fragmentos.

En cualquier caso, este tipo de desarrollo plantea un problema, y es que prácticamente todo se juega a una carta: que la respuesta al misterio que nos quiera dar el guionista esté a la altura de las circunstancias. En otras palabras: es muy fácil que esta serie “se marque un Lost y deje a sus lectores insatisfechos con una explicación insuficiente. Mientras tanto, giros y cliffhangers atractivos, pero al menos todos parecen (de momento) encauzados a esa gran respuesta, así que Joshua Williamson tiene una difícil papeleta que resolver.

“They told us there would be no more killers. That we would fix the curse.”

En cuanto al apartado artísticos, pocas quejas se pueden poner. Mike Henderson realiza un trabajo notable, con personajes expresivos, bien diferenciados, bien vestidos y caracterizados, y el diseño de los distintos asesinos en serie es sencillamente brillante. Quiero conocer al resto de Carniceros desde el minuto uno. Aunque, una vez más, el que brilla con luz propia es el colorista

Adam Guzowski se complementa al 100% con Henderson y llena las páginas de viñetas que casi puedes tocar, oler, hasta saborear -si te va ese rollo-. La sangre salpica, el fuego quema, y la comida se mueve entre lo apetitoso y lo asqueroso, según el cocinero. Mención especial a los matices en las escenas del incendio o la lluvia, y a los numerosos momentos de oscuridad que encontramos en la serie, con una iluminación perfecta. No hay queja posible.

“Yeah, so… If I were a serial killer… who would I kill next?”

En resumen, un potente arranque que, aunque se apoya en exceso en lo atractivo de su premisa, tiene potencial para convertirse en una gran serie si sabe explotar sus armas y solucionar sus (escasas) debilidades. Joshua Williamson tiene en sus manos un producto prometedor al tiempo que un grave problema: a pesar de la grandísima labor de Mike Henderson y Adam Guzowski, si la solución al misterio de Buckaroo no es satisfactoria, el castillo de naipes que conforma Nailbiter se desmoronará.

ACTUALIZACIÓN: Esta reseña se ha traído de nuevo a primera página porque Norma Editorial ha anunciado que publicará Muerdeuñas en el Salón del Cómic de este año.

Y hasta aquí mi aportación a la noche de #Zhalloween que podéis seguir desde el enlace del mismo hashtag y comentarlo en Twitter.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Teresa dice:

    Qué pinta! Qué hambre! A quién hay que extorsionar para que editen esto aquí?

Deja un comentario, zhéroe