LOS NUEVOS MUTANTES, de Chris Claremont y Bob McLeod

Título original:
New Mutants Epic Collection: Renewal TPB
Sello: Marvel Comics
Guionistas: Chris Claremont y Bill Mantlo
Artistas: Bob McLeod, Paul Smith, Roz Frenz, Kevin Dzuban y Sal Buscema
Entintadores: Mike Gustovich, Bob Wiacek y Bob McLeod
Coloristas: Glynis Wein, Andy Yanchus y Bob Sharen
Contenido:
Marvel Team-Up #100, Annual #6, Marvel Grapic Novel 4, The New Mutantas v1 #1-17, Uncanny X-Men #167 y Magik #1-4 (Oct. 1982 – Jul. 1984)
Publicación USA: Marzo 2017
Publicación España: Marzo 2018 (Panini)

Valoración: ¡Bebés-X al ataque!

 

Para mí Marvel fueron siempre los mutantes. Nunca me fijé en la famosa familia de azul de la calle Yancy. Y es normal cuando creces con la serie de animación de los noventa, de sus estridentes colores y diseños llamativos. Por desgracia, empecé a leerlos en una etapa donde había más aburrimiento que calidad en sus historias y, todo sea dicho, me dejé llevar por el regreso de una tal Jean Grey perpetrado por Bendis. Ahí nacieron los primeros cómics que acabaría vendiendo. Pero gracias a la insistencia de mi amigo Invencible y fiel seguidor mutante Álex, le he dado una oportunidad a esta etapa que, afortunadamente, me ha sorprendido muy gratamente.

La Patrulla-X ni está ni se le espera por contratiempos varios y el profesor Charles Xavier decide entrenar en el control responsable de sus incipientes poderes mutantes a un grupo de jóvenes en edad escolar que verán reflejado en ellos mismos y en el propio profesor todas sus dudas y miedos mientras que el proceso de conversión de pleno derecho a superhéroe comenzará irremediablemente les guste o no. Son mutantes, son jóvenes, ellos son…

LOS NUEVOS MUTANTES
de Chris Claremont y Bob McLeod

Me cuesta horrores ponerle cualquier tipo de pega por leve que sea a un cómic que, partiendo de la base que vienen directamente del mundo mutante del que me enamoré incluso antes de ser lector, es tan sólido, natural y que, para empezar, huye de ese exceso de texto típico de la época (y que años atrás era más exagerado si cabe) consiguiendo una lectura ágil y llena de un contenido emocional lejos de ser dramático ni repetitivo y en el que te dejas llevar muy fácilmente gracias al trabajo de un guionista que no sorprenderá a nadie: Chris Claremont.

El veterano guionista construye unos personajes que, sin dejar de ser adolescentes con toda la dificultad que eso conlleva, acaba edificando un grupo humano emocional donde miedos, emociones y retos constantes les harán lidiar sin pausa mientras que la acción y las aventuras más diversas estarán siempre en primer plano. El lore mutante es un continuo de personajes y localizaciones donde nuestros protagonistas aprenderán a conocer su lugar, su posición mientras titubean pero sin acercarse nunca al melodrama adolescente ni a la telenovela facilona. Claremont sabe ir más allá y lo consigue.

Estrenando vestuario.

No nos costará empatizar con unos personajes creíbles, con un trasfondo dramático real y que gracias a sus indecisiones y problemas, veremos cómo se van apoyando mutuamente, ayudándose mientras soportan la presión de ese vaivén de estados de ánimo de los que somos esclavos todos los seres humanos. Una deconstrucción emocional de cada uno de ellos tan clara como progresiva que, sin ser un cómic perfecto, aúna la humanidad por encima de las mallas y las capas.

Un acierto que, personalmente, considero clave es la presencia continua pero no excesiva del profesor Charles Xavier, que si bien no deja de ser el eterno mentor y padre de todos y cada uno de ellos, deja un margen considerable para que sean ellos mismos los que fallen y aprendan y fortalezcan una actitud ante la adversidad, ante la propia vida. Una madurez palpable en muy pocos números donde Claremont deja claro que cualquier narración pasada fue mejor (o más rápida y directa) y que contando poco se puede hacer mejor sin dejarse por el camino lo esencial.

¡Pelea, pelea!

La sensación de trascendencia en cada suceso y evento, en cada diálogo es la impronta y el cariño del guionista londinense por unos personajes que le han acompañado gran parte de su carrera consiguiendo eliminar charlas intrascendentes o relleno innecesario. Quizá sea una sensación mía pero cada número es un cúmulo de experiencias, un recorrido casi obligatorio para poder entender la evolución de Roberto, Dani, Sam, Rahne y X’ian muy por encima de sus nombres en clave, más allá del uniforme-X. Una forma de entender sus frustraciones y sus avances siempre desde el lado humano. Sin ese acertado enfoque, esta etapa no tendría la importancia y la calidad que atesora.

Con Bob McLeod y Sal Bucema, entre otros dibujantes, a los lápices, poco puedo añadir para ensalzar el talento que  reúne todo el elenco artístico. Un dibujo claro, detallado y potente pero sobre todo muy hábil donde hay que rendirse ante la evidente calidad y donde los fondos de colores planos fortalecen los diseños de personajes, las transiciones y los tics que si bien se repiten en muchas ocasiones (sobre todo en las peleas) no dejan de emocionar y ensalzar la acción cuando es necesaria. Todo se completa con un grupo de coloristas y entintadores que a lo largo de veinticinco números completan este tomo de forma eficaz.

¡Bala de Cañón al rescate!

Este primer spin-off de la Patrulla-X es un recorrido personal de los protagonistas, un camino de héroes consistente y todo gracias al equilibrio bien cimentado que elabora un grande como Chris Claremont. Si bien sin Cíclope y compañía no habrían existido estos jóvenes, considero que están más pulidos y con más trasfondo personal que los originales conformando una constante evolución entre ellos mientras que los peligros no dejan de acechar y que, estoy seguro, disfrutaréis todos.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.