MARVEL STUDIOS: FASE 4. Quién es quién, dónde está y a dónde va

Buenas a todo el mundo. Hoy vengo hacer un repasito rápido, rico y sencillo sobre todo el contenido que Marvel Studios a.k.a el MCU nos ha dejado este año y de lo que queda aún. Por el momento, 4 series y 2 pelis (aparte de lo que viene) es lo que el Tito Feige nos ha regalado para este cambiante año y la verdad es que, como sentimiento general, tantísimo contenido del MCU en tan poco tiempo casi llega a activar mis límites de ansiedad. Por otro lado, estamos ante una Fase 4 de este Universo en el que (por fin) se han tirado a la piscina de lo weird (tras cerrar La Saga del Infinito con Endgame) y, sinceramente, se agradece bastante. Así que vamos a ello, que hay MUCHA marvelada que cortar aquí…

WANDAVISION

La primera apuesta televisiva de Disney+ fue toda una sorpresa que pilló a todo el mundo desprevenido con su bizarra y misteriosa premisa. Una serie que homenajea las diferentes etapas de la sitcom moderna, con Wanda (post-traumita de Infinity War) como prota y una resucitada (por millonésima vez) Visión, no es lo que uno espera cuando va a ver un producto del MCU, pero fue precisamente esa mezcla de géneros y misterio semanal lo que hizo de esta serie una de las favoritas del público.

Sin duda, si WandaVision funcionó tan bien, más allá de las divertidisimas y tontacas intros, de la inteligente dosificación del misterio o de su melancólico relato sobre como afrontar la pérdida de seres queridos, fue por esas dos gemas del infinito actorales que son Elizabeth Olsen y Paul Bettany. Y es que, si algo estan haciendo bien con estas series es dejarle espacio para respirar a esos personajes y por ende, actores, para que sin guerras infinitas de por medio o robots intentando dominar el mundo, nos mostrasen su faceta más humana y frágil. Sobre todo la de Wanda, con una increible Elizabeth Olsen que tiene que moverse a 5 emociones/minuto, algo increíble de ver. Muchas ganas de ver su nueva faceta en Doctor Extraño 2 dirigida, sí, POR SAM RAIMI. Ahi es poco

Lo más flojo sin duda, fue la villana Agatha Harkness. Y no me refiero a que no me haya gustado este personaje tan carismático, divertido y capitaneado por una brillantemente excéntrica y robaescenas Kathryn Hann, sino que creo que su incursión en la trama principal de la serie está un pelin forzada y fuera de lugar para lo que parecía que queria contar la serie, pero quitando eso, tiene algunos de los momentos más memorables. También, aunque tampoco me parece malo de por sí, el episodio final, por muy espectacular que fuese, se sintió un pelín precipitado a la hora de cerrar cabos. Creo que su condición de «tercer acto de una peli del MCU» le hace restar un poco de originalidad y frescura a una serie realmente notable, memorable y bastante redonda.

THE FALCON AND THE WINTER SOLDIER

Tras el soplo de aire fresco y mágico de WandaVision vino esta serie que, la verdad, no voy a engañar a nadie, fue un jarro de agua fría… la serie más frustrante que he visto en mucho tiempo. Me explico: soy el primero al que le hubiese encantado ver una serie rollito buddy movie sobre como se mueve el legado de Steve a Sam y Bucky, básicamente, «Un Soldado de Invierno televisivo» que es lo que prometian, pero salvo ciertos momentos y escenas realmente memorables (como el intenso enfrentamiento por el escudo al principio del episodio 5), distribuidas aqui y allá, esta serie fue un quiero y no puedo constante.

Se supone que era un thriller político súper serio y adulto, con escenas que tocaban temas raciales y sociales, pero cada vez que metía el pie en esas aguas el resultado era, más bien, irregular y un poco desconcertante. Es decir, por un lado teníamos la interesantísima y cruda trama de Obadiah con toda esa trama de crímenes de guerra o el dramático descenso a los infiernos del Capitan América de Hacendado, pero, por otro lado, teníamos como «supuestos» villanos al grupo terrorista más confuso del mundo. Por no hablar de momentos casi de vergüenza ajena, como el triunfante pero muy ridículo discurso final de Falcon con la policía, un claro ejemplo de cómo a veces las buenas intenciones en el guión no se trasladan bien a la pantalla.

Aun con todo esto, y siendo de lejos la serie más floja de Disney+/Marvel de las que llevamos este año, rescato esos pequeños momentos de Sam con su hermana, Bucky yendo al psicólogo y, sin duda, el que creo que fue el personaje con el arco más interesante de la serie: John Walker y su dramática caída hacia la decepción absoluta, interpretado por un Wyatt Russell muy entregado y convincente como ese juguete roto por un sistema aún más roto. Pues eso, aunque esta serie fue «una de cal y arena constante», resultó un producto entretenido y que intentaba hacer cosas diferentes dentro de este universo, pero que al final falló bastante en eso, por básicamente no encontrar muy bien qué clase de historia quería contar. Al menos, Daniel Bruhl fue un Barón Zemo lo mar de majo y cachondete. Ojalá lo veamos más.

LOKI

Después de la decepción que fue la anterior serie, llegó el turno de Loki y, con él, el cambio de verdad. Y es que, no sólo me parece objetivamente la mejor serie, sino una de las propuestas más interesantes y frescas que ha dado el MCU en años. Y sí, partimos de una premisa tan poco original como «Loki meets Doctor Who», con todo lo que eso conlleva, pero lo cierto es que tanto la estética, cómo están escritos sus personajes, su tono tan juerguista y meta, hacen que estemos delante de algo diferente y especial. Y es que, aunque pueda ser difícil acostumbrarse a que el Loki de esta serie no es el Loki al que conocimos allá por la primera de Thor, justo ahí reside el gran potencial de la serie: psicoanalizar un personaje tan cabrón y desordenado como es «el malo del cetro».

Pero fuera de eso, esta serie no sólo mola por el portento de actor que es Tom Hiddleston, sino por el pequeño gran Universo que consigue crear con una policía temporal tan chanantemente burocrática como es la TVA. Y aunque el misterio sobre quién está controlando esa organización es efectivo, el corazón de la serie se encuentra en la explosiva dinámica de Loki y Sylvie (la versión femenina de Loki) y como intentan reparar sus heridas emocionales juntos. Tampoco se me puede olvidar, el secundario más afable del MCU, ese achuchable Morbious interpretado por un Owen Wilson más Owen Wilson que nunca, el cuál nos regala muchas de las mejores escenas de la serie, que son básicamente conversaciones cotidianas entre él y Loki. Lo dicho, el guión es una de las cosas más fresquitas que ha hecho el MCU nunca.

Si es cierto, que a nivel de estructura da la sensación de estar ante una película alargada más que una serie al uso como si lo era más WandaVision, pero realmente esa es la única pega que pondría. Desde la fantástica y original BSO de Natalie Holt, pasando por los elegantes créditos iniciales hasta ese final tan poco usual en este universo: Loki ha utilizado sus hechizos verdes y el cabrón me ha enamorado un montón. Muchas ganas de la segunda temporada (ya confirmada) tras ese cliffhanger tan locuelote.

BLACK WIDOW

Y llegó el primer estreno de una peli del MCU tras el pifostio sideral que fue el 2020 y bueno, no engañaré a nadie diciendo que fue bastante mágico vivir como fan el entusiasmo de volver a ver una peli de este universo en una sala a reventar y ganas de cancaneo marvelita en el ambiente. Pero tristemente ahí se terminó la magia. Aunque Viuda Negra está lejos de ser una mala película, en mi opinión, la esperada (tras casi más de una década porque Hollywood no dejará de ser machista prácticamente nunca) aventura en solitario de este personaje se quedó en una peli bastante descafeinada, blandita y carente de la calidad que este personaje se merecía.

Soy el primero al que le flipa que Marvel vuelva a intentar hacer un thriller de espías supuestamente serio a lo Winter Soldier pero esta vez es básicamente El Caso Bourne Romanoff. Los problemas vienen cuando quieres meter en tu peli de Marvel denuncias sobre temas tan crudos/serios como «trata de mujeres» mientras que, a la vez, metes pijamadas tan chorras como «el malo tiene una poción roja en forma de suero con el que controla a todas las viudas». Así que el resultado de Viuda Negra es una aventurita de espías entretenida, con sus momentos chachis de acción, una Florence Pugh increíblemente carismática y unas cuantas escenas dramáticas en las que se deja intuir que aquí había material para algo mejor, pero también tenemos que volar por los aires la bondiana base del malo suspendida en el aire porque ¿cómo no vamos hacer esto otra vez, no?

WHAT IF…?

Esta serie es una propuesta muy interesante pero que, tristemente, se ahoga un poco en su propia ambición. Cierto es que mola un montón la premisa que propone y el hecho de poder ver todas esas versiones tan diferentes y alocadas, con una animación vibrante y petadisima de colorinchis pero, a la vez, el hecho de que hasta literalmente los dos últimos episodios no haya una trama principal no ayuda mucho la verdad.

Aún asi, me ha gustado bastante el hecho de que, aunque sea demasiado irregular en cuanto a calidad de episodios, es la serie más experimental de las que han hecho hasta la fecha y cuenta con algunos episodios como el de Doctor Extraño o T’Challa siendo Star Lord que son realmente originales y fresquitos. Se nota que es una propuesta orientada sobre todo a los fans más comiqueros del MCU ya que se siente bastante como si se estuvieran leyendo grapas de tomos diferentes, algunos perduran mucho en tu memoria y otros se van a la primera de cambio.

SHANG CHI Y LA LEYENDA DE LOS DIEZ ANILLOS

Y cerramos ya, literalmente, por todo lo alto, porque podria deciros que he llegado a ver cuatro veces esta peli en el cine y con eso lo diría todo, pero es que MENUDA PELÍCULA. Si hay algo que me flipa de Shang Chi es que es una película del MCU que no falla en lo que muchas de ellas sí suelen. Pero, aparte de eso, si por algo ha tenido tanto éxito es porque realmente llega (al igual que Loki, salvando un poco las distancias) como algo realmente fresco y con mucho desparpajo dentro de lo que nos suele ofrecer el MCU.

Ya que estamos ante, sí, otra película de orígenes, al menos esta nos presenta un universo tan grande y excitante que es básicamente «la Aquaman del MCU», es decir, tiene su clásica parte de «parar para darte exposición a mitad de la peli» pero lo que me gusta tanto es porque tiene un ritmo envidiable, personajes ultra carismáticos, un humor bastante bien medido y, sobre todo, que más que ser «otra pelicula de Marvel» es una brillante y encantadora peli de aventuras por mérito propio. También cuenta literalmente con las coreografías y escenas de acción mas trepidantes y curradas desde El Soldado de Invierno y, por si fuera poco, con un inmensísimo Tony Leung regalándonos al villano mas melancólico de todo este universo, ahí es poco. Shang Chi ha venido para quedarse y hay que celebrarlo.

La Fase 4 de Marvel Studios ha empezado con mucha fuerza y sabiendo que lo que toca ahora es volver a construir otro mega arco narrativo hasta «el próximo gran crossover grupal», así que se han tirado a la piscina de la experimentación, lo weird y los colorinchis para sobrevivir. Y yo bien que me alegro porque, aunque su calendario imponga bastante, parece que los protagonistas de las historias que vamos a tener durante estos próximos años provienen de un intento de alejarse de «la clásica figura del héroe perfecto y buenazo» para contarnos historias de personajes menos conocidos en lo que, espero, sean historias mucho más desconectadas de un arco mayor. Salvo algunos baches en el camino, el futuro de este universo es más grande, infinito y prometedor que nunca.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.