MAIRIMASHITA! IRUMA-KUN, de Osamu Nishi

 

 


Título original
:

Mairimashita! Iruma-kun (魔入りました!入間くん)

Sello: Shonen Champion
Mangaka: Osamu Nishi
Publicación Japón: Mar. 2017 – Actualidad
Publicación España:
Valoración: Modern feel, old soul

 

 

Hoy os traigo una comedia shonen que, aunque solo tiene un par de años, me transmite nostalgia al recordarme a muchísimos a clásicos de principios de los 2000 del mismo estilo como Rosario Vampire o Soul Eater. Os presento…

MAIRIMASHITA! IRUMA-KUN
de Osamu Nishi

Suzuki Iruma fue vendido a un demonio por sus padres a cambio de dinero. Sin embargo, su nuevo tutor no quiere comérselo, devorar su alma ni nada similar: quiere que Iruma se vuelva su nieto adoptivo. Ahora tendrá que aprender a vivir entre todo tipo de criaturas del averno mientras trata de ocultar su naturaleza humana durante toda su estancia en una escuela para demonios.

Hay dos elementos que forman el núcleo de Mairimashita! Iruma-kun y, como buen shonen, no podían ser otros que la comedia y las peleas. Algo más centrado en la comedia, sus arcos argumentales se asemejan más a un relato costumbrista que a un battle manga donde va progresivamente aumentando la escala de los conflictos y cada vez hay más y más en juego. A fin de cuentas, debido al pasado de nuestro protagonista, el manga define la destreza de combate de Iruma como «ataque cero, defensa infinita», lo cual crea muchas posibilidades para generar risas y malentendidos.

Apuesto lo que queráis a que Iruma acaba como Rey Demonio

Iruma es un chaval sincero y directo que solo busca hacer bien para con los demás, lo cual contrasta fuertemente con el sitio en el que está y hace que sus intentos de pasar desapercibido sean más bien en vano. Sin embargo, es eso mismo lo que le permite hacer amistad con los más fieros y estrambóticos personajes del lugar: Alice Asmodeus, estudiante prodigio (que el nombre no os engañe, es un chico) y Clara Valac, la loca animada de turno.

La comedia del manga tiene unos aires a Soul Eater, con toques macabros pero bastante ligera y sin preocupaciones. Como ejemplo para que veáis donde van los tiros, Iruma es engañado para que recite un hechizo antiguo el cual si pronuncia mal una sola palabra acabará explotando. ¿Para qué era el hechizo? Para no tropezarse durante todo el día. La gracia está en que te piensas que ese es el remate pero no es así, aunque el remate dejare que lo descubráis por vosotros mismos. Otra faceta de la comedia del manga es obviamente las diferencias que Iruma percibe entre la sociedad humana y la demoníaca y la forma en la que las afronta

En su primer día de escuela y tratando de pasar desapercibido

Mencioné que existía un aire nostálgico alrededor de este manga moderno y creo que se debe a cómo afronta a los tropos: no lo hace, los usa bien y punto. Generalmente cuando alguien menciona que no le gusta algo porque es muy estereotípico o que abusa mucho de clichés y tópicos no quiere decir que estos sean el problema en sí mismos, porque no lo son, son una herramienta y como tal el resultado final de una obra depende en como sean usados, no si son o no usados. Mairimashita! Iruma-kun rehúsa captar la atención del lector con subversiones, plot twists y cliffhangers que tanto se usan hoy día y en su lugar te da de una manera brutalmente sencilla aquello que promete: unas cuantas risas y una historia ligera y entretenida. Por usar bien los tópicos del género (malo se convierte en aliado, por ejemplo) genera esta sensación de nostalgia, como si estuvieras redescubriendo un manga antiguo del que te habías olvidado por completo. Todo te suena pero es nuevo al mismo tiempo.

En el apartado artístico no sé qué decir más allá de que es sencillo. Tampoco es que necesite mucho más que eso, no es un drama en donde leer expresiones faciales sea clave para entrever puntos de la trama o un mundo súper fantástico donde la representación fiel del mismo es necesaria para sumergirse en él. Los personajes son lo suficientemente distintos para distinguirlos, las expresiones claras y los ambientes decentes. Simple, sencillo y eficaz.

Por supuesto que en el infierno hay concursos de idols

A pesar de la naturaleza episódica de los capítulos y arcos argumentales del manga se puede entrever una pregunta que el manga tendrá que responder tarde o temprano: ¿Pueden los humanos y demonios coexistir? ¿Será Iruma capaz de demostrar esto con sus logros antes de ser descubierto?. Lo que parece seguros es que será una lectura interesante cuando llegue a esos extremos.

En resumen, si estas en busca de «old school» comedias shonens de antaño léete este manga sin que eso signifique que esto sea solo para los que busquen nostalgia. Es un manga ligero y cuya aferro y buen uso de los tópicos bien afianzados en nuestros subconscientes hace que su lectura sea fácil de entender y aun así entretenida.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

RafaAnto

Filthy weeb, gamer y cinefilo que de paso hace Quimica.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.