MAGASIN GÉNÉRAL, de Régis Losiel y Jean Louis Tripp

Título Original:
Magasin Général Vol.1 HC

Sello: Casterman
Guionistas: Régis Losiel, Jean Louis Tripp
Artistas: Régis Losiel, Jean Louis Tripp
Colorista: François Lapierre
Contenido:
Magasin Général #1-3 (Mar.2006 – Oct 2007)

Publicación Francia: Noviembre 2018
Publicación España: Enero 2020 (Norma)
Valoración:
Qué bien se vive en los pueblos, lejos del mundanal ruido

 

Quebec, 1926. El pequeño pueblo de Notre-Dame-Des-Lacs, habitado por todo tipo de personajes estrafalarios que sólo conocen la realidad de su propio hábitat, se despierta un día con la noticia de que Félix Ducharme ha muerto, dejando atrás una viuda y la tienda de primeras necesidades que regentaba. En el funeral de Félix todo el pueblo se reúne para darle el último adiós pero también para fisgonear sobre lo que va a pasar ahora con la joven viuda Marie y su negocio de…

MAGASINE GÉNÉRAL
de Régis Losiel y Jean Louis Tripp

Alguna vez he explicado cómo pasé gran parte de las vacaciones de mi infancia en un pequeño pueblo de Granada, tan pequeño que incluso la palabra pueblo le quedaba grande. No tengo más que buenos recuerdos de esos veranos en los que me pasaba el día en la calle jugando, viviendo mil aventuras que en la gran ciudad eran impensables, aprendiendo sobre la vida, el amor, la amistad y disfrutando de los pequeños placeres como comer frutos salvajes que nosotros mismos recogíamos.

Todo esto es para explicar que he conectado de un modo brutal con este cómic, cuya existencia desconocía porque, pese a llevar toda la vida leyendo cómics, sigo siendo un perfecto ignorante, apreciando aún más si cabe el trabajo de los autores para recrear una época y un lugar donde se vive una realidad propia, en las antípodas de lo que sucede en el resto del planeta. En más de una ocasión me he sorprendido sonriendo por lo bajo al ver en estas páginas sucesos que me hacían rememorar viejas anécdotas. Pero más allá de estas historias de abuelo cebolleta, Magasine Général es un cómic emotivo, divertido, muy crítico y con un arte excepcional, así que mejor que nos pongamos a ello. (De todos modos me guardo una última anécdota para el final).

No me digáis que esto no es vida.

Después de la muerte de Félix, la vida en Notre-Dame-Des-Lacs vuelve a la normalidad, pendientes todos de que Marie vuelva a abrir el negocio y de ver cómo la joven viuda es capaz de tirar adelante ella sola. Esto coincidirá con la llegada al pueblo de un nuevo cura, el Padre Rejean que deberá aprender a lidiar con los lugareños que casaban más con las doctrinas el anterior sacerdote y que no acaban de entender que el nuevo sea tan moderno. Pero, si la llegada de Reajan supone un cataclismo para los lugareños, más impactante para la tranquila vida del pueblo será la aparición de Serge Brouillet, un hombre tan apuesto como enigmático que está cruzando el país con su vieja motocicleta y que se ve obligado a pasar unos días en casa de Marie después de averiar su vehículo.

Todo esto es demasiado para los habitantes de Notre-Dame-Des-Lacs (ni idea de cómo debe ser el gentilicio) que verán como su, hasta entonces, tranquila monotonía se ve sacudida con tanta novedad «moderna». Una viuda que acoge en su casa a un desconocido, un viajero que explica aventuras del mundo exterior que parecen fantasía y un cura joven que intenta llegar a todo el mundo con métodos para nada ortodoxos. Así, los sucesos se irán desarrollando a fuego lento, con el ritmo pausado propio de un lugar donde cada día es igual al anterior y en el que todo el mundo parece resignado a vivir su vida del único modo que conocen. Cuando tanta novedad empiece a abrir los ojos de algunos, el conflicto entre lo viejo y lo nuevo chocará frontalmente entre los que abrazan esta nueva forma de vida y los que no quieren, o no saben, adaptarse a los cambios.

Qué sería de los pueblos sin su borrachín…

En este primer integral en el que se recopilan los tres primeros álbumes de la serie (de un total de nueve) se plantean las bases de la historia, con una atención muy cuidadosa a la hora de presentar el entorno y los personajes. Si ya nos hemos hecho una idea del entorno donde transcurre la acción, un pequeño pueblo de montaña alejado de todo rastro de civilización, el protagonismo de la obra, más allá del trío que ya hemos apuntado, es del todo coral y todos tendrán su cuota de importancia a medida que avance la historia.

Tenemos a tres viejas viudas que critican todo lo que se mueve, a un chico con problemas mentales que es tan inocente como sincero, un viejo que vive a las afueras alejado de todo el mundo y que sólo quiere que lo dejen en paz mientras construye un barco, niños que se inventan mil historias para entretenerse, parejas que buscan el amor y uno de los focos de conflicto más grande: un grupo de hombres que pasan el invierno en los bosques para reunir provisiones que al volver al pueblo se van a encontrar con una realidad totalmente distinta a la que dejaron al partir.

Con este primer tomo ya ha quedado claro que Magasine Général es una obra íntima, original y crítica, que sabe atrapar al lector en su atmósfera y en el que la belleza está en los pequeños gestos, las miradas y los paisajes, sin rehuir de los conflictos inherentes a la condición humana .

Antes de Internet los chavales se divertían a su manera.

Los autores de esta maravilla son dos clásicos de la BD, Régis Losiel y Jean Louis Tripp, dos desconocidos para mí (recordad lo que os decía que soy un perfecto ignorante) pero de quienes basta buscar un poco de información para descubrir que eran autores ya consagrados cuando empezaron a trabajar juntos en esta obra allá por el 2005. Losiel y Tripp se encargan tanto del guión como del dibujo, y si en la parte argumental hacen un trabajo espléndido, combinando drama y humor de una manera muy orgánica, es en el apartado gráfico donde su colaboración alcanza otros niveles de calidad.

Si bien no es raro que dos grandes autores trabajen juntos, lo curioso de Magasine Général es que ambos se dedican al dibujo de un modo al que no estamos acostumbrados, ya que dibujan uno encima del otro, dando como resultado un estilo totalmente nuevo, fruto de las virtudes de ambos. Basta apreciar algunas muestras de cómo se reparten el trabajo para descubrir que el todo es mucho más que la suma de las partes. La combinación de un estilo más ligero y caricaturesco con otro mucho más recargado y barroco acaba por desembocar en un dibujo repleto de matices, de luces y sombras, de figuras estilizadas y de rasgos claros pero con una cantidad de detalle poco habitual pero a su vez consiguiendo que cada dibujo esté totalmente integrado en la viñeta sin que se aprecie la más mínima confusión.

La guinda la pone el color de François Lapierre que plasma perfectamente la ambientación de la historia con esos paisajes gélidos, bosques frondosos y mucha madera por doquier, destacando que nunca usa un fondo plano, ya que en todas las viñetas se aprecia un acabado con capas de diversos colores.

Con este cómic los autores se han coronado.

Si al principio, os hablaba de mi pasado en un pueblo parecido, dejadme que acabe hablando de mi futuro, pues siempre me he imaginado terminando mis días viviendo en un pueblo así, sentado en el porche y poniendo mala cara a los niñatos que corretean. Al menos esa era mi idea hasta que alguien, no hace mucho aunque me parezca una eternidad, me dijo que podría ser también el abuelo amable que regalaba cómics de su colección a los niños.  Es curioso cómo, a veces, un perfecto desconocido te hace plantearte cosas que nunca se te hubieran ocurrido, pero eso, amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.