MY HERO ACADEMIA (TV). El que la sigue la consigue

Título original: Boku no Hiro Academia (僕のヒーローアカデミア)
Director: Kenji Nagasaki
Estudio: Bones
Género: Shonen/ Escolar/ Fantasía
Episodios: 13
Duración:
25 min.

Primera Emisión: 3 de Abril, 2016
Valoración: ¡¡¡¡PLUS ULTRA!!!!/ 10

Si os digo la verdad nunca esperé encontrarme en esta situación. ¿Yo analizando un anime? Yo, que suelo aborrecer el estilo nipón. Pues sí, aquí estamos. Así que sin más dilación me lanzo de cabeza a analizar la primera temporada de la adaptación a anime de Boku No Hero Academia.

¡Bienvenidos!

Boku No Hero Academia o My Hero Academia, como ha sido adaptado aquí el título, es una serie creada por Kōhei Horikoshi que debutó en la, ya archifamosa, Shonen Jump el 7 de Julio de 2014. En ella se nos muestra un mundo en el que el ochenta por ciento de la población está dotada de una habilidad especial o Quirk, como se denomina a esto dentro de la propia historia. Con un porcentaje tan grande de la población dotada de poderes es obvio que no todos iban a usarlos bien, por lo que en este universo surge, de manera natural, la figura del superhéroe para poder combatir a estos villanos. Pero la cosa no acaba aquí. Para asegurarse que las nuevas generaciones de héroes tienen la preparación necesaria para estar a la altura de las circunstancias, se crean una serie de escuelas para prepararlos, entre las que destaca por encima del resto la U.A. High.

Y entrar en la academia U.A. High es el sueño de nuestro protagonista Izuku Midoriya, también conocido como Deku. Pero el problema es que Deku es uno de los pocos no nacidos con un Quirk, algo que no le echará para atrás para lograr su sueño y ser el héroe más importante de su época, siguiendo los pasos de su ídolo All Might.

Pero miradle. Es adorable.

Con respecto a la serie estamos frente a un shonen y no uno que vaya a revolucionar el género, en concreto es lo que en esta misma página hemos bautizado como “un shonen de toda la vida”. Pero algo especial debe tener esta serie en concreto para que me haya llamado la atención, ¿no? Pues la verdad es que sí, sí tiene un algo, o por lo menos es lo que yo creo ver, y es que el autor de My Hero Academia no se ha criado con Dragon Ball, sino con Naruto y One Piece. Con esto quiero decir que Horikoshi ha bebido de un tipo de shonen más moderno y adaptado al enfoque cultural actual. Sólo hay que comparar el desarrollo de los personajes secundarios de My Hero Academia con los de Dragon Ball, pues pese a que son eso, secundarios, se nota un gran intento de mostrar y hacer algo con ellos, de recorrer un viaje y que no se queden como al principio, dándonos algo más parecido a lo que vimos al inicio de Naruto. Esperemos que no caiga en los errores de ésta. Y, por lo que estamos viendo en la segunda temporada, vamos a tener suerte.

Por otro lado, y quizás sea el punto que más me gusta, deudor del punto anterior, es que, pese a que estamos hablando de aprendices de superhéroes con grandes superpoderes, todo esto queda de lado para centrarse en su lado más humano. Después de todo son adolescentes en la escuela y los poderes y las situaciones superheroicas no son más que meras excusas para hacer avanzar a nuestros protagonistas. En torno a este mismo tema giran también las tan típicas peleas de los shonen, pero aquí en vez de estar creadas a partir del fanservice, están concebidas para hacer avanzar la trama y los personajes, haciendo que cada página acabe sirviendo para algo más allá de crear un espectáculo onanista y vacío. Esto se llevará al límite cuando se enfrenten contra el primer gran enemigo, pues se verá que pese a ser gente por encima de la media para los estándares del mundo de la serie, ellos se verán superados ante esta situación.

Qué carnavales más raros…

De este modo, algo que el creador ha dejado bien claro desde el principio es que tiene una escala de poder bien pensada, pues, como acabo de decir, el hecho que los protagonistas estén aprendiendo a desarrollar adecuadamente sus poderes puede permitir una evolución en esta misma sin la necesidad de power ups loquisimos que dejen esta escala como algo irrisorio.

Otra cosa que me parece maravillosa de la serie es el tono optimista y de triunfo que transmite. Pero no os dejéis engañar, no es un optimismo a lo Coelho, de los de si quieres puedes, no. Aquí nos dejan claro que si te esfuerzas y pones todo tu empeño en conseguir lo que quieres, puede que no lo consigas, pero es la única manera de hacerlo. Es un optimismo real basado en el esfuerzo.

Ni machismo ni feminismo. Patadismo en la jeta.

Algo que se ha estado alabando de esta serie es el trato a sus personajes tanto femeninos como al de su protagonista. Es cierto que en ambos puntos vemos avances, pues a las mujeres, sobre todo a las más protagonistas se las prevé un desarrollo bastante grande, más cercano a lo que pensábamos que iba a pasar con Sakura en los primeros compases de Naruto que a Bulma, pero a la hora de la verdad se continúa con la cosificación del cuerpo femenino o frases del tipo “Esto no es propio de una mujer”. Que a lo mejor soy un exagerado y a la hora de la verdad son cuatro momentos contados, pues es muy posible, pero incluso siendo así pienso que con más motivo hay que señalarlo. Y respecto a los personajes masculinos igual. Deku está más cercano a un personaje como Gohan que a Goku y por tanto él no quiere pelear sino defender a la gente y, al mismo tiempo, no le importa ponerse a llorar. Como en el caso de los personajes femeninos también escucharemos respuestas como “esto no es propio de un hombre de verdad” que hacen que todo el avance que parecía que tenía la serie se quede un paso por detrás. Pero sí, se nota que hay una representación mucho más adecuada y cercana a los estándares de hoy en día.

Entrando en términos más técnicos la serie está producida por el estudio Bones, creador de adaptaciones cómo Full Metal Alchemist o Soul Reaper, así que con mayor o menor acierto, al menos, el estudio no es nuevo a la hora de crear adaptaciones de mangas. La serie corre a cargo de Kenji Nagasaki el cual hace un gran trabajo, pues no sólo coge los mejores planos del manga original sino que cambia composiciones y algún que otro detalle para que quede mucho mejor como serie televisiva, siempre respetando el trabajo original. Lo mismo pasa con el guión de Yōsuke Kuroda que, en esencia, es una adaptación muy fiel de la obra original, pero se permite alguna licencia en pos del dinamismo. Además que consigue adaptar a la perfección casi los tres primeros volúmenes de la serie, unos 25 capítulos, en 13 episodios de anime.

Ni los superheroes pueden vivir sin hacer publicidad.

Para finalizar, si algo se lleva la palma en esta adaptación es la propia animación del dibujo. No sólo es que sea fluida y agradable visualmente, es que cuando parece que va a dar un paso atrás en calidad porque hay X cosa que va a permitir ahorrar costes los animadores, dan lo máximo de sí mismos y, en vez de dar el paso atrás, dan dos hacia delante consiguiendo escenas que te dejan la boca abierta. Pero por desgracia esto se verá mucho mejor en la segunda temporada.

My Hero Academia no va a revolucionar nada, pero eso no quita que sea una serie fantástica que acierte en la gran mayoría de puntos que toca, dando así un mundo coherente y con personajes adaptados a los estándares de la sociedad actual. Si aún dudáis en verla, yo os empujo a hacerlo pues no os decepcionará, estoy seguro.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Este anime es una pasada, me tiene enganchadísimo. Sólo espero que no caiga en el típico bucle de arcos repetitivos, pero tiene potencial para ser el nuevo gran shonen.

Deja un comentario, zhéroe