MAESTROS, de Steve Skroce y Dave Stewart

 


Título Original
:

Maestros TPB
Sello: Image Comics
Guionista: Steve Skroce
Artista: Steve Skroce
Colorista: Dave Stewart
Contenido: Maestros #1-7 (Oct. 2017. – Ago. 2018)
Publicación USA: Octubre 2018
Publicación España: Agosto 2019 (Norma Editorial)
ValoraciónEl lado más macarra de la magia

 

 

De mi fascinación por la magia ya hablé en mi anterior reseña, de cómo disfruto de la violencia en la ficción es algo conocido por todos y que el gamberrismo lo llevo en las venas no creo que haga falta remarcarlo. De la combinación de estos factores, a los que se le suma un dibujo espectacular, nace un cómic súper divertido, plagado de momentos macarras, que se disfruta de la primera a la última página y que nadie debería perderse. Saquen sus baberos para gozarlo fuerte con…

MAESTROS
de Steve Skroce

Antes de internet la gente se divertía como podía.

Con toda la oferta que hay hoy día en el mercado comiquero es imprescindible que un cómic arranque con fuerza para poder llamar la atención del lector, que podría despistarse fácilmente con tanta serie nueva, crossovers y eventos de las grandes editoriales y reediciones de todo tipo. En ese sentido, Maestros cumple de sobra, pues ya la primera splash page muestra el cadáver del Maestro Meethra en una imagen donde se puede contemplar ya el magnífico arte del autor. No contento con esa primera página, las dos siguientes son una doble splash que dejan claro el tono gamberro del cómic, mientras que arranca la historia, cuando se desvela que el Maestro Meethra ha muerto junto a toda su descendencia a manos del Brujo Mardok, un ser todopoderoso que clama venganza contra toda la existencia.

Parafraseando a Astérix, ¿Toda la descendencia ha muerto? No, no toda. En la Tierra, ajeno a todo lo que sucede en el mundo mágico encontramos a William, un joven que usa sus poderes para ganarse la vida de forma cómoda y despreocupada. William es el último hijo vivo de Meethra por lo que se convertirá en el objetivo principal de Mardok y, debido a su herencia y muy a su pesar, en el nuevo Maestro.

Magos millennials intentando abrir un libro.

Así la historia se irá centrando entre el intento de William de gobernar de manera justa entre sus súbditos, que llevan siglos sufriendo las excentricidades de su padre, y la búsqueda de Mardok por finalizar su tarea. Entretanto, habrá tiempo para que conozcamos todo lo que rodea el universo donde transcurre la historia, en un ejercicio notable por parte del autor en construir un pasado que acabará por resultar trascendental para entender el presente.

La construcción de este universo nos mostrará cómo la magia ha estado ahí desde el principio de los tiempos y cómo los magos son una raza tan poderosa como excéntrica. Son seres todopoderosos que están acostumbrados a ser arrogantes con todo el mundo, con una facilidad para aburrirse que los lleva a cometer los actos más atroces que uno pueda imaginarse y con una nula capacidad de empatía para con nadie, ni siquiera su familia. De entre todos los magos los Maestros son los más poderosos y, por ende, los más déspotas. Hasta la llegada de William al trono, claro.

No pongáis esa cara, la comida callejera siempre tiene mala pinta.

Con un pasado tan rico los personajes que lo habitan no podían no estar a la altura y en este cómic vamos a tener algunos de los personajes más peculiares que podríamos echarnos a la cara. De entre todos, mi favorito sin duda es el Brujo Mardok, un asesino sádico e implacable que, a unos poderes fuera de la comprensión, se le une una sed de venganza que lleva siglos alimentando. Todas las escenas que tiene son cojonudas, casi tanto como su aspecto y su ínfima vestimenta (por favor, dedicaos unos segundos a fijaros en su cinturón), con frases lapidarias por doquier y multitud de atrocidades que comete en busca de su objetivo.

Además de Bardok tenemos al propio William, un inepto de buen corazón que parece salido de las comedias americanas de los ’80, su padre Meethra, un personaje al que se le coge asco rápidamente y por el que no sientes ninguna pena por su muerte, Margaret, la madre de William que hará lo imposible por salvar a su hijo y a la que no le tiembla el pulso a la hora de empuñar su espada para defenderlo (una espada que habla, por cierto. Ya sabéis como me chiflan las armas que hablan). No entraremos en más detalles pero todo la obra está plagada de personajes peculiares tanto por su aspecto como por su comportamiento.

Pues mira, en eso, algo de razón lleva.

Al frente de un guión tan bien construido, con un imaginario muy cuidado, grandes personajes y un tono macarra y súper violento, se encuentra Steve Skroce, autor canadiense más conocido por su faceta de dibujante en los ’90 y encargado de los story boards de la trilogía Matrix que como guionista. Toda una sorpresa ver como un autor que hasta ahora sólo había dado muestras de ser un buen dibujante, aunque muy errático en su carrera, pueda firmar una historia así. Skroce brilla en el guión pero además se supera a si mismo en el dibujo siendo éste su mejor trabajo (y uno de los mejores que puedan verse a día de hoy). La atención al detalle es casi enfermiza, domina la expresividad de los personajes para transmitir al máximo sus reacciones, no escatima en espectacularidad en las escenas de acción y tiene un repertorio enorme a la hora de mostrar criaturas y mundos a cada cual más trabajado.

Dave Stewart acompaña en el color para acabar de redondear un aspecto visual de primer nivel. Con una paleta llena de brillos consigue separar perfectamente las figuras de los fondos y resaltar los detalles que inundan el dibujo de la obra. El complemento perfecto para que el cómic te acabe entrando por los ojos.

Los editores cuando reciben reseña del menda. (Y Carlos cuando se la pedimos).

Maestros ha resultado ser toda una sorpresa gracias a su mezcla especial de elementos de fantasía y acción, reforzada por unos personajes muy bien trabajados en una historia con un tono muy gamberro que luce espectacular gracias a un apartado gráfico de primer nivel. Todo para crear una obra que cumple a la perfección aquello que buscamos cuando abrimos un cómic por primera vez, descubrir una historia que nos sumerja en un mundo de ficción donde poder pasar un buen rato.

Y es que si hay algo que me guste más que la magia es pasar un buen rato, pero eso amigos, es otra historia…

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.