LUKE CAGE – Los acordes de Harlem (primeras impresiones sin spoilers)

En estos últimos años hemos tenido la oportunidad de ver que en el universo Marvel hay cabida para las buenas series de televisión, mayormente gracias a la plataforma televisiva Netflix. La dedicada al justiciero Daredevil nos enseñó una incansable lucha en la Cocina del Infierno por acabar con la corrupción y las bandas armadas, la investigadora con superpoderes Jessica Jones tuvo que enfrentarse a sus miedos más profundos provocados por la figura de Kilgrave, y ahora es el turno a Luke Cage, personaje que ya fue presentado en la serie de la detective privada.

 El abanico de Netflix está mostrando un crecimiento exponencial a medida que avanzan sus proyectos sobre personajes de Marvel. Como si del universo cinematográfico se tratara, anuncia con bastantes años de ventaja su futuro plantel de series y personajes que verán la luz , y hasta podremos ver el año que viene su idea de grupo en Los Defensores, reuniendo a Daredevil, Jessica Jones y Luke Cage, junto con Puño de Hierro, para quien la primera temporada de su serie homónima aún faltan unos meses.
 Por cortesía de Netflix España hemos tenido acceso a los primeros siete capítulos de la serie de Luke Cage y, como el propio personaje, la plataforma streaming muestra una vez más que es a prueba de balas.

LOS ACORDES DE HARLEM

Trama

La historia ocurre después de los hechos acontecidos en Jessica Jones. Ahora, Luke Cage, interpretado por de nuevo por Mike Colter, vive en Harlem, intentando no llamar mucho la atención y llevando una vida ocupada y tranquila con dos trabajos. Por el día, echa un cable en la barbería de Pop (Frankie Faison), mientras que por la noche sirve copas en un club nocturno, propiedad de Cornell Cottonmouth Stokes (Mahershala Ali). Todo va bien, hasta que los turbios negocios de Cornell se dan de bruces con Luke y éste tiene que intervenir, saliendo así de las sombras.

En esta ocasión, Marvel ha optado por darle otro ritmo a la historia, que no hemos podido ver en sus anteriores series. En Luke Cage las cosas ocurren de un modo más pausado. Las relaciones entre los personajes y la sensación de que la trama no quede forzada, requiere en este caso de una cocción lenta. Quizás, en ocasiones, hace uso de algún que otro cliché argumental, pero estos encajan de una forma que no molesta ni desentona.
 En cierta manera, viendo la serie, se puede pensar que sus responsables no han tirado por la vía fácil. Saben que el personaje tampoco levantó pasiones como secundario, por lo general, en su participación en Jessica Jones, por lo que han decidido darle una vuelta de tuerca. Como pasaba con la serie de la detective, Luke Cage no se siente como una serie de superhéroes. El argumento planteado parece más cercano a una temporada de The Wire, mientras que el uso de las habilidades de Cage sólo se deja para ocasiones especiales en las que, más que usarlas contra los malos, se nos muestra las cosquillas que le hace todo lo que le echen para intentar acabar con él. Entra donde quiere sin que nadie pueda pararle, cual Juggernaut.

Asimismo, los fans del personaje encontrarán homenajes al pasado del mismo en varios momentos, que seguramente harán aplaudir a más de uno delante de la pantalla. Atentos especialmente al capítulo cuarto.

Personajes

El único personaje que ya conocemos al comenzar la serie es el propio Cage. De todas formas, el pasar de secundario a protagonista le ha sentado muy bien, tocándose aspectos de éste que parecían imposibles viendo lo plano que parecía en Jessica Jones. Los espectadores que tengan dudas sobre esta serie pueden estar tranquilos: Luke Cage expande al personaje que ya vimos y lo hace más humano y complejo. Por si fuera poco, Mike Colter se come la pantalla en muchas de sus escenas.

Cómo no, otro personaje a destacar es el de Cornell. El villano vuelve a ser de lo mejor en una serie de Marvel-Netflix. Aunque esta vez recuerda un poco a Fisk, pues posee muchas similitudes en su modus operandi, pero a la vez grandes diferencias en la forma. Cornell es un gangster, que no es reacio a mancharse las manos cuando toca. Tiene sus propios negocios ilegales, donde es el rey de Harlem, con la ayuda de su prima Mariah (Alfre Woodard). Ella es una política en campaña que hace lo posible por dejar una buena imagen de sí misma a la población, a la vez que ayuda a Cornell con sus trapicheos. La relación de ambos es una parte muy importante de la serie, distinguiendo de esta manera las dos vías de inevitable destrucción que crecen en Harlem.
Por otra parte, está el dúo de detectives detrás de estas actividades ilegales, donde destaca la implacable Misty Knight (Simone Missick), la cual intentará llevar a Cornell a prisión por todos los métodos a su alcance.

Además y, como era de esperar, aparecen personajes de otras series Marvel. Y no, no solo hablo de Claire Temple, que aquí posee de un papel más importante que en las anteriores. Ya veréis, ya.

Apartado técnico

En este aspecto es donde más luce Luke Cage. El equipo tras las cámaras se ha esforzado en dar personalidad definida a las calles de Harlem. Esto no es Hell´s Kitchen. Y en parte este cambio viene apoyado de manera magistral con la música: nos encontramos, posiblemente, con una de las producciones de Netflix (junto a Stranger Things y The Get Down) con mejor apartado musical, y que transmite en todo momento alma al conjunto de las calles de Harlem. De hecho, se utiliza uno de los escenarios principales de la serie (el club nocturno de Cottonmouth) para lucir algunas de las mejores piezas musicales a lo largo del metraje. Hay un mimo muy especial por otorgar una atmósfera al barrio, que no se había visto antes en una serie de estas características.
No solo el apartado musical se encarga de ello. El barrio de Harlem posee dos caras: la de la esperanza de sus gentes por el cambio… y la de una ciudad repleta de corrupción. Ambas se ven reflejadas en el apartado visual, diferenciando en muchos momentos estos puntos de vista tan contrapuestos y que a la vez coexisten.

Por otra parte, no abundan las peleas en estos primeros siete episodios, y cuando las hay, son cortas y rápidas. También hay que tener en cuenta que Luke Cage es una especie de One-Punch Man que, en principio, no tienen rival ni nada que le dañe. Cage utiliza sus poderes para sobrevivir y hacer lo que le dé la gana más que para ir a zurrar a los malos, para entendernos. La acción, pese a ello, está bien rodada y siempre posee ese grado de brutalidad que caracteriza al personaje.

En definitiva, Luke Cage posee un ritmo pausado, pero a la vez más gratificante que anteriores aventuras superheróicas de Netflix. Su apartado visual y uso de la música transmiten el mundo del barrio de Harlem en todo momento, mientras que los poderes del protagonista se reservan para momentos puntuales bien aprovechados.
¿Pueda esta ser la mejor serie del dúo Marvel-Netflix? Es posible. Servidor disfrutó demasiado con
The Wire...

Sweet Christmas!

¡Nos vemos en la Zona!

Jorge V

Graduado en Criminología en la Universidad de Alicante. Entre mis gustos de ocio se encuentran el cine, los cómics, los videojuegos y las series de TV. Siempre intento informarme antes para no tener que tragarme ningún bodrio :)

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe