MELVINA, de Rachele Aragno

 

 


Título original:

Melvina
Sello: Bao Publishing
Artista: Rachele Aragno
Publicación Italia: Junio 2019
Publicación España: Marzo 2020 (Liana Editorial)
Valoración: ¿Ha visto pasar a un conejo blanco?

 

Si hay una cuestión que nuestros progenitores tratan de grabarnos bien a fuego cuando somos pequeños es el asunto de los desconocidos. Cuántas veces os habrán dicho de más críos que no habléis con desconocidos más allá de las interlocuciones cordiales derivadas de los códigos de buena conducta, que ni se os ocurra coger nada que os ofrezca una persona a la que no conocéis en absoluto (principalmente refiriéndose a comestibles) y, mucho menos, que por nada del mundo os vayáis con personas ajenas a vuestro entorno aunque os prometan un unicornio volador capaz de defecar deliciosos helados aptos para el consumo humano. Infinitas, ¿verdad?

A esas sensatas advertencias trasmitidas de generación en generación y que encontramos desde hace siglos en los cuentos tradicionales se une otra a la que quizá vuestros mayores no dieran la importancia que merece (al menos, yo no recuerdo a mis padres haciéndome notar tal circunstancia): el peligro que entraña pactar con extraños. Pues sí, porque eso de que se apropien mediante argucias de un bien preciado, como tu alma -lo más común de acuerdo a la tradición y a la literatura-, no suena demasiado bien. Por no hablar de lo complicado que es, casi misión imposible, recuperarla. Un claro ejemplo de las consecuencias de pactar con extraños es…

MELVINA
de Rachele Aragno

Hay proyectos que surgen y toman forma en muy poco tiempo. Otros, dormitan a la espera de un desarrollo acorde a su planteamiento, se rumian durante años, madurando en el interior de los artistas hasta que alcanzan el punto óptimo para plasmarse en viñetas con todo el poso y la consistencia que da una historia gestada a fuego lento. Melvina es la primera obra larga de Rachele Aragno, un proyecto derivado de un personaje concebido en la adolescencia de la autora italiana (Melvina, una suerte de alter ego de la autora) que se cuajó en una historieta corta en 2017 también bautizada con el nombre del personaje en AVE, una antología de Attaccapanni Press, pero que siguió creciendo hasta convertirse en el cómic que hoy tenemos entre manos.

Un tebeo que viene a engrosar la interesante y cada vez más abundante nómina de títulos publicados en nuestro país dirigidos a los jóvenes lectores, confirmando el buen momento (pese a todo lo que está acarreando la situación derivada de la COVID-19) del cómic infantil y juvenil por estos lares. Aunque con un público implícito definido, es una obra en la que los lectores adultos no se verán excluidos; más bien entrarán inmediatamente en el juego que propone Aragno con la interesante historia que plantea.

Pues ya estamos todas.

Hay un momento en la vida en que comienzas a sentir apatía y hastío. El tedio vital se instala en tu día a día, un aluvión de sentimientos contradictorios inundan tu sentir y, de repente, cuestiones que ni tan siquiera podías imaginar que existieran, se hacen visibles con toda su crudeza. Es ese día en que la felicidad, seguridad e inocencia de tu niñez se hace añicos. Melvina no puede más: quiere elegir su propio camino y para ello ansía con todas sus fuerzas crecer de golpe y dejar atrás cuanto antes esos años en los que sus padres parecen saber qué es lo mejor para ella sin siquiera tomarla en cuenta. Y en esos devaneos nos hallamos cuando de repente y sin aviso, entra en su vida Otto, un señor mayor de largas barbas y cabellos blancos. Bueno, más bien es al contrario: es Melvina la que se cuela en casa de Otto persiguiendo a su gato e irrumpiendo en una extraordinaria reunión. Ese adjetivo define perfectamente lo que presencia y presenciará, pues tan fuera de común son los convidados a ese té como la sucesión de hechos que se desencadenarán cuando Otto le cuente qué esperan de ella, descubra la existencia del malvado Malcape y dé inicio la aventura para librar a Otto de las “secuelas” de un pacto con ese Malcape. Y es que no aprendemos que quien está presto a brindarnos aquello que anhelamos, no lo hace por altruismo, sino que espera una jugosa contraprestación que en muchas ocasiones, es lo más valioso que, aún sin ser conscientes, atesoramos.

A partir de esa premisa, el lector se embarca junto a Melvina y Otto en un viaje a Masacá, descubriendo que el radio de acción del astuto Malcape es bastante amplio. Por las viñetas de Melvina se despliega un catálogo de personajes variopintos y caricaturescos, seres y espacios fantásticos con un atractivo y un magnetismo especial. Pero pronto comprendemos que hay más, algo concebido para confundir al lector y, por ende, a Melvina que enturbia y enrarece ese ambiente inicial de simpática aventura, ese universo donde todo es posible y plausible. Lo fascinante se torna inquietante. Aspectos, temas y situaciones inusuales e incómodas encajan en la trama con gran naturalidad. Lo onírico lo impregna todo. La comicidad deja paso a la reflexión. Los encuentros se vuelven inesperados.

¿Tú no conoces la Tardis, niña?

En las páginas del tebeo asistimos a una conversación entre la experiencia y la prudencia de la madurez, y la inocencia, el ímpetu y arrojo inexperto de la juventud. Entre quien ha sido engañado y quien todavía confía ciegamente. Pero también al monólogo de la identidad. El tiempo es el que es. Relativo, desde luego, pero necesario en toda su magnitud. Cada momento en nuestras vidas es un aprendizaje necesario para el tiempo que vendrá.

Rachele Aragno hace gala de un trazo muy vivo, suelto y de gran expresividad, que en mi opinión dialoga directamente con las ilustraciones de Emilio Urberuaga o de Margarita Menéndez de algunos de los libros que leía cuando era pequeña y que parecen, además, realizados directamente a tinta (como los valientes, que diría algún insigne de nuestro tebeo patrio). Los dibujos están vestidos con una paleta de suaves tonos aplicados mediante acuarela entre los que destacan los rojos cabellos de Melvina. Las secuencias de este viaje a ese mundo fantástico e inquietante a partes iguales se suceden con agilidad y sin perder un ápice de ritmo en una narración gráfica en la que abundan las viñetas a página completa o a doble página, con predominio de planos medios y enteros con los que no perdemos detalle en cada momento de qué está sucediendo, y que obedecen claramente a la intencionalidad de la autora para transmitir a los lectores una u otra sensación.

Cena con espectáculo.

Aventuraos sin miedo en esta historia con reminiscencias a la Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll o a la Coraline de Neil Gaiman. Tan solo tenéis que tener cuidado en no llegar a acuerdos con desconocidos durante su lectura; a saber la forma que puede tomar Malcape y qué os puede llegar a pedir a cambio.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.