LOS INVISIBLES, Vol. 6: “Besos para Mister Quimper”, de Grant Morrison y VV.AA.



Título original
:
The Invisibles, Vol. 6:
“Kissing Mister Quimper” TPB
Sello: Vertigo (DC Comics)
Guionista: Grant Morrison
Artistas: Chris Weston, Ivan Reis
Entintadores: John Strokes, Ray Kryssing, Mark Pennington
Contenido: The Invisibles, v.2 #14-22
Public. USA: Feb. 2000
Public. España: Nov. 2015 (ECC Ediciones)
Valoración: 7.5/10


Continúa nuestro seguimiento de Los Invisibles de Grant Morrison. A partir de aquí veremos cómo la influencia de Quimper sobre Robin va creciendo día a día, a la par que las dudas de King Mob sobre su cordura, lo que pondrá en jaque la estabilidad del grupo. Ha llegado el momento de devolver el golpe pero, esta vez, el enemigo está preparado y cuenta con un arma secreta que llevará al límite a nuestros protagonistas.

Y es entonces cuando la cosa se pone rara de narices en…

LOS INVISIBLES, Vol.6
de Grant Morrison y VV.AA

Después de los últimos acontecimientos en los que el grupo se ha visto involucrado, sus miembros se están lamiendo las heridas y cuestionándose sus actos. No todos van a estar de acuerdo en seguir por esa senda, y las dudas surgirán mientras el equipo se toma un respiro. King Mob y Robin parten en busca de respuestas hacia una iglesia de Filadelfia, donde se enfrentarán a la amenaza de un asesino invencible. Jack y Boy dan un paso más en su relación en la parte más aburrida e intrascendente de toda la serie. La verdad, no acabo de entender qué gracia tiene esta relación. Y Fanny… bueno, Fanny sí que sabe divertirse y desconectar con su inimitable estilo.

Cuando resulta evidente que Quimper pone en peligro los actos de Robin, es el momento de dar el golpe definitivo a sus enemigos con un ataque frontal a su base de Duce. Para este ataque se unirán Jim Crow, ahora estrella del rap, y Jolly Roger con ganas de vengar a su antiguo escuadrón. (Tengo que decir que el personaje de Crow, a pesar de no contar con tanto protagonismo como en anteriores apariciones, ha acabado siendo mi favorito y se merecería una serie entera para él solo). Una vez acabe todo, nada volverá a ser lo mismo para los protagonistas.

What is real? No, no es Matrix, son Los Invisibles, pero ni ellos lo tienen claro.

A partir de la premisa más o menos convencional, Morrison nos llevará (por un camino complicado) a uno de sus temas recurrentes: la metaficción en los cómics. Todo lo que sucede en Los Invisibles es una historia de ficción para nosotros los lectores, pero, ¿lo es también para sus protagonistas? ¿Todo lo que les sucede es real? ¿Cómo podría serlo si todo es tan extraño y surrealista? ¿No sería más lógico que fuera una mentira, una invención?

Y es que, en este tomo, vamos a encontrar multitud de auto-referencias a si lo que sucede es real o no, si importa para la trama o no, si es todo de una alucinación producida por las drogas o forma parte de una conspiración mundial.

Fanny lo tiene claro, otra cosa es lo que piense el lector…

Después de una primera toma de contacto con los viajes en el tiempo, Morrison se desata (sí, visto lo visto en este tomo, puedo afirmar que el guionista escocés había estado comedido hasta ahora) y nos presenta una amalgama de tramas que transcurren en diferentes lugares y momentos y que acabaran confluyendo, o no. Todo lo que pasa en el presente tendrá su repercusión en el futuro, o quizás sería mejor decir que lo que pasará en el futuro será lo que influirá en el presente. Porque, cuando se pone el foco en el futuro, es cuando todo se tambalea y las dudas que se han ido sembrando en estas páginas florecen con más fuerza que nunca, poniendo a prueba la misma esencia del cómic.

Con tanto salto en el tiempo, la narrativa puede llegar a ser confusa en más de un momento (no quiero ni pensar como sería leer este cómic mes a mes) y supone un esfuerzo juntar todas las piezas. No me atrevo a decir que, al final, todo encaja porque tampoco estoy muy seguro de que sea así ni creo que haya nadie capaz de afirmarlo (ni tan siquiera el propio Morrison).

Los viajes en el tiempo no son lo más complicado de entender.

En el apartado gráfico Chris Weston se hace cargo de todos los episodios excepto del #18 que está dibujado por un primerizo Ivan Reis, cumpliendo con bastante solvencia en casi todos los aspectos sin llegar a destacar en ninguno en particular. Si acaso sus figuras resultan un tanto estáticas, lo peor del dibujo viene de la mano del continuo baile de entintadores que hacen que se diluya la homogeneidad de los lápices. Por ejemplo, el personaje de Fanny cambia tanto dependiendo de quien haga los acabados que parece un personaje totalmente distinto de un episodio a otro. En menor medida pasa lo mismo con Boy y hasta con King Mob (que luce cada vez más piercings).

Una vez finalizado el segundo volumen de Los Invisibles tengo que decir que estoy en el mismo lugar en el que me hallaba cuando empecé a leerlo. Me gusta pero sin volverme loco, le encuentro tantas virtudes como defectos y estoy lejos de considerarla la obra maestra que a muchos le parece. Con todo, sigo diciendo que es un cómic que, por original y diferente, todo el mundo debería leer.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

You may also like...

Deja un comentario, zhéroe