MUNDO MUTANTE, de Jan Strnad y Richard Corben

 

Título original:
Mutant World
HC 

Sello: Catalan Communications (Toutain)
Guionista: Jan Strnad
Artista: Richard Corben
Contenido: Toutain Revista 1984 #1-9 (Nov. 1978 – Jul. 1979)
Publicación USA: Junio 1983
Publicación España: Diciembre 2020 (ECC)
Valoración: No seas mutonto y hazte con Mundo Mutante

 

Decir que el 2020 ha pasado por nuestras vidas como una apisonadora ya es hablar por hablar. Mientras miramos con escepticismo hacia el futuro (o con esperanza luminosa, eso ya depende de vuestras tragaderas), todavía andamos con el balance de daños. En lo referente a la cultura, dejamos atrás unos meses de pérdidas irreparables, nombres propios que dejaron su huella reconocible en obras míticas, de esas que marcan un antes y después en su disciplina. Entre otros grandes que nos dejaron, es obligado el recuerdo a Richard Corben, auténtica leyenda del cómic, influencia incuestionable para las generaciones posteriores, un tipo avanzado a su época que fue capaz de aunar la firma de autor con el sentido del espectáculo.

MUNDO MUTANTE
de Jan Strnad y Richard Corben

Antes todo esto era campo. 

Corben fue todo un todoterreno, curtido en los complejos caminos del cómic underground. Al contrario que otros autores de esos mismos derroteros, comenzó su carrera bastante tarde, cumplida ya la treintena. Su formación artística lo situaba lejos del espíritu amateur que inspiraba gran parte del mundillo independiente, y se caracterizó desde el principio por la audacia visual, el ritmo cinematográfico y la investigación narrativa a través de la imagen. Su obra acabó atravesando fronteras, e incluso acabó llamando la atención del colectivo francés Los Humanoides (desde donde despegarían genios como Moebius), grupo con el que compartía muchas de sus inquietudes. Ese gusto por la ciencia ficción fuera de quicio es lo que encontraremos en las páginas del volumen que hoy comentamos, Mundo Mutante.

Mundo Mutante aparece a finales de los 70, adelantándose a ese tema tan recurrente en la fantasía de años venideros como es la distopía postapocalíptica. Incluso en eso fue un visionario Corben, ya que, a estas alturas, esta clase de tramas ya rozan el cliché, así que lo bueno de este título es que abría camino en el universo de la viñeta en ese sentido. El autor presenta un planeta devastado, sin muchas explicaciones. No hay reflexión sesuda acerca del colapso social, puesto que las razones por las que la Tierra se convirtió en el estercolero planteado por Corben se perdieron en el eco del tiempo. Asistimos, pues, a las consecuencias del desastre, y de las cenizas surge el horror. Un páramo de ruinas en el que proliferan las aberraciones producto de la radiación, en donde prima la supervivencia del más fuerte; esto es, el más ruin y miserable, capaz de pisar las cabezas necesarias por los escasos recursos disponibles.

Dimento, todo un galán.

En este panorama sobrevive Dimento, mutante no especialmente astuto, atrapado en una realidad que le queda grande. A lo largo de las páginas de Mundo Mutante acompañaremos a este personaje, revisión tragicómica del noble salvaje, en su encuentro con variopintos ejemplos de maldad y estulticia (madre mía, lo que me gusta escribir esta palabra) en forma de personajes deformes, tanto física como mentalmente.

En los primeros compases de la propuesta quizá falta un rumbo claro, y es que parece que leeremos los tropiezos de Dimento con individuos miserables que se aprovechan de su inocencia. El propio Corben era consciente de ese lastre, pero apostaba con fuerza por las posibilidades de la historia, y acabó dejando en manos del guionista Jan Strnad la suerte del protagonista. El escritor alimenta el universo imaginado por Corben con una trama vertebradora mientras que Corben puede dar rienda suelta a su portentosa imaginación y experimentos con el uso del color como parte esencial del impresionante arte de Mundo Mutante. La pléyade de criaturas grotescas conforman un cosmos enfermizo, que bebe de la serie B de Russ Meyer o de la ciencia ficción más pesimista al estilo de El planeta de los simios, aderezado con no pocas notas de erotismo y humor negro, explosiones de ultra violencia socarrona incluidas.

El futuro se parece un montón a 2020.

Mundo Mutante, aunque fue encargada por el famoso (o infame, según a quién se pregunte) editor español Josep Toutain, acabó por publicarse en la no menos célebre cabecera 1984, ejemplo de esa especie extinta que son las revistas de cómics para adultos que tanto proliferaron en los años 80 del siglo XX (contando incluso con edición española). El caso es que las relaciones de Corben con los editores de la revista no eran especialmente boyantes, hasta el punto de que la edición en revista de Mundo Mutante sufrió mutilaciones absurdas y cambios en los diálogos sin contar con el permiso de los autores. Por suerte, el volumen que presenta ECC corrige el vandalismo pasado y recupera la obra tal y cómo fue concebida por sus creadores, incluyendo 8 páginas no aparecidas en el original que mejoran la experiencia lectora, al hacer más fluido el tránsito entre ciertas escenas.

Mundo Mutante es historia del cómic. Es el arte de Corben, uno de los dibujantes icónicos y definitivos del noveno arte, en plena eclosión. Es movimiento, expresividad en el trazo, psicodelia en el uso del color, imaginación en el diseño de criaturas y riesgo narrativo, armado de excelentes usos del silencio y de la presencia física de los personajes como pilar de la viñeta. El páramo desolador es contradictorio por la vida que se respira, aunque esta sea mortal. Bestias carnívoras, mutantes caníbales, mujeres fatales, fanáticos religiosos expertos en artes marciales, clones… Todo cabe en el extraño y maravilloso mejunje imaginado por Corben y Strnad.

Gracias a esta edición, podemos vivir de nuevo la aventura de Dimento. O descubrirla por primera vez. En todo caso, afortunados somos, queridos lectores.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Santi Negro

Lector. Cinéfago. Sueño en viñetas

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.