MI AMIGO EL GIGANTE, encanto anacrónico


Título original
The BFG (The Big Friendly Giant)
Año: 2016
Director: Steven Spielberg
Guión: Melissa Mathison (sobre el cuento de Roald Dahl)
Reparto: Mark Rylance, Ruby Barnhill, Penelope Wilton, Jemaine Clement, Rebecca Hall, Bill Hader, Rafe Spall, Adam Godley, Matt Frewer, Ólafur Darri Ólafsson, Haig Sutherland
Sinopsis: Adaptación del cuento de Roald Dahl sobre una niña que une fuerzas con la Reina de Inglaterra y con un gigante bonachón, conocido como el BFG, para detener una invasión de malvados gigantes que se preparan para comerse a todos los niños del país.
Nota: 7/10

Por este hombre no pasan los años. Pocos meses después de su última película, El Puente de los Espías, Steven Spielberg vuelve a la carga con un registro radicalmente distinto, pero quizás, en el que se siente más cómodo, el cuento infantil y familiar.

Se podría decir que Mi amigo el gigante es todo corazón, como también lo eran las obras de Roald Dahl. Y vistos sus discretos números en taquilla, uno no puede evitar pensar que esta cinta podría haber cuajado mejor en la época navideña que en la estival, cuando el calor no invita tanto a acurrucarse ante una historia tan bienintencionada, moralista, delicada… y algo estirada, que puede hacer desesperar a las audiencias más impacientes.

 La película espera y depende a la vez de la buena fe de sus espectadores a la hora de sentarse frente a largos ratos de contemplación, sobre todo durante la primera hora, donde el sense of wonder parece ser el único motor de la historia. Es en estos momentos donde los niveles de azúcar se pueden hacer más intolerables para algunos niños y adultos que esperen algo más de emoción y movimiento. Mi Amigo el Gigante se estanca en su poderosa recreación de lo visual, la convincente captura de movimientos de Mark Rylance, los impresionantes parajes naturales – aún siendo mayormente construcciones digitales- , y sobre todo los juegos de luces y colores en las escenas relacionadas con los “sueños.

Afortunadamente, la segunda mitad de la película consigue mejorar el ritmo y se postula como una de las más divertidas y enternecedoras de su filmografía, siempre, eso sí, manteniendo su tono blanco impoluto.

 El guion sigue con bastante fidelidad el libro original de Roald Dahl, y eso significa un componente metafórico constante, con el objetivo de hacernos soñar despiertos, y gracias a su aspecto visual y a sus preciosos efectos visuales lo consigue. Sin embargo, este mundo de fantasía Roalddahliana, fielmente representado, la aleja del impacto y la identificación de por ejemplo E.T., auténtico cuento moderno, o de las últimas producciones de Disney, como Zootopia o Del Revés , vibrantes, inteligentes e innovadoras formas de contar cosas que en esencia no son tan nuevas. Honestamente, creo que pocos niños de hoy en día conectarán con una niña sacada de un orfanato propio de Oliver Twist en un Londres temporalmente tan ambiguo y tan ingenuo.

Así, el gran gigante bonachón de Spielberg es una película muy moderna en las formas, pero muy tradicional en el contenido, casi chapada a la antigua. Sus efectos especiales la hacen lucir increíble, pero en lo demás se conforma con seguir a rajatabla las convenciones del cuento infantil, limitando el sello de su director a lo visual (que no es poco, y está marcado a fuego), quizás por respeto al maestro Dahl (quien fue clave en mi infancia, no lo niego). Que esto sea suficiente o no es cuestión de cada uno, pero no puedo evitar ver esta película como un abuelo en el cuerpo de un niño. Creo que merece ser vista en pantalla grande, ya que su imaginería tiene papeletas para perdurar… pero no tanto su contenido, demasiado clasicote.
BeYShIT

Con sus apabullantes efectos especiales, la siempre eficaz música de John Williams, la enternecedora química entre sus dos protagonistas y lo bonito de su mensaje, Mi Amigo el Gigante se alza como otra distinguida entrada en la carrera del tito Spielberg, si bien toda su inventiva cae exclusivamente en el aspecto visual. Su blandita historia y ritmo tranquilo pueden hacer que partes excesivamente edulcoradas de su metraje se hagan cuesta arriba para algunos espectadores.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.