MAUS, de Art Spiegelman

 

Título original:
The Complete Maus HC
Sello: Penguin Random House 
Guionista: Art Spiegelman
Artista: Art Spiegelman
Contenido: Maus: A Survivor’s Tale #1-2 (Ene. 1986 – Nov. 1991)
Publicación USA: Noviembre 1996
Publicación España: Junio 2007 (Reservoir Books)
Valoración: ArtE Spiegelman /10

 


Todos tenemos un clásico pendiente en nuestras vidas. Ese algo que ves pasar una y otra vez, consciente de que es un must, pero que por unas cosas u otras siempre vas relegando a un segundo plano. En mi caso es imperdonable, porque esto supuso un punto de inflexión en la manera de contar cómics y, sobre todo, en la forma en que el gran público ahora percibe y considera esto de los dibujitos como un arte.

Efectivamente, lo mío no tiene perdón, pero menos lo tiene que nadie nunca haya reseñado en la Zona…

MAUS
de Art Spiegelman

Así es, a pesar de los millones de veces que he visto Maus en distintas librerías y que esa portada me ha llamado la atención, clamando ser intercambiada por mi dinero, nunca era la elegida. Ser conocedora de la repercusión e importancia documental de esta obra también ha influido en ir posponiendo su compra, a sabiendas de que nunca la van a retirar del mercado. Por eso mi misión hoy es alentar a los que, como yo, van dejando esta obra “para luego”, a que no la pospongan más, porque es una brutalidad en su fondo y forma.

Estamos ante la biografía de Vladek Spiegelman, el padre del autor, narrada por él mismo y transcrita y dibujada por su hijo. El cómic presenta los encuentros entre ambos, mientras uno le cuenta su vida al otro, pues está recopilando información para dibujar un cómic y, de paso, ver si entiende algo más a su padre y su extraña forma de pensar y comportarse. De este modo, y mediante flashbacks, viviremos junto a ellos a uno de los peores episodios de la humanidad: el Holocausto judío, desde sus inicios hasta el final.  Sin paños calientes. Crudo y real.

Pues eso.

Una de las genialidades de esta obra, que se encuentra a medio camino entre el cómic underground y la novela gráfica (y lo de underground no va sólo por la estética bien aprendida por Spiegelman), es el uso de animales antropomórficos diferentes para cada nacionalidad. De este modo los alemanes son representados como gatos y los judíos como ratones, los americanos son perros, los polacos son cerdos, los franceses ranas, los ingleses son peces… una maravilla de recurso pícaro y muy inteligente para simbolizar el papel que jugó cada país ante este conflicto, por un lado, y plasmar la desindividualización que se vivió por aquel entonces, donde nada importaba quién eras sino de dónde provenías y a quién rezabas, por otro. Esconder uno de los pasajes más despreciables de la historia y una de las persecuciones más implacables tras la inocente metáfora del gato persiguiendo al ratón, para luego hacer que te salpique la sangre de un niño estampado contra la pared, es un recurso tan inteligente como peligroso pues permite dibujar casi sin escrúpulos, lo que no significa que el relato transmita menos rudeza.

El titánico trabajo de documentación y recopilación de datos que supuso horas y horas de grabaciones con su padre, quien no siempre contaba las cosas cronológicamente, tras ser ordenado, fue plasmado en el papel sin ningún tipo de sentimentalismo y consiguió alzarse con el Premio Pulitzer, siendo la primera novela gráfica en hacerlo por su  valor gráfico y documental. Art Spiegelman quería reportar, con toda la fidelidad que la memoria de su padre le permitiese, esta parte importante de la historia contemporánea. Y ya de paso lanzar un sinfín de preguntas para que los lectores suframos como humanos lo que otros sólo supieron hacer como animales, mientras intenta hacernos comprender las consecuencias de actos tan terribles, sobre todo las personales.

Spiegelman no fue el primero en animalizar judíos.

Se dice, se comenta, se rumorea, que Steven Spielberg tuvo en cuenta la obra de Spiegelman a la hora de dar forma a su Lista de Schindler. No puedo asegurarlo porque no estaba allí, pero no me extrañaría en absoluto. No sería la primera persona a la que uno de los culpables de que esto se reconozca como el noveno arte ha marcado de por vida y los ha impulsado a seguir su estela creando, con sus propias historias y vivencias, novelas gráficas sobrecogedoras. Por poner un ejemplo reconocido por ella misma, Marjane Satrapi con Persépolis.

Normal que sea la novela gráfica que aparece en todas las listas de recomendaciones para leer, regalar y aprender. La historia que supuso un punto y aparte en el empleo de los recursos narrativos y demostró que el cómic es un medio divulgativo serio tan válido como cualquier otro formato. Realmente el must que sabía que me estaba perdiendo y al que regresaré sin tardar, pues hay tanto que admirar…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.