MONSTRUOS S.A. Completísima joya

Título original:
Monsters, Inc.
Año: 2001
Director: Pete Docter, Lee Unkrich, David Silverman
Guión: Andrew Stanton, Daniel Gerson
Fotografía: Animation

Reparto: Animación.
Valoración: Otra joya de Pixar / 10

Sinopsis: Monsters Inc. es la mayor empresa de miedo del mundo, y James P. Sullivan es uno de sus mejores empleados. Asustar a los niños no es un trabajo fácil, ya que todos creen que los niños son tóxicos y no pueden tener contacto con ellos. Pero un día una niña se cuela sin querer en la empresa, provocando el caos.

El cuarto largometraje de Pixar es, seguramente, uno de los mas originales, al menos en su punto de partida. La productora, aún en su fase creativa más temprana, y que finalizaría con este film, vuelve a apostar por coger un elemento ligado a la infancia (los monstruos nocturnos que se esconden en los armarios en esta ocasión), y darle una vuelta de tuerca, planteándolo desde otro punto de vista.

Si los genios de Pixar ya nos mostraron los sentimientos y experiencias de unos juguetes y nos enseñaron el mundo a través de sus ojos, ahora nos plantean esta pregunta: ¿Y si esos monstruos no tienen intención de hacernos daño, pues solo están haciendo su trabajo? En base a esto, Docter y compañía crean un universo sólido, con unas reglas muy claras que nos explican casi sin darnos cuenta. Cómo funciona la fábrica donde trabajan nuestros protagonistas, para qué sirven los gritos de los niños, por qué ahora es más difícil asustarlos… Los primeros minutos de la cinta están plagados de explicaciones, pero la maestría de los responsables de la cinta es tan colosal que no se notan, están colocadas de una forma increíblemente orgánica.

¡Gatito!

Al margen de esto, la película no falla en nada. Sencillamente. Nos da un dúo protagonista soberbio (Sully se convierte en nuestro amigo desde su primera aparición y Mike tiene algunos de los mejores gags salidos de la Casa del Flexo), un villano, Randall, que resulta verdaderamente amenazador, y sobre todo…

Nos da a Boo. Sin duda lo más memorable de la peli, pues todos hemos acabado adorándola. Y tiene mérito, ya que los niños, en el cine, cruzan fácilmente la línea entre ser “monos” y ser “cargantes”. Pero no, Boo nunca nos sobra, por lo que el cariño que Sully le coge durante el film es totalmente comprensible, más que eso, es compartido por nosotros. La relación entre niña y monstruo es el alma de la cinta, pero no por ello se descuida la amistad de Sully y Mike, el plan de Randall, o las dosis de comedia. Aquí me gustaría hacer hincapié en el ya mítico musical “Ahora pon eso donde estaba o te vas a enterar” y, sobre todo, en cómo surge la idea. Brillante.

Randall no se lo pondrá fácil a nuestros protagonistas.

Finalmente, todos los ingredientes se juntan en un clímax (tal vez el mejor de la productora por aquél entonces) que derrocha imaginación, espectacularidad y diversión. Una gozada.

Y llegamos la despedida. Para mí, este momento marca el nuevo camino por el que Pixar decidiría ir desde entonces, uno en el que atacan sin piedad la fibra sensible… Y aciertan. Me da igual si quizá son un tanto manipuladores en estos últimos minutos (algo similar sucedería en la futura y magnífica Toy Story 3), mientras se cumpla de forma acertada el objetivo, carece de importancia. Un completísimo film en el que todos sus elementos funcionan a la perfección, como ya apuntaba al inicio de la crítica.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Juanan Brundle dice:

    Esta y Wall-E, mis preferidas de Pixar. Dejando al margen Toy Story, claro.

  2. Xades dice:

    Mi preferida de Pixar, apartando LA TRILOGÍA: junto a Los Increíbles y Buscando a Nemo

  1. 2 Junio, 2014

    […] 1998), por Diego Sánchez. ― El viento se levanta (Hayao Miyazaki, 2013), por LynLacie. ― Monstruos, S.A. (Pete Docter, Lee Unkrich, David Silverman, 2001), por Diego Sánchez. ― Toy Story 2 (John […]

Deja un comentario, zhéroe