MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA, eso y nada más

Mad Max Zona Zhero
Título original:

Mad Max: Fury Road
Año: 2015
Director: George Miller
Guión: Nick Lathouris, Brendan McCarthy y George Miller
Reparto: Tom Hardy, Charlize Theron, Nicholas Hoult, Hugh Keays-Byrne, Zoë Kravitz, Angus Sampson, Rosie Huntington-Whiteley, Riley Keough, Nathan Jones, Abbey Lee, Josh Helman, Courtney Eaton

Sinopsis:
Perseguido por su turbulento pasado, Mad Max cree que la mejor forma de sobrevivir es ir solo por el mundo. Sin embargo, se ve arrastrado a formar parte de un grupo que huye a través del desierto en un War Rig conducido por una Emperatriz de élite: Furiosa. Escapan de una Ciudadela tiranizada por Immortan Joe, a quien han arrebatado algo irreemplazable. Enfurecido, el Señor de la Guerra moviliza a todas sus bandas y persigue implacablemente a los rebeldes en una “guerra de la carretera” de altas revoluciones…

Mad Max: Furia en la Carretera es una película con las ideas muy claras. No se trata de un reboot o reinterpretación de ninguna clase de la fórmula que tantos fans cosechó hace treinta años. No le importan las nuevas tendencias, ni los nuevos públicos, ni lo que los estudios demanden. Mad Max es blockbuster de autor, un feliz reencuentro del artista descontento por su última obra con la que supone su redención. Y, quizás, relanzamiento. Depende de la aceptación que consiga finalmente en taquilla, pues a la crítica ya la tiene en el bote.
MAD MAX FURY ROAD ZONA ZHERO 1 Ciertamente, es comprensible que haya levantado tanta pasión entre sus seguidores. Mel Gibson ya no está, pero el artífice de todo, George Miller, sigue tras las cámaras para mantener intactos los elementos que convirtieron la trilogía original, sobre todo la segunda entrega, en un icono del cine ochentero. La frenética acción sigue sin dar respiro al espectador, dejando muy poco espacio para profundizar en los personajes, muchos de los cuales están allí de paso. Aunque lo que pierde en desarrollo, lo gana en ritmo. Que toda la película sea una gran persecución constante beneficia enormemente el mantenimiento de la tensión durante una trama intencionadamente sencilla. Los escasos intentos de ahondar en los personajes se quedan muy cortos y pobres, solo Charlize Theron llega a brillar. Max es un mero invitado a una función que ni siquiera le atañe personalmente; los intentos de justificarlo por medio de flashbacks no aportan nada. Nos falta información no para entender la historia, sino a sus personajes, saber por qué debemos preocuparnos por ellos. La trama da comienzo a la acción y antes de que te quieras dar cuenta ya han pasado ante tus ojos algunas de las secuencias más espectaculares de toda la película, y sin saber realmente por qué. A Miller no parece importarle, y el resultado es demasiado superficial como para atraparnos más allá de la rotundidad de sus imágenes.
MAD MAX FURY ROAD ZONA ZHERO 2 La acción está rodada con maestría y una cercanía inusual para lo que nos tienen (mal) acostumbrados actualmente. El dichoso CGI es aquí algo secundario, todas las explosiones, peleas y persecuciones se ven tan reales que casi parece que uno pueda tocarlas, lo que unido a un diseño de producción imaginativo, casi perturbado, hace de Mad Max: Furia en la Carretera una golosina para la vista.
No es nada más ni nada menos. Esto es justo lo que se esperaba de ella, lo que contentará a muchos, pero dejará a otros tantos con hambre de más. Sin haber visto la tercera entrega de la saga, puedo decir que esta está a la altura: una montaña rusa sin pretensiones, libre de estorbos que distraigan al cerebro en la tarea de llenarse de coches en llamas… y que, tal como entren, te salgan. Esto es Mad Max para un espectador ajeno totalmente al culto de una saga que ha marcado tendencia y que, sin embargo, nunca compartirá sus razones.
MAD MAX FURY ROAD ZONA ZHERO 3Satisfará con creces a su público, y que está rodada de forma impecable no lo puede negar nadie. Pero también adolece de falta de argumentos con los que empatizar con el espectador más allá de lo puramente visual. Porque, si no te convence su peculiar diseño artístico, y tanta acción te carga la cabeza (algo de lo que no culparía a nadie), no vas a encontrar ninguna otra razón por la que quedarte. El papel de Max se reduce a la mínima expresión: ni habla, ni hace nada que verdaderamente justifique el “Mad” del título; Charlize Theron sale mejor parada, pero tampoco constituye un personaje del que quieras saber más. Tanto héroes como villanos son meros muñecos con los que George Miller juega a chocar y destruir en coches, y las lecturas sobre la distopía apocalíptica que envolvían las primeras historias de Max desaparecen aquí, con una escena inicial que presenta una muy interesante visión de la sociedad futura que te deja la miel en los labios, ya que pasamos toda la película con un reducido grupo de personajes en medio de la nada.
BeYShIT

Decir que Mad Max: Furia en la Carretera no es un producto de calidad sería mentir. Pocas superproducciones están tan rematadamente bien rodadas y presentadas. En su sencillez, George Miller encuentra el mejor vehículo para soltar todas las locuras que había reprimido desde los ochenta sin temor a dañar una inoportuna coherencia argumental. Porque, ¿quién necesita eso? Mad Max, tanto esta secuela como la saga, no es cine de acción valiente por desafiar las leyes del sentido común y aventurar un futuro sucio y desagradable, sino cobarde por su desinterés en trasladar esa pirotecnia a una historia con corazón y cerebro, que mantenga la fascinación aún cuando no hay explosiones en la pantalla.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. Fernando (@ArkhamKaveli) dice:

    ¡gran reseña! Con la trilogía original vista (y disfrutada), con esta solo quería disfrutar a tope y los trailers ayudaban y apoyaban mi teoría. Tras leerte no me cabe duda, iré al cine para el goce y disfrute de la acción por la acción que es lo que pretendía.

  2. Sospecho que voy a estar 100% de acuerdo con esta crítica.

  3. Vista la película, aunque sin duda agradezco la labor de que rebajaseis el hype justo antes de acudir al cine (porque sin duda alguna ha sido lo que más me ha pesado). No puedo estar para nada de acuerdo con la valoración de los personajes, ya que si algo consigue Miller es insuflar de vida el entorno que crea. Es el efecto “Jungla de Cristal” comparada con la práctica totalidad de películas que surgieron de su éxito, y el conseguir que hasta los sicarios de Gruber se te quedasen grabados a pesar de lo poco que ofrecían.

    Con este film, Miller eleva esta sensación aportando volumen a cada uno de los elementos que forman parte de la historia, por medio de ese antiguo arte de ofrecer mucho con relativamente poco. Solo compara el trasfondo que se le otorga a los ejércitos de Inmortan Joe con toda esa camaradería en las puertas de la muerte, su rito de los volantes, la enfermedad, su escasa esperanza de vida y sus rituales, y compáralos con cualquier otros sicarios de cualquier película de acción de los últimos cuarenta años.

    En cuanto a Max, quizás hable poco, pero su evolución a lo largo del film me resulta modélica desde la idea que haya decidido mantenerse al margen de la civilización después de las tragedias sucedidas en anteriores entregas de la saga -que se vea acosado por la imagen de los muertos que carga sobre sus espaldas no me parece para nada gratuito- como la forma en la que actúa y se relaciona con lo que sucede a su alrededor (hasta derivar en su cambio de actitud y convertirse en dador de vida).

    Personalmente no me podría resultar un mejor ejemplo de como realizar una película de acción sin descanso con personajes perfectamente perfilados, sin necesidad de tener que pasar por el tramite de las escenas de “hogar”, sin nada que ver con la trama

  4. ¿El 3d merece la pena o verla en digital es más que suficiente?

  5. Juanan Brundle dice:

    Yo ya la he visto dos veces. Me parece sencillamente genial. Uno de los mejores blockbusters de los últimos años, y la mejor peli de su género en mucho tiempo, al menos a mi juicio. Entre lo sutil y lo cafre, rodada como Dios, con personajes que derrochan carisma sin decir palabra en algún caso… joder, me encanta. Y me ha gustado más que las dos primeras, a las cuales homenajea con bastante consciencia de que no todo el mundo las ha visto. Pobre Interceptor :(

Deja un comentario, zhéroe