MASACRE, de Skottie Young, Nic Klein y Scott Hepburn

 


Título Original
:

Deadpool by Skottie Young TPB
Sello: Marvel Comics
Guionista: Skottie Young
Dibujantes: Nic Klein, Scott Hepburn, Reilly Brown
Colorista: Ian Herring
Contenido: Deadpool Vol. 5 #1-15 (Ago. 2018 – Sep. 2019)
Publicación USA: Ene 2019 – Oct 2019
Publicación España:
Masacre Vol. 3 #32-45 (Oct. 2018 – Nov. 2019) (Panini)
Valoración: God bless chimichangas!

 

Conocí a Masacre casi por casualidad y, la verdad, me pareció un villano cutre de Spider-Man que, por aquel entonces, estaba en el cajón del ostracismo perpetuo de una forma injustificada por mi parte. Sí, tengo mis taras. Así que cuando, tras el anuncio a bombo y platillo de Marvel Now, vi que todo empezaba para él, me subí a su montaña rusa como si de un carrito de bebé con cinturón de seguridad se tratara: de cabeza y a lo que me echaran. Sobra decir que la etapa de Gerry Duggan me pareció a la altura y muy digna así que tras la llegada de Skottie Young (buen dibujante pero desconocido guionista) llegaran a mí las dudas. Lo que sucedió después tuvo, afortunadamente, erótico resultado.

Tras la enorme batalla, tanto psicológica como física, a la que Masacre se vio obligado a enfrentarse y de un pasado que no para de perseguirle, el Mercenario Bocazas vuelve al negocio, o al menos lo intenta de la manera más modesta –y cutre– posible, mientras que, para empezar, una amenaza cósmica de proporciones catastróficas viene directa a la Tierra y, ¡oh, qué casualidad!, él es precisamente el único al que todos perseguirán para frenarla. Preparad la salsa picante que nos toca invitar a…

MASACRE
de Skottie Young, Nic Klein y Scott Hepburn

Que el arco más largo y con cierto y limitado trasfondo, dentro de la propia parodia, sea de tres números y que hasta se bromee con ello dentro del propio cómic, dice mucho de la intención del autor. Conocedor de la etapa que le precedía con un tono serio donde Mascare intentaba descubrirse y protegerse de sí mismo y de su propia psique y donde el factor psicológico/locura está continuamente presente junto a una situación personal nueva para él, huye sabiamente de todo lo que creó Duggan sin desprenderse de lo más básico: el humor.

Esa es la gran virtud de Skottie Young. El motor de esta etapa. Y hablo de la necesidad de contar lo de siempre de una forma divertida e interesante. No alargar las tramas y convertir la gran mayoría de números en pequeñas misiones sin pies de ni cabeza, como la misión en pleno Polo Norte en busca de Papá Noel o la de un parque de atracciones bastante peculiar con el primo traficante de Ziggy Pig. Todo con un tono desternillante de dibujos animados y productos ACME sabiendo que el personaje no necesita de demasiados ajustes morales y mucho menos de una excesiva profundidad.

Todo el mundo ama a Masacre.

Se da el capricho de autoparodiarse, de reírse del guión, de todos los villanos que aparecen mientras huye, por ejemplo, de flahbacks innecesarios. Se limita a avanzar siendo él mismo: un puto loco mato-todo-lo-que-sea-por-dinero y presume de ello. Que sí, que hemos visto esto muchas veces, que hay un fanservice –intencionado, claro– pero hecho con ojos de un fan. Porque si algo es Young, y se le nota hasta más que la faceta de guionista, es que es un fan de Masacre y se percibe ese amor por la comedia absurda, por las mil referencias a la cultura pop, a él mismo y de cualquier chorrada que se os ocurra.

Y pese a eso, parece que toda la etapa es una mera transición, una consecución de números, de pequeñas aventuras de humor y sangre mientras llegan los autores potentes entre vítores a meterle de nuevo en tramas largas que entrelazan consecuencias más allá del número que estés leyendo. A marcarse un Inmortal Hulk que os recuerde tiempos mejores. No. Que no os engañen. A veces las apariencias engañan y en muchísimas ocasiones menos es más –y hasta mejor– y no todo lo insustancial o banal es precisamente malo. Que Masacre fuera “creado” por un tío como Rob Liefeld no es casualidad.

Nic Klein y sus dibujicos.

Y es de agradecer que hasta su inclusión en el evento del momento, La Guerra de los Reinos, que sirve como colofón a la titánica etapa de siete años de Jason Aaron frente al dios del trueno, no se note y quede perfectamente integrado en un despropósito disparatado al más puro estilo Mad Max con personajes de segunda cutres y momentos de puro humor paródico en toda regla mientras tanto Skottie Young como Masacre están como un cochino en un charco. No veréis Australia de la misma forma una vez lo leáis. Aviso.

Pero si todo esto funciona con lo mínimo es también gracias a la solidez de sus dibujantes con Nic Klein a la cabeza y Scott Hepburn y Reilly Brown de consortes. Tirando de diseños clásicos, detallados cuando corresponde y llenos de acción dándole al propio Masacre el total protagonismo en casi todas las viñetas y en multitud de posiciones y diatribas absurdas mientras los demás personajes aportan su granito de arena sin eclipsarle. Todo lo que podríamos esperar del dibujante medio del mainstream americano pero bien hecho. Con un inspirado Ian Herring a los colores que recuerda en muchas ocasiones a la gran Jordie Bellaire.

Scrabble humano.

Esta etapa de Skottie Young es un conjunto de humor absurdo que huele a conocido y que se aleja todo lo que puede de lo sucedido anteriormente desde Marvel Now de la mano de Gerry Duggan pero siendo el Masacre de siempre y que, sin profundizar en los temas, juega con el lore del personaje, con su descarado humor y con la parodia continua sin que tengamos la sensación de leer más de lo mismo –sí pero no–. Toda una oda a cómo no darle importancia a nada y que salga bien.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Jozan dice:

    Sabéis si el último numero de Masacre es el 13 ? En diciembre he visto que no ha salido el número mensual(grapa).

  2. jozan dice:

    Por cierto! GRAN POST!! jejeje

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.