MONSTER X MONSTER, de Nikiichi Tobita

 

 

Título original:
MonsterxMonster (モンスター×モンスター)
Editorial: Shogakukan
Género: Shōnen
Mangaka: Nikiichi Tobita
Publicación Japón: Abril 2014 – Julio 2015
Public. España: Novimbre 2016 (Fandogamia)
Valoración: Empezar un MMORPG y elegir el oficio de inútil /10

 

 

La simbiosis entre el manga y los videojuegos es innegable. Dado lo arraigado de ambas industrias en la sociedad nipona es casi inevitable que no se influencien entre ellas, ya sea mediante referencias o en la propia temática de la obra. Este último caso es muy común, siendo habituales los mangas que trasladan la acción a mundos virtuales o, en su defecto, donde se aplican reglas o conceptos muy similares a los géneros videojueguiles más populares de Japón. Por eso mismo me llevé una grata sorpresa cuando me encontré con un giro de tuerca tan curioso como es el de…

MONSTER x MONSTER
de Nikiichi Tobita

En un mundo dominado por gigantescas y poderosas bestias, la raza humana se encuentra al borde de la extinción hasta que, gracias a aguerridos y bizarros aventureros, se consigue descifrar las propiedades ocultas de estas criaturas y de las materias primas  obtenidas a partir de ellas. A partir de este punto la situación se invierte: con los nuevos conocimientos adquiridos, la captura de las bestias se facilita hasta llegar al punto en que estos temidos seres se tornan en fuente de prosperidad, estableciéndose una regulación que acaba desembocando en la Era de la Gran Caza. En esta época de bonanza son los denominados captores los que se ocupan de la tarea de conseguir los preciados recursos, cubriéndose de gloria y ganándose la admiración del resto de la población. Y es aquí donde entra nuestro protagonista que, dentro de un mundo de fantasía con increíbles aventuras a su alcance… es un ni-ni que vive a costa de su madre.

El protagonista en todo su esplendor.

Una vez más partimos de una de esas maravillosas y, a la par, extrañas premisas niponas que nos hace preguntarnos qué demonios tienen en la cabeza estos mangakas. Pero sin duda saben lo que hacen, porque lo que parece a primeras un argumento chorra con un personaje pringado del que ni tan siquiera se dice el nombre, también es una exploración (a grandes rasgos, tampoco esperemos un profundo estudio psicológico en un shōnen de humor) de cómo puede llegar a afectar la frustración. Nuestro ni-ni no ha llegado a esa triste situación de la nada y sí, es un vago y un salido, pero en el fondo, por muy otaco que sea, es una buena persona que a causa de un trauma durante su infancia se ve incapaz de acercarse a ninguna bestia, siendo poco más que un paria en la sociedad en cuestión. ¿A qué puede aspirar una persona en su posición? ¿Cómo puede cambiar la actitud de alguien que ha pasado más de media vida encerrado en su burbuja de autocomplacencia? Quizás Monster x Monster no ahonde en estas cuestiones, pero sí las pone encima de la mesa.

El desarrollo de la trama no tiene mucho misterio: el protagonista se ve forzado a salir de casa bajo la amenaza de su madre, conociendo a un captor que podría ser perfectamente el personaje principal en un videojuego o manga de estas características con una historia emotiva de superación personal que hace reflexionar al ni-nicon poco o ningún efecto en su manera de ser. Nadie cambia de la noche a la mañana. Sin embargo, al llegar a un punto de inflexión de la historia esta dinámica se rompe, optando por un desarrollo más similar al del shōnen habitual y dejando de lado el desarrollo de los personajes por una acción constante. Afortunadamente, esta parte únicamente ocupa el último tercio de un manga que, constando únicamente de tres tomos, ofrece una lectura rápida y entretenida.

Pedazo de cacho de trozo de bicharraco.

Todo lo comentado anteriormente viene aderezado por un dibujo de un Nikiichi Tobita realmente sobresaliente, sobretodo si se tiene en cuenta que es su primer trabajo para una revista y siendo un fanfiction de Dragon Quest su primera obra conocida. Su estilo, que tira hacia lo realista huyendo de lo caricaturesco y con gran atención al detalle, es de lo mejor que he visto en un shōnen reciente. Por poner alguna pega, el diseño de las bestias me parece el que haría un quinceañero aburrido entre clases: ponle todos los pinchos, cuernos y dientes afilados que puedas a bicharracos gigantes et voilà. Pero seamos justos, este mangaka viene de donde viene y estas criaturas, pese a lo que indica el título, no dejan de ser un elemento secundario de la serie.

Posiblemente Monster x Monster sea una de las sorpresas más agradables con las que me haya topado en el mundo del cómic nipón en bastante tiempo. En absoluto es perfecto, pero la innegable calidad de lo que podría considerarse como la opera prima de este autor inspira bastante confianza sobre lo que pueda llegar a hacer en un futuro. Es de agradecer que una editorial con recursos tan limitados (en comparación a las que copan el mercado español) como Fandogamia haya decidido apostar por un creador nobel de estas características y esperemos que sus próximos trabajos lleguen aquí con la misma calidad.

Si te interesa el manga alternativo, pero tampoco estás tan loco para entrar en el abismo sin preparación alguna, este es el manga ideal para darle un tiento.
Es corto, directo y con cierta profundidad que lo convierten en una obra redonda.

¡Nos vemos en la Zona!

Ferran

Hago como que estudio Química pero en verdad me inflo a cómics y videojuegos desde pequeño. Soy de esa gente rara a la que le gusta más el manga que el anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe